Mi?rcoles, 14 de octubre de 2015

“RELACIONES”

  1. 1.       Introducción:
  • Juan 10: 7- 18.
  • En estos versículos Jesús se proclama como “la puerta” por la que las “ovejas” pueden pasar al mejor redil que existe y cómo “el buen pastor” que las cuida y protege de una forma magistral.
  • Estas dos palabras nos da una clara imagen de cómo Jesús se “relaciona” con nosotros. Él estuvo interesado desde el principio en establecer “relaciones” de mayor o menor proximidad con las personas que le rodean (y algunas eran buscadas) para mostrarles las grandezas del Reino de Dios.
  • Mateo 1: 23. El nombre del Hijo de Dios es Enmanuel. Significa “Dios con nosotros”. Desde el principio y antes de ser truncado por el pecado la relación de armonía de Dios con el hombre era perfecta. Devolver nuestra relación con Dios a ese estado fue lo que Cristo vino a hacer.
  • La esencia de la fe cristiana es a través de Jesús conocer a Dios para establecer una relación personal con Él. Hacer de nuestra vida un tiempo de “comunión” con Dios, donde haya una comunicación especial. El habla y nosotros escuchamos y viceversa.
  • El evangelio de Juan es según algunos lo han descrito el evangelio de los encuentros, donde se nos relatan esos momentos de cercanía de Jesús con algunas personas de forma directa que transformaron su vida completamente.

a)      Nicodemo. Escuchó a este “principal de los judíos” que se acercó de noche a preguntarle. Juan 3: 5.

b)      La mujer samaritana. Juan 4.

c)       El paralítico de Betesda. Juan 5.

d)      La mujer adúltera. Juan 8: 10 y 11.

e)      Lázaro y sus hermanas Marta y María.

f)       Relación especial con sus discípulos: Pedro y Juan de forma especial. Juan 20: 15 al 25.

  • A menudo pensamos que conoceremos a Dios a través de grandes eventos pero el modelo bíblico es el modelo de las “relaciones”, relación con Dios y relación con los que nos rodean. Así en la cercanía es cómo de verdad fraguamos nuestro carácter.
  • Nuestro modelo “latino” de aprender se asocia muchas veces a las “clases magistrales”, donde uno habla y los demás escuchan. La eficiencia de este modelo es muy limitada. El modelo “anglosajón” de enseñanza es más personal donde hay una relación mucho más fluida entre profesor y alumno y en ese contexto es donde se pueden desarrollar de forma mucho más efectiva todas las habilidades. Anécdota de mi experiencia Erasmus.
  • Hasta las organizaciones desde hace un tiempo han empleado el modelo de “mentoreo” para que alguien que entra en la organización pueda crecer con la ayuda de alguien que le guía.
  1. 2.       Desarrollo:

2.1. Relación con Cristo.

  • Juan 10: 7- 21.
  • Jesús es nuestro “buen pastor”, guía, protege y dirige nuestra vida. Siempre y cuando estemos dispuestos a escuchar su voz.
  • Podemos ser una oveja obediente y recibir bendición o podemos ser una oveja díscola, salirnos del rebaño o no entrar y viviremos de forma miserable y destructiva.
  • Vs. 9: Esta es la promesa de Jesús para los que nos acercamos a Él. Seremos salvos, tenemos la plena libertad y encontraremos lo que necesitamos para nuestra vida.
  • ¿Necesitamos algo más?
  • Si en Jesús lo tenemos todo ¿porque buscamos en otro sitio?
  • Hechos 4: 12. No busquemos lejos de Jesús lo que sólo en Él podremos encontrar.
  • Vs. 11: En esa relación especial que quiere establecer con nosotros, está dispuesto a darlo todo, incluso su propia vida. Ya lo ha hecho. También vs. 15 y 17.
  • Vs. 13: No hay nadie a quién le importemos más.
  • Ante esta declaración totalmente radical y transformadora hubo diversidad de reacciones:

a)      Vs. 19: Unos pensaban una cosa y otros otra.

b)      Vs. 20: Muchos le rechazaron.

c)       Vs. 21: Otros reconocían quién era.

  • ¿Crees que Jesús es tu buen pastor? ¿Quieres vivirlo?
  • Si aceptamos su obra y obedecemos sus palabras comenzaremos a descubrir ese “pastoreo” en nuestra vida.
  • Tenemos que cultivar esa relación, con tiempo y obediencia.

2.2. Relación con otros: siendo discípulos.

  • Juan 1: 35- 42. Jesús fue llamando a sus discípulos y estableció con ellos una relación especial.
  • Los fue llamando por nombre: Lucas 6: 12- 16. Mucha gente siguió a Jesús pero sólo con ellos tuvo una relación de cercanía especial.
  • Sólo en esa corta distancia podía transmitirles con profundidad lo que tenía que enseñarles.
  • Tuvo con ellos un tiempo de enseñanza detallada:

a)      Explicación de las parábolas: Mateo 13: 36 y ss.

b)      Enseñanza sobre su misión: Mateo 20: 17 y 19.

c)       Enseñanza sobre lo que iba a suceder: Mateo 24: 3 y ss.

  • Les encomendó una misión y les dio lo que necesitaban para hacerla: Lucas 9: 1- 6.
  • Evaluó con ellos el trabajo realizado: Lucas 10: 17- 24.
  • Debemos procurar establecer esa relación con personas que nos puedan enseñar para eso lo primero que necesitamos es tener “humildad”. No lo sé todo y necesito que “alguien” me enseñe. Si no hacemos esto creceremos de forma desequilibrada.
  • El modelo de “ancianos” (presbíteros) en la iglesia está para eso. Los que más experiencia tienen en la fe, quizás no los más mayores (que también), para poder enseñar a los recién llegados.
  • Una relación de este tipo fue la que siguió Timoteo con Pablo.
  • ¿Tienes esa referencia en tu vida? Si es así cuídala y si no búscala lo antes posible.

2.3. Relación con otros: haciendo discípulos.

  • Mateo 28: 19 y 20.
  • Después de haber “experimentado” en su propia vida lo que era ser discípulos el Señor les encomienda que hagan eso mismo con los demás.
  • Debemos entender que esa es nuestra misión, establecer relaciones significativas para que otros conozcan a Cristo en profundidad.
  • Para eso necesitamos:

a)      Generosidad: Estar dispuestos a darnos nosotros mismos.

b)      Paciencia: Para hacer que la otra persona progresa a su ritmo, no al nuestro.

c)       Dedicación: Ser accesibles y estar disponibles.

  • 1ª Timoteo 5: 21. No debemos caer en la “parcialidad”, es decir, estar dispuestos a emplear nuestro tiempo en las personas que nos caen bien y dejar a un lado a las otras. Tratar a unos con benevolencia y a otros con dureza.
  • 1ª Corintios 11: 1. No estamos llamados ni a ser clones de nadie ni a hacer a otros clones de nosotros mismos. Sino a ser discípulos de Cristo y hacer discípulos de Cristo. Debemos procurar que nos imiten siempre y cuando nosotros imitamos a Cristo con nuestra vida.
  • ¿Estamos dispuestos a hacer discípulos?
  1. 3.       Conclusión.
  • Desarrollemos plenamente nuestra relación con Cristo. Vivamos cerca de nuestro buen pastor, bajo su protección y dirección.
  • Debemos estar dispuestos a ser “discípulos”, aprender con humildad de las personas que Dios ha puesto para enseñarnos.
  • Debemos ser generosos con otros y estar dispuestos a enseñarles.
  • Oración.

Tags: pastor, devocional, discípulos, mentores, relaciones

Publicado por manuelsanchez @ 22:18  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios