Domingo, 27 de marzo de 2016

“UNA RESURRECCION: TRES VIDAS CAMBIADAS.”

  1. 1.       Introducción:
  • Juan 20: 1- 10.
  • Este texto es quizás el más leído y recordado un día como hoy en todo el mundo.
  • En el encontramos el relato de aquellos que fueron al sepulcro y se encontraron con que Jesús ya no estaba allí: HABÍA RESUCITADO.
  • Jesús les había enseñado a sus discípulos que aquello iba a acontecer y se lo había recordado en numerosas ocasiones, también les había enseñado que iba a enviar sobre ellos el Espíritu Santo para continuar con el trabajo que les había encomendado, pero como tanto otras veces, hasta que no sucedió no lo creyeron.
  • Es más ni aun cuando había sucedido sabían encajar lo que había acontecido, ¿cuántas veces nos pasa eso a nosotros?
  • La primera persona que se acerca al sepulcro es María Magdalena, al llegar ve que la piedra que tapaba la entrada no estaba en su sitio y ¿qué pensó? Algo terrible había sucedió, habían robado el cuerpo de Jesús. Fue corriendo a buscar a Pedro y a Juan, que ya desde ese momento se habían convertido en referentes para todos los seguidores de Jesús.
  • Inmediatamente los dos van corriendo al sepulcro y ¿qué hacen?
  • Los dos corren. Juan llega primero pero no se atreve a entrar. Cuando Pedro llega, el decidido, entra y comprueba personalmente que todo que había envuelto a Jesús estaba pero el cuerpo había desaparecido. Entonces Juan también le acompaña.
  • El texto concluye con que ese Juan entendió lo que había sucedido. La palabra de Dios se había cumplido (vs. 8 y 9).
  • La resurrección de Cristo fue la culminación de su obra redentora, no fue al morir porque entonces el pecado habría vencido sino al resucitar cuando se consumó la victoria de Cristo frente al pecado. Su victoria que es nuestra victoria.
  • 1ª Corintios 15: 2- 4. Es el relato exacto de lo que sucedió. Vs. 8 también se apareció a Pablo para confirmar que la resurrección fue realidad.
  • 1ª Corintios 15: 12 al 14. Este hecho es la verdad central de nuestra fe. No sólo en cuanto a Cristo sino en cuanto a todos nosotros los que hemos creído.
  • 1ª Tesalonicenses 4: 13- 18. Este recordatorio tiene que servir de ánimo para nuestras vidas. Nosotros también resucitaremos.
  1. 2.       Desarrollo:

2.1. Lázaro.

  • Juan 11: 1- 44.
  • Aquí tenemos el relato de otra resurrección, que sin ser comparable a la de Cristo nos enseña algunas lecciones muy importantes sobre las que podemos aprender.
  • Vamos a ver lo que sucedió en esta ocasión desde el punto de vista de cada uno de los tres personajes que aparecen en la historia: Lázaro, Marta y María y como este acontecimiento cambió sus vidas.
  • Título: Una resurrección, tres vidas cambiadas.
  • El texto nos habla poco sobre quién era Lázaro pero tenemos algunos detalles importantes.
  • Vs. 3: Cayó enfermo y debía ser una enfermedad con muy mala pinta porque las hermanas mandaron a llamar a Jesús.
  • Esto nos dice también que eran muy cercanos a Jesús y tenían acceso directo a Él.
  • Vs. 3: Se refieren a Lázaro como el que amas. Alguien con una relación muy estrecha con Jesús. El vs. 5 lo vuelve a repetir.
  • Podemos concluir que sabía que Jesús era el Hijo de Dios, creyó en Él y tuvieron ocasión de compartir muchas cosas.
  • Sabemos lo que supone la enfermedad. En primer lugar sufrimiento y dolor físico. Pero también una ruptura total de nuestra vida, ya no podemos seguir haciendo lo que hacíamos y todo parece que se viene abajo en unos instantes.
  • Nos podemos imaginar como a Lázaro todo se le derrumbó de repente porque sería joven para morir y además debía tener la responsabilidad del hogar en sus manos, nada se habla de sus padres.
  • Seguramente sufrió por su enfermedad y por cómo dejaba a sus hermanas.
  • Esperó hasta el final que llegase Jesús, sabía lo que podía hacer, pero no llegó y murió.
  • Lo siguiente que escuchó fue la voz de Jesús: “Lázaro (Jesús nos llama por NOMBRE), ven fuera.” Es decir, sal de la cárcel de la muerte que te ha retenido por un poco de tiempo. Vs. 43.
  • Lo siguiente son las instrucciones: “Desatadle y dejarle ir”.
  • Cuando ya no le podía esperar Jesús llegó, le rescato de la muerte y le dio la oportunidad de seguir adelante con su vida.
  • ¿Te sientes como Lázaro?
  • ¿Acaso crees que Jesús te ha dejado morir?
  • Todavía puede llegar su voz, diciéndote: “Ven fuera”, aún te queda mucho por vivir.

2.2. Marta.

  • Juan 11: 3. Cuando su hermano cayó enfermo se les ocurrió llamar a Jesús con la esperanza de que llegase pronto y sanase a su hermano.
  • Pero esto no sucedió así y su hermano murió.
  • Con bastante probabilidad se sintieron desconsoladas por la muerte de su hermano y sin comprender porque Jesús no había ido.
  • Vs. 20: Cuando se entera que viene sale a encontrarle porque prefiere decirle algo a solas.
  • Vs. 21: Le increpa, ¿Por qué no viniste cuando te llamamos?
  • Vs. 22: Pero todavía tenía esperanza.
  • Tenía una convicción profunda de quién era Jesús, más allá de lo que había vivido.
  • Vs. 23: Jesús le confirma que su hermano volverá a la vida, pero ella no lo entiende.
  • ¿Te pareces a Marta?
  • ¿Crees absolutamente en Jesús pero piensas que debería haber hecho algo en tu vida de otra forma?
  • Cuando más adelante Jesús les ordena quitar la piedra del sepulcro, ella intenta hacer desistir a Jesús de la idea y Él le tiene que recordar: “SI CREES VERÁS LA GLORIA DE DIOS.” Vs. 39 y 40.
  • ¿Crees todavía que puedes ver la gloria de Dios en tu vida?

2.3. María.

  • Juan 11: 20.
  • Prefiere quedarse en casa cuando se entera que Jesús está llegando.
  • Pero Jesús quería también hablar con ella, vs. 28.
  • Vs. 32: Su reacción es muy similar a la de Marta pero hay una diferencia.
  • Ella se postra ante Jesús antes de recriminarle que no había venido.
  • Esa actitud significa Señor sé que eres Dios, no entiendo lo que ha pasado, pero ha pasado porque tú no has intervenido.
  • Luego nos dice el texto que sus lágrimas conmovieron a Jesús: vs. 33.
  • El texto no nos dice que Jesús la reconviniese como a Marta.
  • Casi igual pero con una gran diferencia.
  • ¿Te pareces a María?
  • Reconoces la soberanía y el poder de Dios pero estás desconsolado por tu situación.
  1. 3.       Conclusión.
  • Juan 11: 25.
  • El poder de Dios es tan grande que es capaz de hacer volver a la vida aquello que había perecido.
  • Cuando Jesús derrotó a la muerte con su resurrección nos mostró el camino de la victoria hacia la gloria de Dios.
  • ¿Qué ha muerto en tu vida? Algo que era y ya no es: trabajo, relación, familia, amigos, ministerio, proyecto, ganas de seguir…
  • Aunque esté muerto puede resucitar por el poder de Dios.
  • Efesios 1: 18 al 20. El mismo poder que operó en la resurrección de Cristo es el que actúa en nosotros.
  • Si no has descubierto todavía ese poder rinde hoy tu vida a Cristo.
  • Si ya lo has conocido, ten fe y cree que “aunque esté muerto hoy puede vivir mañana”.
  • Santa Cena.
  • Oración.

Tags: resurrrección, restaurar, vida, victoria, Lázaro, Marta, María

Publicado por manuelsanchez @ 19:54  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios