Lunes, 20 de marzo de 2017

“SIRVIENDO A LOS DEMÁS”

  1. 1.       Introducción:
  • Juan 13: 1- 20.
  • Vs. 1: Este acontecimiento que acabamos de leer significa muchas cosas, algunas de las cuales veremos esta mañana. Pero el origen de todo está en el amor que Cristo tenía por aquellos que le habían seguido como discípulos suyos y con los que había compartido tantas cosas.
  • El hecho central es que Jesús, probablemente antes de que comenzase la cena se puso a hace algo que no le correspondía.
  • Era costumbre en aquello época que el anfitrión o uno o varios de sus sirvientes lavasen los pies de los comensales. Los caminos no estaban asfaltados y eran de tierra. Por lo tanto, cómo el calzado habitual eran sandalias, los pies se ensuciaban bastante. Además se comía en el suelo con lo cual los pies quedaban bastante a la vista (y al olfato).
  • Lo que hizo Jesús era lo que correspondía a los sirvientes y sin embargo lo hizo él mismo. Podemos entender que antes de que Él se dispusiese a hacerlo ninguno de los discípulos había hecho amago de ponerse él mismo manos a la obra.
  • Por eso podemos entender las palabras de Pedro cuando ven que es el maestro el que coge la toalla y el barreño de agua. Sin duda debieron sentir vergüenza.
  • ¿Os han lavado los pies alguna vez? No como cuando éramos pequeños hacían nuestro padres sino imitando este acontecimiento. A mí sí y no lo olvidaré nunca. Fue una líder de Exploradores y ese día fue el que más atención prestamos de toda nuestra vida.
  • Vs. 3: Jesús tenía claro el momento que había escogido para ello. Era un momento de despedida y les quería una de las últimas lecciones.
  • Vs. 6 al 10: En este momento entra también Pedro en la escena. Cuando Jesús llega a él no le permite lavarle los pies. Era una humillación y a eso no estaba dispuesto.
  • Vs. 7: Seguramente a lo largo de su ministerio recordó ese momento en multitud de ocasiones. Nosotros debemos hacer lo mismo. “Servir a Dios es servir a los demás”
  • Cuando Jesús le amenaza con que si no le deja que le lave los pies no tendrá parte con él entonces pide una ducha completa.
  • Vs. 10: Si estamos lavados sólo necesitamos recordar esta lección. Debemos servir a otros como Cristo lo hizo.
  • Pero si no estamos lavados debemos dejar que el agua de perdón de Dios lave primero nuestros corazones para reconciliarnos con Dios: Juan 3: 5, 16 al 18.
  • Recibe el agua de salvación y después recibamos todos el agua del servicio.
  • A todos nos gusta llegar a un restaurante o a un hotel y que nos sirvan. Es gratificante, pero ¿Cuánto nos gusta servir a los demás?
  1. 2.       Desarrollo:

2.1. ¿Por qué servir a otros?

  • Juan 13: 12 al 17.
  • Vs. 12: Había terminado la primera parte de la lección (la práctica) ahora venía el momento de ratificar la enseñanza por si había alguno despistado y para que nos llegase el mensaje con claridad a nosotros.
  • Vs. 13: Él no había dejado de ser Señor ningún momento ni siquiera durante el momento de lavarles los pies. Estaba por encima de todos ellos. Esa realidad era incuestionable. Nosotros también tenemos jerarquía pero eso no debe ser un impedimento para el servicio.
  • Vs. 14: Ese ejemplo de servicio era el que ellos debían imitar.
  • Vs. 15: Les había enseñado con el ejemplo. ¿Enseñamos nosotros a los demás con nuestro ejemplo? Cuanta mayor responsabilidad más dispuestos hemos de estar para servir a los demás.
  • Vs. 16 y 17: Debemos servir a otros porque es un mandato divino.
  • En el momento actual sembrado de la importancia en lo propio, lo individual, podemos cometer el gravísimo error de entender así nuestra vida cristiana.
  • Dios nos ha salvado para que seamos imitadores de Cristo. Llevar su amor a otros. No sólo es importante nuestra vida devocional (devoción personal a Dios) sino también nuestra implicación en el servicio a los demás.
  • Proclamando el evangelio.
  • Ayudando a los necesitados dentro y fuera de la iglesia.
  • Dando yo el primer paso y no esperando que otros lo hagan.

2.2. ¿A quién tengo que servir?

  • Lucas 6: 27 al 36.
  • Son numerosos los textos que en la biblia nos enseñan que debemos servir a nuestros hermanos en la fe y a nuestra familia. También tenemos bastante claro que debemos hacerlo con nuestros amigos.
  • Es importante que haya en nosotros una actitud de servicio. Que sea algo evidente entre nosotros. No tener que andar pidiendo las cosas cuando sabemos que hay una necesidad.
  • Mira en esta mañana a tu alrededor. ¿Qué ves? ¿A cuántas personas de las que ves has ayudado o servido?
  • ¿Cuántos ministerios y trabajos en la iglesia necesitan tu ayuda, servicio? ¿Vas a hacer algo al respecto o vas a esperar que lo hagan otros?
  • El servicio siempre significa renunciar a la comodidad y al interés personal, pero lo debo hacer por amor a los demás.
  • Pero, ¿termina ahí la cosa?
  • En el texto de Lucas 6 podemos leer que nuestra actitud del servicio va más allá de los que nos caen bien. También implica a aquellos que son enemigos nuestros.
  • Vs. 35: Nuestro servicio no puede basarse en que nos van a corresponder por lo que hacemos.
  • Vs. 36: El servicio se rige por la misericordia. Servir incluso al que no se lo merece. Eso es lo que ha hecho Dios con cada uno de nosotros.

2.3. ¿Cómo tengo que servir?

  • Filipenses 2: 1- 11
  • Con humildad: vs. 7 y 8. Se puso de rodillas para lavar los pies de los discípulos y se despojó de su gloria para hacerse hombre y salvarnos.
  • Con generosidad: Hasta la muerte y muerte de cruz. Nos sirvió con su propia vida y de una forma terrible.
  • ¿Llegaremos a este extremo en nuestro servicio?
  1. 3.       Conclusión.
  • Tenemos claro lo que significa servir: enseñar, dirigir, aconsejar, ayudar (mudanza, gestión), dar apoyo en un problema, etc.
  • Jesús nos dio ejemplo del mayor servicio que existe. Murió por nosotros y nos dio la vida y vida eterna.
  • ¿Seguiremos su ejemplo de servicio?
  • Oración.

Tags: lavar, humildad, servir, ayudar

Publicado por manuelsanchez @ 19:25  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios