Domingo, 11 de diciembre de 2016

“MI VIDA”

1.       Introducción:

  • ·         Filipenses 1: 12 al 30.
  • ·         La carta a los Filipenses es un tanto peculiar en cuanto a los escritos de Pablo. Era una congregación con la que tenía una gran confianza y un profundo amor (1: 8) y esto era correspondido por la congregación aun cuando muchos otros habían dado la espalda a Pablo.
  • ·         Según se cree fue escrita en la primera etapa de la prisión de Pablo en Roma. En ella gozaba de una cierta libertad para seguir enseñando y predicando pero su vida no estaba exenta de dificultades y muchas complicaciones.
  • ·         La carta fue escrita como agradecimiento a la congregación por la ofrenda que le habían enviado.
  • ·         Filipenses 1: 17. Ahora podemos entender como este versículo es una clara expresión de lo que Pablo estaba viviendo en ese momento.
  • ·         ¿Quién o qué es tu vida?
  • ·         A esta pregunta podemos responder de diversas maneras.

a)      Tu mujer, marido, novio o novia.

b)      Tus hijos, nietos.

c)       Tus amigos.

d)      Tú casa.

e)      Tu trabajo.

f)       La iglesia.

g)      Tu equipo de fútbol.

h)      La temporada de caza que acaba de comenzar…

  • ·         El vs. 17 es algo sólo de Pablo o eso lo debemos imitar también. ¿Estamos llamados a concebir nuestra vida de la misma forma que él lo hizo?
  • ·         En Pablo había una lucha porque creía que Dios le podía librar de la muerte y también llamar a su presencia y no tenía claro que iba a suceder en ese momento (19, 20 y 25). Aunque parece ser que tenía más claro que iba a seguir viviendo y así fue efectivamente.
  • ·         ¿No es esto fanatismo? ¿Se puede seguir a Cristo de otra forma?
  • ·         Vivimos en un mundo donde pretendemos no implicarnos demasiado en las cosas y a veces pensamos que nuestra fe la podemos vivir así. Con un pie en cada orilla del río. Por si sale mal que tenga preparada una escapatoria.

2.       Desarrollo:

2.1. El vivir es Cristo.

  • ·         Pablo tenía claro y nosotros deberíamos tenerlo también que Cristo era lo más importante para su vida, y ¿eso qué significa?
  • ·         Filipenses 1: 27. Vivir una vida de santidad. El Señor ha entregado su vida por nosotros no para que vivamos igual que antes sino para que seamos nuevas personas (2ª Corintios 5: 17).
  • ·         Filipenses 2: 12 al 18. Debemos intentar erradicar de nuestra vida:

a)      Murmuraciones

b)      Contiendas

c)       Ser irreprensibles: Sin ninguna tacha ni que nadie pueda reprochar nada de nuestra actitud. El domingo pasado fuimos enseñados sobre la lucha que hay en nosotros pero eso no quiere decir que deba rendirme ni conformarme con menos.

d)      Sencillos (como nos complicamos a veces)

  • ·         1ª Corintios 6: 20. Cristo ha pagado un elevado precio por nosotros y eso significa que no debemos malgastar este gran regalo.
  • ·         Filipenses 1: 12 al 14 y 18. El vivir es Cristo significa también una vida de proclamación. Anunciar a aquellos que nos rodean el mensaje de salvación. Lo que Cristo ha hecho por nosotros y que todos deben descubrir y experimentar.
  • ·         Sin desanimarnos por el rechazo o la incomprensión, recordando cómo éramos nosotros también cuando nos predicaron.
  • ·         Usando todo lo que tenemos a nuestro alcance y bajo la guía y supervisión de su Espíritu Santo.
  • ·         Filipenses 1: 27 b.
  • ·         Pablo deja claro que estamos hablando de una lucha por que el evangelio en su pureza sea predicado.
  • ·         Hoy tenemos muchas variantes del evangelio para satisfacer el egoísmo de unos y el afán de escuchar lo nuevo de otros: prosperidad, nuevos apóstoles, doctrinas de ángeles y demonios, camino a la perfección, etc.
  • ·         Debemos estar atentos a proclamar sólo y únicamente lo que la Biblia enseña y combatir (pacíficamente) a los que enseñan lo contrario.
  • ·         Filipenses 1: 29 y 30.
  • ·         Este privilegio el de padecer por él nos gustaría tacharlo de la lista, ¿verdad? Pero si está ahí es por algo.
  • ·         El padecimiento, la prueba, tribulación y angustia nos enseña a buscar a Dios por encima de todo, y a comprender que nuestro lugar definitivo no está aquí.

2.2. El morir es ganancia

  • ·         Filipenses 1: 23.
  • ·         ¿Podemos asentir a eso? O ¿Estamos tan aferrados a este mundo que no queremos irnos?
  • ·         No se trata de ser suicidas sino de tener claro la perspectiva eterna.
  • ·         1ª Pedro 2: 11. Nosotros no estamos en este mundo más que de paso. Nada hemos traído y nada nos podemos llevar.
  • ·         Nada no, podemos llevarnos LA VIDA ETERNA.

3.       Conclusión.

  • ·         La obra de Cristo la tenemos no sólo para admirarla y agradecérselo sino para imitarla.
  • ·         Su obra se puede resumir en un mensaje: Lucas 1: 77 al 79.
  • ·         Y una actitud: Mateo 20: 26 al 28.
  • ·         ¿Es Cristo nuestra vida?
  • ·         Oración.
  • ·         Santa Cena.

Tags: vida, muerte, Cristo

Publicado por manuelsanchez @ 22:31  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios