Domingo, 16 de agosto de 2015

“ENCONTRANDO LO PERDIDO”

  1. 1.       Introducción:
  • Lucas 15.
  • Este es el capítulo que podíamos titular encontrando lo perdido contiene tres historias de búsqueda y recuperación de algo o alguien que se había perdido.
  • Lucas 15: 1- 7. Parábola de la oveja perdida. Un hombre que pierde una oveja de su rebaño y actúa con lógica, deja a todas por dedicarse a encontrar a aquella que se ha perdido y ¿qué sucede cuando la halla? Vs. 6 y 7.
  • Lucas 15: 8- 10. Una mujer pierde una moneda y revuelve todo hasta que la encuentra y ¿qué pasa entonces? Vs. 9 y 10.
  • Lucas 15: 11- 32. Parábola del hijo pródigo. En esta ocasión es un hijo que abandona su casa porque cree que es su prisión y se merece algo mejor. Cuando comprueba que estaba equivocado vuelve y aunque su padre no había ido en su búsqueda le recibe con los brazos abiertos. Vs. 24 y 32.
  • La idea que recorre las tres historias es la misma. Dios ha enviado a su Hijo para encontrar a todos aquellos que estaban “perdidos” igual que ese hijo. Cuando encontramos a Dios lo encontramos todo.
  • Hace años se hizo famosa una serie de televisión “lost” que trataba sobre un grupo de personas que después de sufrir un accidente luchan por volver a encontrar la vuelta a la civilización. ¿Te has perdido alguna vez? ¿Recuerdas que sentiste? Anécdota en la Pedriza.
  • ¿Qué haces cuando pierdes algo? Yo soy bastante maniático y no paro hasta que no doy con ello aunque sea un simple bolígrafo que suelo llevar en mi bolsa de mano.
  • Cuando encuentras lo que has perdido te llenas de alegría.
  • ¿Has encontrado a Dios o sigues perdido?
  • A veces aun habiendo entregado nuestra vida a Dios hemos perdido algo valioso que nunca deberíamos haber hecho.
  • Dios ha venido para encontrar lo que se había perdido:

a)      Encuentro del hombre con Dios: Salvación.

b)      Encuentro del hombre consigo mismo: Propósito en la vida.

c)       Encuentro del hombre con los demás: Vida en comunidad.

  1. 2.       Desarrollo:

2.1. Encuentro del hombre con Dios.

  • Romanos 5: 12 al 21.
  • Estos versículos expresan toda la profundidad del alcance de la obra de Cristo.
  • El hombre fue creado para vivir cerca de Dios y en comunión con Él.
  • Eso fue roto por el pecado.
  • Dios ha preparado un medio para borrar ese pecado que separa al hombre de Dios y restaurar esa relación que se había “perdido”.
  • Vs. 18. Cristo nos hace “justos” delante de Dios y así restablece nuestra relación con Él.
  • Vs. 21. Gracias a Cristo somos librados de las consecuencias del pecado que es la muerte para disfrutar de la vida eterna.
  • ¿Te has perdido alguna vez? Sabes que cuando alguien se pierde en un bosque lo habitual si no está entrenado es que camine en círculos sin avanzar hacia la salida. Si disponemos de conocimientos o medios (una brújula y un mapa), sabemos en la dirección que debemos caminar. Así está el hombre que no  se ha encontrado con Dios, dando vueltas sin avanzar en ninguna dirección.
  • ¿Estás perdido o te has encontrado con Dios?
  • Si ya te has encontrado con Dios, ¿sigues cuidando esa relación con Él? Romanos 6: 12 al 14. Un poco de levadura “leuda” toda la masa. Anécdota de mojar un algodón en un poco de agua, acaba empapando toda nuestra vida.

2.2. Encuentro del hombre consigo mismo.

  • Cuando nos encontramos con Dios además de restaurar nuestra relación con Él encontramos el verdadero sentido para nuestra vida. Sabemos para qué estamos aquí y hacía donde debemos dirigirnos. Sabemos nuestro valor y nuestros recursos.
  • Romanos 8: 28 al 39. Esta es la descripción de la plenitud de un hombre que se ha encontrado con Dios y entonces consigo mismo.
  • Vs. 28: Todo redunda en nuestro beneficio.
  • Vs. 29: Estamos hechos para ser moldeados conforme a Cristo.
  • Vs. 30: Hemos sido justificados y glorificados. ¿Te sientes como alguien glorificado?
  • Vs. 31. Podemos vivir en plenitud y en confianza porque nadie que venga contra nosotros será nunca mayor que Dios.
  • Vs. 33: Nadie nos puede acusar.
  • Vs. 34: Nadie nos puede condenar.
  • Vs. 37: Somos más que vencedores.
  • Ese es el hombre que se ha encontrado con Dios y ha recuperado su mejor versión.
  • ¿Estás viviendo así o has perdido algo de esto por el camino? Vuelve a Dios para recuperarlo completamente.

2.3. Encuentro del hombre con los demás.

  • Nuestro encuentro con Dios también nos permite restaurar nuestra relación con los demás.
  • Romanos 12: 3 al 5. La iglesia es el modelo establecido por Dios para la restauración de nuestra relación con los demás. Sobre el principio de la humildad (vs. 3) y el compañerismo.
  • Romanos 12: 10. El amor que Dios ha puesto en nuestros corazones debe brotar hacia los demás. Es importante dar honra a los demás.
  • Romanos 12: 18. Debemos  buscar y procurar la paz con toda la gente que nos rodea. Hacer todo lo que esté en nuestra mano y esperar lo demás.
  • ¿Cómo están tus relaciones con los demás?
  • Si hay algo que has perdido en este aspecto, Dios está a nuestro lado para que lo podamos recuperar.
  1. 3.       Conclusión.
  • Al igual que la oveja, la moneda o el hijo pródigo podemos perdernos y alejarnos de Dios.
  • Su deseo es que volvamos a Él o nos encontremos con Él si no lo hemos hecho antes.
  • Nuestro encuentro con Dios, restaura lo que habíamos perdido con Él, con nosotros mismos y también con los demás.
  • Si lo hemos perdido no nos conformemos y vayamos a buscarlo.
  • Oración.

Tags: perdido, salvación, propósito, paz

Publicado por manuelsanchez @ 20:53  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios