Mi?rcoles, 24 de febrero de 2016

“AGENTES DE TRANSFORMACIÓN”

  1. 1.       Introducción:
  • Habacuc 3: 2.
  • El libro de Habacuc nos muestra una actitud del hombre hacia Dios que se ha repetido en diversos lugares y situaciones a lo largo de los siglos. Un hombre preguntando a Dios como se puede tolerar tanta injusticia y tanta maldad sin que haya una intervención de su parte para solucionarlo.
  • Habacuc 1: 1- 4.
  • Al profeta Habacuc le resultaba insoportable ver la situación a la que había llegado el pueblo de Dios. Lo que veía era:

a)      Violencia

b)      Iniquidad

c)       Destrucción

d)      Injusticia

  • Cuando clama a Dios por ello, Dios le responde que va a responder y a juzgar y para ello empleará a los caldeos para castigar al pueblo por su desobediencia a Dios. Esta respuesta no gustó a Habacuc que volvió a protestar delante de Dios para al final llegar a entender la soberanía y la justicia divina.
  • Volver a leer Habacuc 3: 2. Su conclusión es que la voluntad de Dios se hiciese manifiesta y cuanto antes mejor.
  • ¿Cómo reaccionamos nosotros ante lo que vemos cada día?
  • ¿Cuál es el diagnostico que hacemos de lo que nos rodea y en lo que nos movemos?
  • ¿Estamos a gusto con lo que vemos o nos sentimos profundamente indignados?
  • Estamos llamados a comparar lo que vivimos con lo que la Palabra de Dios dice que debemos hacer y creo que nuestro tiempo no resiste esa comparación por numerosos motivos (violencia, iniquidad, destrucción e injusticia). Los ejemplos para esto son abrumadores.
  • Ejemplo: Violencia en todos los ámbitos (familiar, escolar, laboral), maldad (abuso de autoridad, egoísmo, falta de compasión), destrucción (medio ambiente, soledad), injusticia (&hellipGui?o
  • ¿Qué vamos a hacer?
  • Nos pondremos a llorar, no haremos nada, huiremos a las montañas o nos convertiremos en AGENTES DE TRANSFORMACIÓN.
  1. 2.       Desarrollo:

2.1. Oración.

  • Nehemías 1: 5 al 11.
  • Nehemías oyó que la situación de su pueblo era lamentable y decidió convertirse en un agente de transformación.
  • ¿Qué hizo?
  • Orar. Clamó delante de Dios para que Dios interviniese y cambiase la situación. No sólo hizo esto pero esto fue el primer paso.
  • Es exactamente lo mismo que hemos leído en Habacuc.
  • La oración es el arma más eficaz que Dios nos ha dado como sus Hijos y debemos usarla como corresponde.
  • Debemos pasar de una oración exclusivamente basada en mis necesidades y mi situación a una oración que sea un clamor para que nuestro entorno sea transformado.
  • Hechos 4: 23 al 31.
  • Después de que Pedro y Juan son encarcelados por predicar, cuando son liberados se reúnen con el resto de hermanos y ¿qué piden?
  • No piden que dejen de ser perseguidos sino que nada les impida seguir proclamando el evangelio.
  • Aquí vemos la estrecha relación entre la oración y el segundo aspecto de los agentes de transformación.
  • Cuando oramos juntos, con un mismo sentir, pidiendo a Dios que intervenga en nuestro medio (empezando por el barrio donde estamos), Él oye y actúa manifestando en nosotros el poder de su Espíritu Santo.
  • ¿Queremos ver esto? Pues ya sabemos, a orar toca.

2.2. Proclamación.

  • Hechos 17: 16 al 34.
  • Mientras Pablo estaba en Atenas  esperando a Pablo y a Silas, ¿qué le paso? Versículo 16, le ardía la sangre de ver el estado “moral” de la ciudad. Porque es de esto y no de la situación social o política de lo que estamos hablando (en otros países los políticos no son tan corruptos y el sistema social es más justo pero la situación moral es equivalente).
  • Y cómo no le gustaba lo que veía se puso manos a la obra: Proclamar el evangelio.
  • Lo hacía en las sinagogas.
  • Lo hacía en las plazas.
  • Incluso delante de todos los filósofos de la ciudad.
  • Vs. 30 al 34, ¿en qué consistía su mensaje?

a)      Arrepentimiento

b)      Juicio

c)       Resurrección

d)      Conversión

  • Debemos unirnos en la proclamación y ser parte activa de ello, hacer llegar a otros el mensaje del evangelio: salvación sólo en Cristo por fe para vida eterna.
  • Os animo a que compartamos el evangelio cada día donde estamos.

2.3. Comunión.

  • Juan 13: 34- 35.
  • El amor entre nosotros es lo que va a marcar la diferencia con la gente que nos rodea, se debe ver, hacer patente a cada persona que se relacione con nosotros.
  • Hechos 4: 32 al 35.
  • La iglesia primitiva era un claro ejemplo de esto llegando hasta el punto de compartir todas las cosas. Esto no es un mandamiento pero indica que habían llegado a entender plenamente lo que Jesús quiso decir.
  • ¿Y nosotros qué?
  • Debemos preocuparnos por los hermanos, acercarnos a los demás, no sólo a los que conozco más estrechamente, interesarme por su situación y ofrecer mi ayuda.
  • Practicar la hospitalidad con todos, esto si es un mandamiento bíblico: Romanos 12: 13 y Hebreos 13: 2.
  • Visitar a los enfermos: Mateo 25: 36.
  1. 3.       Conclusión.
  • Lo que nos rodea no es del agrado de Dios por muchos motivos.
  • Él no se conforma con esta situación y nosotros tampoco debemos hacerlo.
  • No debemos ser pasivos ante lo que ocurre sino convertirnos en agentes de transformación con: oración, proclamación, comunión.
  • Oración.

Tags: transformación, agentes, descontento, oración, proclamación, comunión

Publicado por manuelsanchez @ 20:47  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios