Lunes, 20 de marzo de 2017

“DIOS DE ORDEN”

  1. 1.       Introducción:
  • 1ª Corintios 14: 40.
  • Todos sabemos que la iglesia de Corinto debió ser bastante peculiar, por decirlo de una forma muy suave. De tal forma que Pablo emplea sus cartas para corregir actitudes que se estaban dando en la iglesia en diferentes ámbitos y no eran adecuadas.
  • En esta parte les habla sobre cómo usar los dones espirituales en medio de la congregación y la conclusión es la siguiente: “decentemente y con orden”.
  • ¿Por qué? Porque Dios es un Dios de orden. Esto es algo absolutamente evidente a lo largo de su Palabra.
  • A mí me gusta mucho el orden. Que todo esté en el sitio debido y nada fuera de su lugar. Por eso cuando extravío alguna cosa me sienta bastante mal porque suelo tener las cosas en su sitio. Anécdota con la tarjeta del Vips.
  • En donde trabajo (una fábrica) el orden es algo muy importante. Cuando mayor el medio más importante todavía y en este ámbito se emplea un dicho: “un sitio para cada cosa y cada cosa en su sitio.” Cuando se sigue este principio toda funciona de una forma fluida y cuando no es así hay muchos problemas. Material que no se encuentra, herramientas que se pierden…
  • Para ello empleamos espacio delimitados con marcas en el suelo, en ocasiones carteles, etc. Pero es algo que cuesta mucho y tengo que estar continuamente insistiendo en ello.
  • ¿Por qué nos gusta tanto el desorden? Los que tenemos niños sabemos lo que cuesta que sean capaces de recoger las cosas y tener la habitación ordenada.
  • Por eso nos gustan lugares como Ikea donde entras y ves una casa o una habitación toda llena de inventos para tener todo ordenado y colocado. Tú te lo compras pensando que así llegará el orden pero eso es un gran error.
  • Anécdota de los tuppers en la cocina.
  • Dios se nos revela como un Dios de orden desde el principio.
  • En el relato de la creación lo observamos con claridad. Génesis 1: 1 y 2. Dios lo creó todo y al principio estaba en desorden y vacío. Entonces Dios interviene y le da a la creación el orden que conocemos. Aún hoy en día con la creación tan corrompida por el pecado del hombre podemos observar el increíble orden que lo rige todo.
  • Muchos creen que todo lo que vemos es fruto de la casualidad y el caos pero cuantas más cosas descubre la ciencia más evidente es que hay un orden que lo rige todo. Del desorden jamás se crea el orden (segundo principio de la termodinámica, todo sistema avanza hacia un grado de mayor desorden o entropía).
  • El plan de salvación de Dios nos muestra ese mismo orden: Hebreos 1: 1 al 4. Primero Dios escogió a una nación (Israel) se reveló a ellos mediante profetas pero la revelación se ha completado  a través de Cristo. Romanos 2: 14 al 16.
  • También la iglesia es un ejemplo de cómo a Dios le gusta el orden. 1ª Corintios 12: 27 y 28. La cabeza es Cristo, nosotros el cuerpo formando una unidad pero que funciona con un orden impulsado por los dones que Dios ha repartido.
  • A Dios le gusta el orden y quiere que nosotros vivamos ordenadamente.
  • Lo contrario, el desorden, caos y desconcierto no vienen de Dios.
  1. 2.       Desarrollo:

2.1. Orden en nuestra devoción.

  • Mateo 6: 5- 15.
  • A menudo pensamos que con hacer las cosas de corazón para Dios es suficiente pero esa idea es errónea. Cosas como prepararnos de forma meticulosa lo que hacemos para Dios y hacerlo con puntualidad son aspectos muy importantes.
  • La improvisación o la chapuza no son del agrado de Dios.
  • Vs. 5 y 6: Nuestra devoción a Dios debe privada. Aunque Dios quiere que nos unamos en oración la parte más importante de nuestra relación con Dios se gesta en lo privado. No debemos buscar que nos vean ni que nos admiren por ello.
  • Vs. 7 y 8: Esa devoción debe ser genuina y no basada en repetir lo que alguien nos han enseñado. Dios nos quiere a nosotros tal y como somos sin aparentar ser otros.
  • Vs. 9: Reconocer el lugar que Él ocupa en relación a nosotros.
  • Vs. 10: Someternos a su voluntad, no que Él se someta a la nuestra.
  • Vs. 11: Provisión para nuestra vida.
  • Vs. 12: Perdón por los errores cometidos, en particular.
  • Vs. 13: Que nos libre de la tentación.
  • El perdón forma parte esencial de mi devoción a Dios. Si Él me ha perdonado yo debo hacer lo mismo con los demás.
  • ¿Es así mi devoción a Dios? ¿Lo hago con orden o como me apetece?
  • Pongamos orden en nuestra devoción a Dios.

2.2. Orden en nuestro comportamiento.

  • 1ª Tesalonicenses 4: 1- 12.
  • Dios quiere que vivamos de forma ordenada conforme a lo revelado en su Palabra.
  • Esto nos habla de pureza en nuestra sexualidad: vs. 3 al 5. La Biblia deja muy claro el marco de relaciones, es el matrimonio debidamente establecido de forma pública. Lo demás es vivir en desorden.
  • Hoy en día no es necesario añadir el caos existente en la sociedad en este aspecto. Todo vale mientras haya amor, dicen algunos.
  • La Biblia nos enseña el orden de Dios y lo demás es desobediencia.
  • Vs. 6: Sin agraviar ni engañar a nadie. Ni hermano ni fuera de la iglesia. Dios traerá juicio a nuestra vida si desobedecemos en esto.
  • Vs. 9: El amor debe presidir nuestro comportamiento y nuestras relaciones. Un amor que nos lleva al servicio (lavamiento de los pies).
  • Vs. 11: Vivir en tranquilidad no en agonía ni inquietud (ese es el orden de Dios). Ocupándonos de nuestros asuntos (siendo diligentes) y no metiéndonos en los de los demás. Trabajando de forma honesta.
  • Vs. 12: Siendo honrados en nuestra relación con los demás. Hacer lo que decimos.
  • Colosenses 4: 5- 6.
  •  ¿Hay orden en nuestro comportamiento y relaciones?
  1. 3.       Conclusión.
  • Dios se mueve de forma ordenada y así busca que seamos nosotros.
  • Lo primero que debemos es poner en orden nuestra vida, humillándonos delante de Dios y pidiéndole perdón.
  • Luego nos debemos mover en orden, con orden.
  • Si  hay algo desordenado o está en el caos pidamos ayuda a Dios para corregirlo.
  • Debe haber orden en nuestra devoción, orden en nuestro comportamiento y orden en nuestras relaciones.
  • Oración.

Tags: orden, devoción, comportamiento

Publicado por manuelsanchez @ 19:17  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios