Viernes, 20 de noviembre de 2015

“YO Y MIS CIRCUNSTANCIAS”

  1. 1.       Introducción:
  • 2ª Reyes 18: 1- 8.
  • Los libros de primera y segunda de Reyes nos narran la historia de pueblo de Israel en los últimos días del reinado de David y en la época siguiente.
  • Fueron años que salvando el reinado de Salomón se caracterizaron por la desobediencia a Dios y sus terribles consecuencias para el pueblo.
  • En el relato de los sucesivos reyes se repite con mucha frecuencia la frase: “e hizo lo malo ante los ojos de Dios”.
  • El filósofo español Ortega y Gasset dijo la famosa frase: “Yo soy yo y mi circunstancia y si no la salvo a ello no me salvo yo”.
  • En esta frase subyace una idea comúnmente aceptada y es que lo que nos rodea en cuanto a familia, condición social y económica, determina en gran medida nuestra vida y las decisiones que vamos a tomar. Lleva implícito el convencimiento de que no somos libres y ese entorno determina nuestra vida.
  • Esto es usado como excusa para muchos comportamientos deplorables y hasta como eximente en algunos juicios.
  • ¿Somos libres o nuestro entorno nos determina?
  • Anécdota de Orson Welles. El actor y director en un momento de su vida daba sesiones donde leía ante el público pasajes de Shakespeare durante una hora u hora y media. Un día sólo tenía una audiencia de 5 personas y dijo: “Permítanme que me presente a mí mismo. Yo soy actor, escritor, director de cine y teatro, arquitecto, pintor, cocinero excelente, entendido en toros, coleccionista y una autoridad en arte. ¿Cómo es así que yo soy tantos y ustedes tan pocos?”. Dicho esto saludó y se marchó.
  • Ante una circunstancia adversa reaccionó con claridad en sus convicciones.
  • Todos conocemos a personas que se han repuesto de forma admirable (confiando en Dios) de situaciones tremendas y otras que por algo mucho más banal han abandonado su confianza en Dios culpando a otros de lo sucedido.
  • En esta mañana veremos que aún en un entorno muy adverso podemos decidir obedecer a Dios, la vida de Ezequías es un ejemplo de ello.
  • Veremos:

a)      El entorno de Ezequías

b)      Sus decisiones

c)       Las consecuencias de sus decisiones

  1. 2.       Desarrollo:

2.1. Entorno del rey Ezequías.

  • 2ª Reyes 17: 2- 6.
  • Bajo el reinado de Oseas y tras una larga lista de reyes que habían olvidado la ley de Dios y llevado al pueblo en idolatría, llega el cumplimiento del castigo anunciado por Dios sobre ellos.
  • El imperio asirio conquista Samaria, hace prisionero al rey y deporta a los habitantes de la ciudad.
  • Esto supuso el fin del reino del norte, sucedió en torno al 720 a.C. En 200 años de historia aproximadamente, habían tenido 19 reyes de 9 dinastías diferentes y todos ellos desobedientes a Dios.
  • Se cumplió lo que habían profetizado Amós y Oseas. Amós 3: 11 y 14.
  • Cuando Ezequías se convirtió en rey el reino del Norte pagaba tributo a Asiria y él fue testigo de su destrucción.
  • Antecesores en el trono que habían llevado al pueblo en desobediencia. Aún su propio padre, siguiendo la tradición había desobedecido a Dios y llevado al pueblo por ese camino.
  • En 2ª Reyes 16 vemos como en el “colmo” de la desobediencia ordenó construir en el templo otro altar similar al que había visto que tenía en Damasco el rey asirio.
  • En resumen, la historia no le favorecía para seguir a Dios, sabemos que es más fácil dejarnos llevar que cambiar las cosas.
  • Asedio por parte de Asiria: 2ª Reyes 18: 17 al 37.
  • El rey Senaquerib cercó Jerusalén con la intención de conquistarla y humillar al reino de Judá.
  • El cóctel era explosivo: un entorno en decadencia, una historia de desobediencia y unas amenazas de destrucción.
  • ¿Qué hizo Ezequías en un entorno así?
  • ¿Puedes describir de esta forma tu propia vida o tu entorno? ¿Te sientes amenazado, incomprendido o con una historia difícil? Esa es la circunstancia pero….

2.2. Decisiones de Ezequías.

  • 2ª de Reyes 18: 5 y 6.
  • Vs. 3: Obedeció a Dios y sus mandamientos. Se tuvo que remontar al ejemplo de David pero esa fue su decisión.
  • Primera lección, aunque tengamos que buscar muy lejos o muy atrás encontraremos un ejemplo en el que inspirarnos si decidimos seguir a Dios.
  • Vs. 4: Acabó con la idolatría. Implica terminar con lo que desagrada a Dios. Era la costumbre del pueblo, seguramente muchos estaban en contra pero nada se pudo oponer a su firme determinación.
  • Dios había llamado a Israel para ser un pueblo diferente y le había encomendado la tarea de ser “testimonio” de Dios en medio de las naciones, ¿qué hicieron? ¿qué hacemos nosotros?
  • Los ídolos de aquella época eran fundamentalmente cultos a la fertilidad a los que los pueblos se encomendaban para tener buenas cosechas, quizás lo podamos extrapolar a nuestros días sin mucha dificultad.
  • Esto nos llama a comprometernos en Santidad y Devoción exclusiva a Dios.
  • Vs. 5: Dios fue el objeto de su confianza. En medio de ese entorno hostil decidió fundamentar su vida en Dios y puso su fe en Él.
  • Vs. 6: Perseveró en esta actitud. No fue flor de un día sino que se mantuvo fiel en esta actitud durante toda su vida.
  • Daniel 1: 8. Un ejemplo similar.

2.3. Consecuencias de sus decisiones.

  • 2ª Reyes 19. El pueblo de Judá es librado del invasor asirio.
  • 2ª Reyes 19: 14 al 19. Ezequías sabía que la única solución era la intervención milagrosa de Dios y así fue.
  • Dios intervino y destruyó al ejército asirio y Senaquerib tuvo que regresar sin obtener la victoria.
  • No importa lo fuerte o grande que “parezca” el enemigo, nada hay mayor que Dios.
  • 2ª Crónicas 29 al 32. Se restauró el culto a Dios (Pascua) y se reparó el templo. Sus decisiones trajeron bendición no sólo a su vida sino a todo el pueblo.
  • 2ª Reyes 18: 7 y 8. El pueblo de Judá tuvo paz.
  1. 3.       Conclusión.
  • Es cierto que no podemos explicar nuestra vida sin nuestras circunstancias pero según hemos visto en esta mañana estas no son determinantes para nuestros actos.
  • Ezequías tuvo unas circunstancias adversas pero en medio de ellas se levantó en obediencia a Dios y recibió el resultado de esa obediencia.
  • No dejemos que las circunstancias ni de nuestra propia vida ni de nuestro entorno se impongan a la obediencia a Dios.
  • Seamos como Ezequías aunque parezcamos un oasis en medio del desierto.
  • Salmo 119: 9- 16.
  • Oración.

Tags: circunstancias, adversidades, decisiones, consecuencias, Ezequías, Asiria

Publicado por manuelsanchez @ 20:05  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios