Martes, 22 de diciembre de 2015

“QUE REINE LA GRACIA”

  1. 1.       Introducción:
  • Romanos 5: 21.
  • El capítulo 5 de Romanos comienza con el versículo 1, una gran declaración de la esencia de nuestra fe:

a)      Justificados por la fe

b)      Paz con Dios

c)       Por medio de Cristo

  • En los versículos siguientes nos encontramos como asumir esto tiene unas grandes consecuencias para nuestra vida: somos capaces de seguir adelante en momentos de dificultad y no perdemos nunca de vista nuestra esperanza.
  • Luego entra en una sección donde detalla cómo entró el pecado en el hombre (por Adán) y como ese mismo pecado fue vencido también por un hombre: Romanos 5: 12 y 18. Este principio conocido como “unicidad de la raza” es un fundamento ineludible de nuestra concepción teológica.
  • En el versículo 21 nos encontramos el reinado del pecado en pasado y el de la gracia en presente.
  • ¿Quién reina en tu vida: el pecado o la gracia?
  • ¿Quién reina en el mundo: el pecado o la gracia?
  • Anécdota del pescador esquimal: un perro blanco y un perro negro. Luchaban en la plaza del pueblo y el pescador siempre ganaba sus apuestas. A la pregunta de alguien sobre cómo lo hacía su respuesta fue: “Para que un perro gane dejo de alimentar al otro, doy de comer a quién quiero que gane.”
  • En nosotros se libra una batalla de características similares y en nosotros está (como en este pescador) decidir a quién alimentamos para que gane la batalla.
  • ¿Cómo alimentamos al pecado? Alejándonos de Dios y de su Palabra.
  • ¿Cómo alimento la gracia? Acercándome a Dios y permaneciendo así.
  • La frase: “Sola Gratia” se constituyó en uno de los pilares de la Reforma Protestante. Debemos recordar siempre que todo lo que tenemos es por el sacrificio generoso e impagable de Cristo.
  • Debemos mantenernos en esa gracia cada instante de nuestra vida.
  1. 2.       Desarrollo:

2.1. Reino del pecado.

  • Romanos 8: 5.
  • El reino del pecado campa a sus anchas en aquellos que no han conocido a Dios ni le sirven.
  • Las consecuencias las tienen cada día en su propia vida:

a)      Decepción e insatisfacción: Lo que se obtiene no produce satisfacción permanente.

b)      Egoísmo: Sólo pienso en mí mismo.

c)       Miseria: Lo conseguido se pierde fácilmente.

d)      Perdición: Un destino eterno separado de Dios.

  • Aunque muchos ni siquiera quieran oír mencionar esta palabra, es la realidad del hombre sin Dios.
  • Hebreos 12: 1.
  • El pecado también es una realidad en nuestra vida que debemos controlar.
  • Es una lucha de carácter espiritual como leemos en Efesios 6: 12.
  • Romanos 6: 12 al 14. Aquí encontramos las claves para vencer esta lucha.
  • Vs. 12: El pecado no tiene el poder sobre nosotros, si reina es porque lo permitimos. La decisión está en nuestra mano no es algo superior a nosotros.
  • Vs. 13: Desarrolla la misma idea. Somos nosotros los que “presentamos” nuestra vida al pecado a la justicia. Cuando damos lugar a: mentira, envidias, contiendas, inmoralidad, nos estamos “presentando” al pecado y no desaprovechará la oportunidad.
  • Vs. 14: No tiene poder para vencernos y en ese convencimiento debemos vivir.
  • La lucha tiene lugar cada día y cada día con la ayuda del Espíritu Santo la oportunidad de victoria.

2.2. Reino de la gracia.

  • Romanos 6: 22.
  • Cuando decidimos no someter nuestra vida al pecado entonces vemos en nosotros mismos el resultado: santificación y vida eterna.
  • Lo que antes nos apetecía ya no nos resulta atrayente y nos hemos librado de ello.
  • De la misma forma que antes veíamos las consecuencias del pecado en nuestra vida también vemos los resultados de la gracia:

a)      Perdón y paz: Nuestros pecados son olvidados y recibimos una paz que inunda nuestro corazón.

b)      Restauración: Lo que el pecado había destruido Dios lo recompone.

c)       Plenitud: Podemos conseguir cosas increíbles más allá de nuestras expectativas por su poder actuando en nosotros.

d)      Vida eterna: Un destino con Cristo para siempre.

  • Romanos 8: 26 y 27. Contamos con la mejor ayuda posible, El Espíritu Santo, Dios mismo trabajando en y por nosotros.

2.3. ¿Quién ganará la batalla?

  • Aunque pueda parecer contradictorio la batalla ya está decidida. Cristo ha vencido y eso se mostrará cuando vuelva en gloria a juzgar a la humanidad.
  • Gálatas 5: 16 al 6: 10.
  • Aquí tenemos las preguntas de un “autoexamen” para ver quién está ganando la batalla en tu vida.
  • ¿Son manifiestos los frutos de la carne? O por el contrario,
  • ¿Son manifiestos los frutos del Espíritu?
  • Este examen nos ayudará a reconocer lo que hacemos mal para acercarnos de nuevo a Dios: Romanos 8: 1.
  1. 3.       Conclusión.
  • Dios en su misericordia nos ha regalado la gracia, el perdón, su Espíritu Santo y la vida eterna.
  • Anécdota del perro que sólo comía migajas.
  • Vivamos por ello y para ello.
  • Si en algo hemos caído pidamos perdón y ayuda pero hagamos que en nuestra vida: “REINE LA GRACIA”.
  • Oración.

Tags: gracia, pecado, libertad, salvación, batalla, alimentar

Publicado por manuelsanchez @ 22:10  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios