Martes, 16 de junio de 2015

“DE LO PEQUEÑO A LO GRANDE”

  1. 1.       Introducción:
  • Marcos 4: 30- 32.
  • En esta parábola, Jesús compara el Reino de Dios a una pequeña semilla de mostaza. Al sembrarla tiene un tamaño muy pequeño pero crecer da da lugar a un árbol de gran tamaño. Tan grande es su tamaño que hasta las aves pueden hacer su nido en ella.
  • Esta parábola aparece también en los evangelios de Mateo y Lucas y en ambos casos acompañada de la semilla de la levadura en la cual se compara el Reino de Dios con la levadura, que con una pequeña cantidad puede hacer su efecto en una gran cantidad de masa.
  • Ambas parábolas tienen el mismo sentido: “de lo pequeño a lo grande”. Jesús nos está enseñando que el Reino de los cielos empieza por algo pequeño pero tiene el poder de transformarse en algo majestuoso y grandioso.
  • Sin entrar en muchos detalles el árbol de la mostaza es un arbusto que crece mucho hasta alcanzar una altura de 3 metros aproximadamente. Y todo esto de una semilla muy pequeña. Es un árbol bastante común en Israel y era una referencia conocida por todos los oyentes.
  • Es un ejemplo tomado del mundo natural pero en otros ámbitos de la vida también vemos como de algo pequeño se puede conseguir algo inmenso:

a)      Rascacielos y grandes construcciones: la muralla china.

b)      Grandes empresas: Microsoft, Apple o Inditex.

c)       Grandes organizaciones: Cruz Roja con Dunant y el comité de los cinco después de lo que vio en la guerra entre Francia y Austria en Italia en 1859.

  • Quizás nosotros podemos pensar de nosotros mismos que somos pequeños a que tenemos cosas pequeñas pero vamos a ver que la forma en que Dios ve las cosas es bastante diferente a la nuestra con mucha frecuencia.
  • ¿Te ves pequeño?
  • Te invito a seguir este recorrido por la palabra y espero que al final puedas entender que tenemos algo grande con una capacidad inmensa de crecimiento.
  1. 2.       Desarrollo:

2.1. La semilla de la fe (salvación y madurez).

  • Efesios 2: 8.
  • Sin duda, el primer significado de la semilla de la parábola es la fe en Jesús. Esta fe nos permite a partir de un simple pensamiento o actitud el corazón entrar en el terreno de lo grandioso.
  • Cuando oímos el evangelio de salvación, reconocemos nuestros pecados y entregamos nuestra vida a Cristo estamos comenzando el camino hacia el crecimiento.
  • El hecho de creer en Cristo nos puede parecer muy sencillo pero es el comienzo, es como coger la semilla y enterrarla en la tierra.
  • Efesios 4: 13
  • Nuestra vida cristiana tiene el principio en la conversión pero ¿cuál es el final?
  • El techo o la meta es ser como Cristo. Él nos ha salvado para cambiar totalmente nuestra vida, llevarnos a renunciar a nuestra vieja naturaleza que nos aparta de Dios y ser renovados (hechos de nuevo) de forma que le obedezcamos.
  • Para ello tenemos unas ayudas inestimables:

a)      El Espíritu Santo: Juan 16: 13.

b)      Su Palabra: 2ª Timoteo 3: 16 y 17.

c)       La iglesia o comunidad de fe: Efesios 4: 11 y 12.

  • Mateo 17: 20
  • Cuando tenemos “fe” podemos ver cosas grandiosas. Esta es la respuesta que Jesús les da a sus discípulos porque no habían podido expulsar un demonio.
  • La fe es creer cuando las circunstancias dicen otra cosa.
  • ¿Has aceptado a Cristo y empezado así a sembrar la semilla?
  • ¿Estás viendo como esa semilla crece con la fe?

2.2. El ejemplo de Abraham.

  • Génesis 12: 1- 9.
  • Abram fue llamado por Dios y dejó su entorno conocido para emprender un viaje hacia lo desconocido esperando algo increíble.
  • Empezó por fe el camino para que la promesa se cumpliese.

2.3. ¿Qué es grande para Dios?

  • Lucas 21: 1- 4.
  • Esta otra enseñanza de Jesús nos coloca en la verdadera dimensión que tienen las cosas para Dios.
  • Aparentemente la ofrenda de la viuda era escasa, unas pocas monedas de poco valor. Aparentemente la ofrenda de muchos otros era más importante, habían echado una gran cantidad.
  • Pero la realidad era que la ofrenda de esa viuda era “mayor” que  la de las otras personas, ¿dónde estaba la diferencia? Ella dio TODO LO QUE TENÍA.
  • Dios no mide las cosas como las mide el hombre. Para Él no importa la belleza, las posesiones, lo bien que hablemos, el número de amigos que tengamos, etc.
  • Esa viuda hubiera pasado desapercibida para muchos pero no lo hizo para Dios.
  • Otros ejemplos de cómo la vara de medir de Dios es diferente.

a)      Mateo 18: 1- 5. El más importante era un niño, jamás pensaría eso el que estaba escuchando a Jesús.

b)      1ª Samuel 16: 6 y 7. Samuel se fijó en las apariencias para ungir al futuro rey pero Dios no se fija en lo mismo.  El escogido por Dios era David, el más pequeño de los hermanos que ni siquiera había sido convocado a la recepción oficial.

c)       Mateo 7: 21- 23. El juicio de Jesús será conforme a la obediencia a Él y no a lo aparentemente realizado.

  • ¿Crees que eres pequeño? A lo mejor eres muy grande.
  • ¿Crees que eres muy grande? ¿Haces la voluntad de Dios o la tuya?
  1. 3.       Conclusión.
  • Como esa semilla de la que hablaba Jesús podemos ser y conseguir cosas grandiosas aunque en apariencia seamos pequeños y con pocos recursos.
  • La fe es lo que produce el efecto multiplicador.
  • Si no has creído todavía, hoy es el día de enterrar esa semilla para ver como tu vida se proyecta hacia lo grandioso.
  • Si has creído tenemos por delante el camino hacia la madurez: ser como Cristo.
  • Que nadie nos engañe para medir la grandeza como los hombres y no como lo hace Dios.
  • Oración.

 


Tags: semilla, pequeño, grande, crecimiento, desarrollo, prodigios

Publicado por manuelsanchez @ 19:42  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios