Domingo, 19 de junio de 2016

“PEDID, BUSCAD, LLAMAD”

  1. 1.       Introducción:
  • Mateo 7: 7- 12.
  • Estos versículos son muy conocidos tanto que son de uso común aún en aquellos que no creen que la Biblia sea la palabra de Dios.
  • Estas palabras de Jesús creo que las tenemos grabadas en nuestros corazones y han sido consuelo para nuestra vida en muchos momentos.
  • En ellas tenemos la seguridad de que:

a)      Recibiremos lo que pidamos

b)      Encontraremos lo que busquemos

c)       Se nos abrirá cuando llamamos

  • La garantía de ello es el ejemplo que tenemos a continuación. Nosotros damos a nuestros hijos lo que nos piden sin dudarlo, así también hará Dios con nosotros.
  • ¿Todo lo que nos piden? Como padres sabemos que no debemos darles a nuestros hijos ni de lejos todo lo que piden sino aquello que necesitan y es provechoso para ellos. Su petición en muchas ocasiones no va más allá de lo inmediato y nosotros vemos un poco más allá.
  • Vs. 11: El ejemplo que pone Jesús y no de forma aleatoria es comida. Algo necesario para vivir. Si pedimos lo que necesitamos Dios va a responder.
  • Esta sección acaba con un texto (versículo 12) sin aparente relación. Debemos ser generosos con los demás. No es posterior sino que precede al resultado que esperamos obtener. Si queremos “pedir, buscar y llamar” hemos de estar dispuestos a ser el agente para que sea suplida la petición de otros, la búsqueda de otros y la llamada de otros.
  • ¿Crees que tú puedes ser la respuesta de Dios a otras personas?
  • Santiago 4: 3. Si lo que motiva mi petición es el egoísmo no puedo esperar respuesta. Me estoy comportando como un niño caprichoso.
  • Eclesiastés 3: 11. Este es un versículo de una gran profundidad directamente relacionado con lo que estamos viendo. La actuación de Dios hacia nosotros es perfecta, aunque nosotros no la llegamos a entender y hay una semilla de “eternidad” en nuestro corazón que nos dirige hacia Dios. Cuando nos encaminamos en esa dirección recibimos la respuesta a nuestra búsqueda.
  • Hechos 17: 26 al 28. Así de cerca está Dios de nosotros. Vs. 27.
  • ¿Daremos el último paso en esa búsqueda?
  • Anécdota de la conversión de San Agustín. Romanos 13: 13 y 14.
  • Frase de San Agustín: “¿Por qué confías en ti mismo, sólo para convencerte de que no ofreces garantía de seguridad? Arrójate en sus brazos, no tengas miedo. El no echará a un lado para que caigas. Da el salto sin vacilación: Él te abrazará y te curará.”
  1. 2.       Desarrollo:

2.1. Pedid.

  • 1ª Samuel 1: 5- 19.
  • La historia de la petición de Ana es una de los ejemplos más claro de cómo pedir a Dios. No es importante sólo el qué sino también el cómo. 1ª Juan 5: 14 y 15.
  • Vs. 6. Vivía afligida porque por no tener hijos era objeto de burla. Una situación muy humillante. Lo es hoy todavía cuanto no en aquella época donde el papel de la mujer quedaba relegado a eso.
  • Vs. 8: No es un hecho anecdótico que su marido no le reprochaba esto sino que la amaba. A veces la amargura en nuestro corazón no la puede solucionar ni la gente que nos quiere.
  • Vs. 10: Puso su petición delante del Señor. Una oración amarga y llena de lágrimas. No sé si recuerdas cuando has orado así por última vez, es el reflejo de la desesperación.
  • Si hay amargura, dolor en tu vida. Una situación que te amarga, haz como hizo Ana.
  • “Todo el que pide recibe”.
  • Vs. 18: Después de su oración, la tristeza se fue de su vida. Ella no podía hacer nada más, el resultado dependía de Dios.
  • Sabemos que el resultado de esta oración fue el nacimiento de Samuel. Un gran profeta que trajo gran bendición a su pueblo.
  • Mateo 8: 5- 10.
  • El centurión era alguien no acostumbrado a pedir sino a ORDENAR.
  • Va él mismo ante Jesús y le rogaba: Esto es un ejemplo de humildad. Así debe ser nuestra petición.
  • Vs. 8: Tenía claro con quién estaba hablando para decir algo semejante. Su fe es un ejemplo puesto como tal por el mismo Jesús.
  • De este centurión aprendemos  a pedir con: fe y humildad.
  • “Todo el que pide recibe”
  • ¿Vas a pedir tú así?

2.2. Buscad.

  • 2ª Reyes 5.
  • Aquí tenemos lo que le sucedió a Naamán, un ejemplo de búsqueda y como Dios responde al que a Él acude.
  • Vs. 1: Era importante, valeroso pero la enfermedad había llegado a su vida y nada de lo que tenía o había hecho le podía curar.
  • En ocasiones la enfermedad nos ayuda a entender nuestras limitaciones porque a menudo nos creemos demasiado grandes.
  • Vs. 5: A través de una esclava conoce que hay profeta de Dios en Samaria y decide buscarle…¿qué otra opción tenía? Cuando estamos desesperados nos agarramos hasta un clavo ardiendo. Anécdota actual de curanderos y milagreros.
  • ¿Qué se llevó para el viaje? Muestras de su riqueza y esplendor.
  • Vs. 9: Llega con una gran comitiva delante de la casa humilde del profeta. Alguien poderoso que viene no tanto a pedir sino a reclamar.
  • Vs. 10: La respuesta de Dios no era la que esperaba. Debemos fijarnos que le da la forma en la que será limpiado pero eso no era suficiente, también la forma la queremos poner nosotros.
  • Vs. 11 y 12: La sorpresa le desagradó. ¿Nos ha pasado esto a nosotros? Una cura de humildad.
  •  Vs. 15 y 16: Al final obedeció y fue sanado…TOTALMENTE GRATIS. No aceptó Eliseo ningún regalo de él. Dios no tiene nada que ver con el dinero, su salvación, restauración y bendición está en otro nivel.
  • “Todo el que busca halla”
  • Hechos 8: 26 al 39.
  • Aquí tenemos la historia de un “eunuco” que en su deseo de conocer a Dios viajó a Jerusalén.
  • Era alguien importante que había puesto todo de su parte para calmar el “ansía de eternidad” que había en su corazón.
  • Estaba leyendo a Isaías después de haber estado adorando en el templo. De lo que conocía lo había hecho todo, pero Dios tenía algo reservado para él.
  • Felipe le mostró la verdad de lo que estaba leyendo.
  • Aceptó a Cristo, fue bautizado y siguió su viaje…pero ya era otra persona.
  • “Todo el que busca halla.”

2.3. Llamad.

  • La viuda insistente: Lucas 18: 1 al 8.
  • La mujer cananea: Mateo 15: 21 al 28.
  1. 3.       Conclusión.
  • Dios no está lejos sino cerca de nosotros, mucho más de lo que imaginamos.
  • Si estás aquí hoy con una petición y una búsqueda en tu corazón Dios te quiere responder.
  • Llamamiento y oración.

Tags: pedid, recibir, buscar, hallar, llamar, abrirá

Publicado por manuelsanchez @ 22:25  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios