Mi?rcoles, 28 de septiembre de 2016

“PODER FRENTE A LA DESESPERACIÓN”

  1. 1.       Introducción:
  • Marcos 5: 21- 43.
  • En este texto tenemos el relato de dos milagros que realizó Jesús a dos personas que estaban en una gran angustia.
  • En primer lugar tenemos a Jairo, un principal de la sinagoga que tenía una hija al borde la muerte. Sabemos que es una de las circunstancias más tremendas por las que una persona puede pasar. Estamos acostumbrados a ver morir a nuestros padres y mayores pero no a nuestros hijos. Los casos que he vivido de cerca me han impactado sobremanera.
  • En segundo lugar una mujer que sufría una enfermedad y nadie había podido encontrar un remedio. Esa enfermedad le estaba destrozando la vida. Vs. 26.
  • Podemos concluir que eran dos personas desesperadas. Tenían un grave problema y no sabían (o síGui?o dónde encontrar la solución.
  • ¿Estás o has estado en una situación desesperada?
  • ¿Qué has hecho?
  • ¿Qué hicieron Jairo y esta mujer?
  • 2ª Corintios 4: 7 y 8. Podemos estar en apuros de muchos tipos pero no desesperados (sin esperanza). Esta no lo debemos perder nunca.
  • Salmo 40: 1- 3. Se puede salir del pozo de la desesperación con la ayuda de Dios.
  • Anécdota de la tradición judía: El cuento del burro que querían enterrar en el pozo.
  • Hay algo que está en nuestra mano para salir del pozo de la desesperación.
  • Hay dos cosas que hicieron y marcan el desarrollo de la historia que hemos leído y vamos a ver con más detenimiento.
  1. 2.       Desarrollo:

2.1. Acudir a Dios.

  • Marcos 5: 22 y 23ª: “…está agonizando”
  • Jairo era un líder religioso que sin duda había oído hablar de Jesús. No sería ajeno al escándalo que el inicio de su ministerio público había provocado.
  • Muchos le juzgaban como un impostor, mentiroso y enviado por el diablo.
  • ¿Qué hizo Jairo?
  • Vs. 22: Estuvo buscando a Jesús, no le encontró sin más. Fue a Él porque estaba desesperado.
  • Cuando llegó a su presencia, se postró a sus pies. Se humilló. Era un reconocimiento de la autoridad de Jesús (Deuteronomio 6: 13, con este acto estaba reconociendo que Jesús era Dios).
  • No se estaba acercando como un líder que debía ser respetado por Jesús sino como alguien que estaba suplicando.
  • Vs. 23: “Mi hija está agonizando”
  •  Lo que hizo Jairo fue acudir a Jesús. No sabemos si era el primero o el último recurso pero la verdad es que fue al único que le podía ayudar.
  • ¿Hay algo que está agonizando en tu vida?
  • Haz como hizo Jairo, ve delante de Jesús con humildad.
  • Marcos 5: 27.
  • Mientras Jesús emprende el camino a casa de Jairo la historia se interrumpe para dar paso a otra protagonista. ¡Vaya día más ajetreado!
  • Vs. 25 y 26: El evangelista introduce el contexto de la situación de la mujer. Estaba enferma desde hacía 12 años (mucho tiempo) y ninguna de las soluciones que había intentado le habían dado resultado.
  • En ocasiones nos sentimos así. Hay algo que nos aflige durante mucho tiempo y nada de lo que hemos intentado da resultado.
  • Vs. 27: Decidió que sí había alguien que podía resolver su situación. No buscaba protagonismo posiblemente porque tenía claro que era “inmunda” según la ley y no se podía acercar de forma clara (Levítico 15: 25) pero necesitaba una solución.
  • Esta mujer también nos muestra que acudió al sitio correcto: Jesús.
  • Yo te invito a que hagas lo mismo, tanto si no te acercado nunca a Jesús como si ya lo has hecho con anterioridad.

2.2. Confiar en su Poder: Tener fe.

  • Pero hay otro aspecto importante que asemeja tanto a Jairo como a esta mujer.
  • Marcos 5: 23b.
  • Vs. 23b: “Ven y pon las manos sobre ella para que sea salva y vivirá.”
  • Este hombre se acercó a Jesús con la seguridad de que Él podía salvar a su hija moribunda.
  • No se lo preguntó o indagó a ver si era posible. Afirmo que Él era el único que podía hacerlo.
  • Se acercó a Jesús con fe. Estaba plenamente convencido de que podía hacerlo y poner fin a su desesperación.
  • Marcos 5: 28 y 34.
  • Vs. 28: Esa misma actitud era la que llevó a la mujer a acercarse a Jesús, en medio de toda la multitud para llegar a tocar su manto. Sabía que debía acercarse a Jesús para recibir la salvación y la sanidad.
  • Vs. 34: Esa fe fue reconocida claramente por Jesús como el agente necesario para que su vida fuese rehabilitada.
  • ¿Crees que Jesús puede hacerlo también en tu vida?
  • Ten fe.
  1. 3.       Conclusión.
  • El resultado en ambos casos fue algo absolutamente imprevisible.
  • Marcos 5: 38 al 43. La niña fue resucitada provocando una sorpresa mayúscula y un alivio en los padres.
  • Marcos 5: 29. La hemorragia que había lastrado su vida por mucho tiempo fue detenida por el poder de Dios.
  • ¿Hay algo en tu vida que te hace estar viviendo en desesperación?
  • Acude a Cristo y confía en su poder, el milagro puede realizarse.
  • Oración.

Tags: desesperación, Jesus, poder, milagro, confiar

Publicado por manuelsanchez @ 9:52  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios