S?bado, 23 de enero de 2016

“LUGARES”

  1. 1.       Introducción:
  • Juan 4: 19- 24.
  • En el encuentro de Jesús con la mujer samaritana surge la pregunta de cuál era el lugar adecuado para dirigirse a Dios, el Monte de Gerizim o Jerusalén. Puede que la pregunta fuese una evasiva o una inquietud real de la mujer, de todas formas Jesús le respondió.
  • Vs. 23 y 24: Con esta respuesta estaba anticipando algo que rompía con los esquemas de religiosidad de la época aunque era algo que ya venía desde el Antiguo Pacto. Para acercarse a Dios no es importante el lugar sino el deseo de encontrarse con Él.
  • Sin embargo aún hoy en día nos encontramos a muchas personas yendo de un lugar a otro para ver si así se encuentran con algo especial de Dios: Roma, India, La Meca, Selva amazónica, Lourdes o cualquier evento especial en cualquier lugar del mundo.
  • Auge de los “no lugares” en la cultura postmoderna. Espacios en los cuáles podemos estar rodeados de gente pero no existe ningún tipo de interacción con ellos: centros comerciales en vez del comercio tradicional, cajero automático en vez del banco tradicional, comida rápida en vez del restaurante tradicional, etc…
  • Desgraciadamente podemos llegar a convertir también la iglesia en un lugar similar, sería una auténtica lástima. Debemos luchar para que no sea así.
  • Sin duda todos tenemos lugares que han dejado una impronta en nuestra vida: el barrio donde hemos nacido, un sitio al que hemos ido de vacaciones, un país que hemos visitado, una ciudad dónde hemos conocido a alguien que ha marcado nuestra vida. Esas referencias permanecen en nuestra memoria y son como puntos que marcan nuestra historia.
  • ¿Puedes asociar alguno de esos lugares a transformaciones en tu relación con Dios? Anécdota personal: retiros en el seminario, campamentos de Exploradores, etc.
  • Letra de la canción “Peces de Ciudad”: “al lugar dónde has sido feliz no debieras tratar de volver”.
  • Aun reconociendo la importancia de esas referencias para nosotros, Dios trasciende todo ello para mostrarse de forma permanente en nuestra realidad cotidiana.
  1. 2.       Desarrollo:

2.1. Lugares de encuentro.

  • Juan 4: 5- 6.
  • Jesús junto con sus discípulos iban desde Jerusalén hasta Galilea y aunque lo que hacían los judíos de esa época era dar un rodeo para no pasar por Samaria, Jesús decidió seguir el camino más corto y lógicamente no por casualidad.
  • Fue hasta esa ciudad y se dirigió al pozo que estaba a las afueras en una hora dónde nadie iba a recoger agua y fue allí donde se encontró con la mujer.
  • La mujer por el tipo de vida que llevaba, acudía al pozo cuando no iba nadie más para no tener que hablar con nadie y ¡Oh sorpresa! allí estaba Jesús esperándola.
  • Esa es la actitud que tiene Dios con cada uno de nosotros, su deseo es que ninguno perezcamos sino que todos nos arrepintamos (2ª Pedro 3: 9) y por eso prepara el momento y el lugar para encontrarse con nosotros.
  • ¿Puedes recordar ese momento especial en tu vida?
  • Quizás estés aquí en esta mañana y este es el lugar y el momento en el que Dios se está dirigiendo a ti para decirte lo mismo que le dijo a esa mujer: vs. 14.
  • Hechos 17: 17.
  • Pablo no era tan selectivo, porque a veces la forma de Dios de revelarse a nosotros no es en lo privado aunque puede suceder así.
  • Pablo estaba en Atenas con el deseo de extender el mensaje del evangelio.
  • Iba a la sinagoga a encontrarse con los judíos y anunciar allí el evangelio.
  • Iba a la plaza a compartir con todos los que allí se encontraban.
  • Seamos como Pablo, agentes del encuentro de otros con Dios.
  • Manuel Becerra es nuestro Atenas, al igual que nuestro trabajo, nuestra familia, etc.

2.2. Lugares de comunión.

  • Lucas 6: 12; 9: 28.
  • También necesitamos otro tipo de “lugares” en nuestra vida y son aquellos en los que diariamente acudimos a Dios.
  • Jesús mismo lo hizo de forma reiterada en su vida. Buscaba el momento con frecuencia para estar a solas con Dios.
  • Necesitamos ese tiempo de refrigerio y consuelo para nuestro Espíritu en medio de los afanes diarios y es tan necesario para nuestra vida como la comida y p aire que respiramos.
  • Mateo 6: 6.
  • Aunque la oración comunitaria tiene su lugar, el fundamento de nuestra vida es lo que sucede en lo privado cuando no hay nadie más que Dios y nosotros mismos.
  • Hay se graban sus palabras en nosotros y podemos expresarnos con absoluta franqueza.
  • No menospreciemos los lugares de comunión en nuestra vida diaria.

2.3. Lugares de transformación.

  • Génesis 32: 22- 32.
  • En Peniel tenemos un encuentro espectacular entre Jacob y un ángel que parece sacado de una película de acción.
  • Es un encuentro con muchas implicaciones y multitud de interpretaciones.
  • Pero una cosa es clara sobre todo y es que allí Jacob fue transformado. Dejó de ser Jacob para pasar a ser Israel. Cambio el engañador por el Príncipe de Dios.
  • Dejó atrás una vida llena de avatares y desencuentros provocados por su deseo de conseguir las cosas a su manera para ser el heredero por indicación divina de la promesa patriarcal.
  • Hay momentos en los que Dios actúa así en nuestra vida para borrar todas las cosas que hemos hecho mal y recordarnos que sigue con su deseo de bendecirnos para que seamos de bendición a otros.
  • Hechos 9: 1- 9.
  • Saulo pasó en esos momentos de ser un perseguidor con afán de destruir a la iglesia a ser su más insigne embajador.
  • No hay transformación que sea imposible para Dios.
  • Tú también puedes ser transformado y aquella persona que amas y deseas que Dios transforme también lo puede ser.
  1. 3.       Conclusión.
  • Hemos visto que hay lugares de encuentro, de comunión y transformación. Lo importante no son los lugares físicos sino el deseo de Dios de comunicarse con nosotros.
  • Comunicación para demostrarnos que somos importantes para Él y tiene un propósito para nuestra vida.
  • Comunicación para dirigirnos, orientarnos y darnos lo que necesitamos cada día.
  • Comunicación para que cambiemos lo que se ha desviado o  lo que nunca estuvo en lo correcto.
  • En cualquier tiempo y en cualquier lugar estemos dispuestos a acercarnos a Dios y a acercar a Dios a los que nos rodean.
  • La cruz es el LUGAR por excelencia, donde Jesús, el Hijo de Dios, dio su propia vida para acercarse a cada uno de nosotros y traernos perdón y libertad.
  • Lucas 22: 19 y 20.
  • Oración.

Tags: lugares, encuentro, comunicación, comunión, transformación

Publicado por manuelsanchez @ 11:29  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios