Mi?rcoles, 28 de septiembre de 2016

“LEALTAD”

  1. 1.       Introducción:
  • 1ª Samuel 26: 23- 25.
  • Desde que comencé en Exploradores del Rey me aprendí el código que decía en uno de sus puntos. El Explorador del Rey es Leal. Es leal a su iglesia, a su familia, a su destacamento  y a sus amigos.
  • Con ello y en las diversas explicaciones que se daba se pretendía inculcar este gran valor en la vida de los niños para que creciésemos con él.
  • ¿Qué significa ser leal? Que es incapaz de traicionar o engañar, actúa con respeto y fidelidad a sus principios morales, a sus compromisos o hacia la persona que lo ayuda, protege o mantiene.
  • Creo que es una de las virtudes sobre las que hemos dejado de hablar desde hace mucho tiempo. Quiere decir mantenernos firmes en nuestras convicciones y devociones, respetar nuestros compromisos.
  • En tiempos donde el cambio de opinión es continuo y lo comprobamos en todos los ámbitos de la vida y la ruptura de los compromisos está a la orden del día. La palabra y nuestro compromiso verbal vale muy poco, todo debe estar firmado y bien firmado.
  • ¿Es la lealtad un principio que está contenido en la palabra de Dios?
  • ¿Debemos ser leales? Si es así ¿A quién debemos serlo?
  • Buscaba anécdotas que pudiesen ilustrar este principio y como es habitual recurrí a Internet, cuál fue mi sorpresa cuando casi todo lo que aparecía referente a esto trataba de hechos que tenían relación con un perro y sus dueños.
  • Esta semana un perro ha estado cuatro días esperando a la puerta de las urgencias de un hospital donde han ingresado a su dueño.
  • ¿Se ha quedado en una virtud sólo para las mascotas?
  • El texto que hemos leído en primera de Samuel es un claro ejemplo de lealtad. David sabía lo que significaba la vida de un Rey que había sido ungido por Dios. Tuvo la oportunidad de acabar con su vida cuando salió con un pequeño ejército a terminar con él. Cuando tuvo la oportunidad no le mató y lo hizo tal y como hemos leído por “lealtad”.
  • ¿Somos nosotros leales como lo fue David?
  1. 2.       Desarrollo:

2.1. Lealtad a Dios.

  • Mateo 24: 13.
  • En primer lugar debemos entender que debemos ser leales a Dios. Él nos ha llamado, nos ha rescatado, ha pagado el precio por nuestra vida y se lo debemos todo. Debemos mantener hasta el final nuestro compromiso con Él.
  • Si en esta mañana no te has acercado a Dios hoy es momento de hacerlo, Él nos da ejemplo de lealtad (fidelidad) porque nunca nos va a abandonar.
  • ¿Y nosotros?
  • La salvación, el regalo que Dios ha preparado para sus hijos, es para los leales.
  • A veces pensamos que es para los que creen y no es cierto completamente. Es para los que permanecen hasta el final. Superando todo lo que suceda por el camino (parábola del sembrador).
  • La lealtad a Dios implica entre otras cosas:

a)      Obediencia

b)      Santidad

c)       Compromiso con su obra

  • Hechos 4: 19 y 20. Pedro y Juan fueron llevados delante del Concilio por causa de sanar al cojo a la puerta del templo y les prohibieron seguir predicando, esta fue su respuesta.
  • Lealtad significa obedecer a Dios cuando lo que nos piden los hombres es contrario a su Palabra.
  • ¿Te has visto en una situación similar?
  • ¿Te han obligado a mentir, engañar, defraudar? ¿Lo has hecho? ¿O has sido leal a Dios?
  • ¿Seguiremos predicando el evangelio cuando vaya en contra de la ley decir lo que dice la Biblia?
  • Hebreos 12: 14. No heredaremos la promesa si no vivimos una vida de santidad. Apartados para Dios y alejados del pecado.
  • En medio de las pruebas y las tentaciones tenemos la opción de elegir vivir para Dios. Nada es tan grande que nos arrastra porque Dios nos ha liberado.
  • Ser leal a Dios es vivir una vida de santidad.
  • Hageo 1. Ser leal a Dios es estar comprometido con su obra.
  • El pueblo había vuelto del exilio y cada uno se estaba dedicando a construir su propia casa y había dejado la obra de Dios a un lado.
  • El profeta les exhorta a que estaban viviendo vidas miserables porque habían olvidado su servicio a Dios (Hageo 1: 9).
  • ¿Somos nosotros leales con Dios?
  • ¿Es su obra una prioridad para nosotros?
  • Dios hoy no quiere templos ni grandes ni pequeños sino personas que se comprometan a llevar su evangelio de salvación a cada persona.
  • ¿Seremos leales a Dios llevando su evangelio a los que no le conocen?

2.2. Lealtad a su iglesia.

  • Romanos 12.
  • La lealtad dentro de su cuerpo debe ser tan evidente como lo es en un cuerpo humano. Ningún órgano va en contra de otro o busca su propio beneficio.
  • Vs. 3: No pensemos que somos más que nadie.
  • Vs. 5: El cuerpo es de Cristo y es uno y nosotros formamos parte de un conjunto. No puedo ir a mi “bola”.
  • Vs. 9: Con amor entre nosotros pero amor sincero no hipócrita.
  • Vs. 10: Otra vez el amor, como hermanos. Que nos lo perdonamos todo. Honrándonos no lo contrario.
  • Vs. 11: Con diligencia (no perezosos), con fervor y sirviendo a Dios.
  • Vs. 13: Ayudando a los necesitados.
  • Vs. 16: Buscando unidad de sentir, sin altivez.
  1. 3.       Conclusión.
  • La lealtad, esa virtud tan en desuso que nos habla de mantener firmes nuestros compromisos, debe ser un reflejo en toda nuestra vida.
  • Debemos ser leales a Dios: en obediencia, santidad y compromiso con su obra.
  • Debemos ser leales a su iglesia, su comunidad global y local.
  • Debemos ser leales a nuestra familia, amigos y compañeros.
  • Si has sido desleal te animo a que reflexiones y pidas perdón.
  • Esta mañana es tiempo de renovar nuestra lealtad a Dios recordando lo que hizo por nosotros.
  • Santa Cena.
  • Oración.

Tags: lealtad, fidelidad, compromiso, Dios, iglesia

Publicado por manuelsanchez @ 10:01  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios