Domingo, 11 de diciembre de 2016

“¿DEBEMOS JUZGAR?”

1.       Introducción:

  • ·         Lucas 6: 37 al 42.
  • ·         Vs. 37 es especial. El Señor mismo nos da tres claras instrucciones:

a)      No juzguéis

b)      No condenéis

c)       Perdonad

  • ·         Creo que no me excedo en la valoración si digo que juzgar a los demás puede ser algo así como el deporte nacional. Por eso tiene una acogida tan masiva la programación “rosa”.
  • ·         Todos en uno u otro momento nos excedemos en el juicio a los demás: familia, compañeros de trabajo, vecinos, iglesia, gente con la que nos encontramos simplemente.
  • ·         Nuestra primera fuente para juzgar son las apariencias y ya nos advierte la Palabra que si hacemos esto nos equivocamos de largo. Juan 7: 24. Aquí estaba hablando porque le estaban juzgando a Él mismo (Juan 7: 12 y 13).
  • ·         ¿Cuántas veces hemos emitido un juicio y un veredicto sin conocer en profundidad de quién estamos hablando?
  • ·         Refrán de los indios sioux: “No juzgues a nadie antes de haber caminado durante dos lunas con sus zapatos.” O sea abstenernos de juzgar a otros hasta haber caminado dos meses en sus circunstancias.
  • ·         Cuando era joven tuve que soportar a personas que me juzgaban por mi apariencia y sin conocerme. Llevaba el pelo largo y solía estar bastante de broma así que pensaban que era un rebelde y un cabeza loca y eso iban diciendo a otros.
  • ·         ¿Te ha pasado esto alguna vez?
  • ·         ¿Has hecho esto alguna vez con otra persona?
  • ·         El juicio del que Jesús está hablando es de aquel que viene como consecuencia de haber sido “agraviados”. Entonces nos ponemos a juzgar, no sólo los hechos sino también las intenciones. Damos paso a la condenación y después a extender públicamente nuestras conclusiones al respecto.
  • ·         ¿Cuál es el mandamiento de Jesús?

a)      No juzgar para que no recibir juicio

b)      No condenar para no recibir condenación

c)       Por el contrario perdonar para recibir perdón

  • ·         En otras palabras, de la misma forma que nosotros actuemos ante el agravio seremos tratados por Dios.

2.       Desarrollo:

2.1. ¿Qué hace Dios con nosotros?

  • ·         Romanos 2: 1- 16.
  • ·         Vs. 1: El juicio del hombre no es objetivo está corrompido por el pecado. Somos capaces de ver con claridad lo que hacen los demás pero ni nos enteramos de lo que hacemos nosotros mismos.
  • ·         Vs. 3: Si juzgamos en otros lo que hacemos nosotros mismos nos estamos condenando. Prestemos atención a estas advertencias.
  • ·         Vs 5 y 6: El único que puede juzgar con absoluta justicia es Dios. Él no es parcial y conoce todo en su totalidad.
  • ·         Vs. 7: En Cristo tenemos el regalo de la vida eterna. Es decir somos librados del juicio de Dios por su misericordia. Romanos 3: 22 al 24.
  • ·         Vs. 8: En la desobediencia a Dios está el castigo.
  • ·         Podemos decir entonces que Dios es el único habilitado para el juicio.
  • ·         Él lo va a ejecutar sobre cada uno de nosotros.
  • ·         Si creemos nos libramos del castigo.
  • ·         Si no creemos recibiremos la condena por nuestro pecado y nuestra rebeldía.
  • ·         ¿Qué hace Dios con nosotros?
  • ·         A través de Cristo siendo culpables nos hace inocentes.
  • ·         Esto quiere decir que recibimos el perdón que no merecemos.

2.2. ¿Qué hacemos nosotros con los demás?

  • ·         Mateo 18: 23 al 35.
  • ·         Vs. 24 al 27: En la hora de ajustar cuentas de un señor con sus deudores hace llamar a alguien que le debe 10000 talentos (7000000 &euroGui?o. Es decir era una deuda inmensa pero ante el clamor tuvo misericordia y le perdonó.
  • ·         Vs. 28 al 30: Curiosamente al salir se encuentra con alguien que le debe 100 denarios (10000&euroGui?o. Es mucho pero es una cantidad muy pequeña si la comparamos con la cantidad anterior.
  • ·         Con esto entendemos que este siervo (imaginario) estaba encantado de recibir un perdón muy grande, pero no estaba dispuesto a dar un perdón pequeño.
  • ·         Vs. 31 al 35: Esta actitud miserable tuvo su retribución y fue llevado a la cárcel hasta que pagó toda su deuda.
  • ·         La moraleja de la historia la da el propio Jesús: vs. 35.
  • ·         ¿Nos parecemos a este siervo?

3.       Conclusión.

  • ·         El juicio, la condena, nos puede parecer un tema de conversación muy interesante. Incluso podemos dedicar gran parte de nuestra vida a hacer esto con los demás.
  • ·         Debemos saber que esto traerá graves consecuencias a nuestra vida.
  • ·         Si no te han ofendido nunca, lo harán en breve y todos debemos recordar el mandato de Jesús: no juzgues, no condenes y perdona.
  • ·         Podemos empezar hoy mismo y no olvidarlo nunca.
  • ·         Oración.

Tags: juicio, condena, perdón

Publicado por manuelsanchez @ 22:28  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios