Domingo, 24 de mayo de 2015

“¿VIVIMOS APASIONADAMENTE NUESTRA FE?”

  1. 1.       Introducción:
  • Apocalipsis 2: 1- 7.
  • Este texto que acabamos de leer se encuentra encuadrado dentro del libro de Apocalipsis en los mensajes a las diferentes iglesias. Algunos creen que se trata de mensaje literales a iglesias reales destacando sus puntos fuertes y débiles y otros creen que se trata de un dibujo de la iglesia en las diferentes épocas históricas, no entraremos a dilucidar esto en esta mañana.
  • La iglesia de Éfeso fue fundada por Pablo durante su segundo viaje misionero tal y como leemos en Hechos 19. Era una ciudad con un puerto muy importante y gran actividad comercial, situada en Asia Menor (actualmente Turquía). Uno de los puntos más importantes de la ciudad era el templo de diosa Diana (Artemisa para los griegos) considerada una de las siete maravillas del mundo antiguo. Fue ahí donde surgió una gran disputa según leemos en Hechos 19 que obligó a Pablo a abandonar la ciudad.
  • Hay varias cosas que a Dios le agrada de la iglesia en Éfeso:

a)      Obras y arduo trabajo: Una iglesia activa, que trabaja duramente.

b)      No soporta el mal: Discernimiento entre lo que agrada a Dios y lo que no.

c)       Ha probado a los apóstoles y desechado a los mentirosos: Gálatas 1: 8. En el versículo 6 habla de cómo han rechazado la doctrina de los Nicolaítas (estructura jerarquizada de la iglesia imitando modelos imperiales o bien una secta gnóstica del primer siglo minimizando el valor moral de la vida cristiana).

d)      Sufrido: Ha aguantado con entereza los períodos de prueba y tribulación

e)      Tenido paciencia: Para recibir el resultado del trabajo

f)       No has desmayado: A pesar de las dificultades ha seguido trabajando.

Esto nos podría parecer el relato de una iglesia bastante idílica, ¿no?

  • Es una forma usada aún hoy en día cuando se quiere decir algo a alguien que debe ser corregido empezar la conversación con algo digno de elogio para luego entrar en el asunto a corregir.
  • Pero hay una cosa que a Dios no le agrada de esa iglesia, vs. 4. Había dejado que su amor por Cristo se enfriase, o dicho de otra forma: habían perdido la pasión.
  • La pasión es una gran motivación en nuestra vida. Cuando lo que hacemos nos apasionada no nos supone esfuerzo, lo hacemos con “alegría” y “entusiasmo” y nada nos parece suficiente para emplearlo en el objeto de nuestra pasión.
  • El enamoramiento es el ejemplo claro de esta pasión, al principio todo el tiempo es poco para pasarlo con la persona de la que estamos enamorados, no nos cansamos de oírle hablar y de hablar a los demás de ella. Pero a veces con el paso del tiempo esa pasión se enfría. Esto nos enseña que la pasión como sentimiento que es, debe ser alimentado porque si no desaparece.
  • El otro día leía un eslogan en una bolsa que contenía una bufanda de un equipo de fútbol: “pasión que mueve”. En realidad para muchas personas el fútbol es su pasión. Toda su vida gira en torno a los partidos de su equipo y a las noticias que genera. Si gana están felices y si pierde la vida es más fea.
  • A otras personas les apasiona su hobby: la pesca, el montañismo, la pintura o la música.
  • ¿Cuál es la pasión de tu vida?
  • ¿Estás apasionado por Cristo?
  1. 2.       Desarrollo:

2.1. ¿Cómo mostramos nuestra pasión por Jesús?

  • Haciendo una analogía muy sencilla podemos descubrir si estamos viviendo nuestra vida cristiana con pasión o con rutina.
  • Cuando estamos apasionados por algo no dejamos de hablar de eso a otros.
  • Cuando estamos apasionados por Cristo no dejamos de evangelizar, aprovechamos cualquier oportunidad para compartir el evangelio con los que nos rodean y participamos con alegría en las actividades de evangelización de la iglesia.
  • Hechos 4: 23- 31. Pedro y Juan habían sido llevados ante el Concilio por predicar a Cristo y les habían “intimidado” para que dejaran de predicar. Cuando vuelven a los hermanos se unen en oración y ¿qué piden? Vs. 29 al 31.
  • Esto es vivir la fe con pasión, tomemos nota cuando hay una actitud así entonces desciende el Espíritu Santo con poder y pueden seguir haciendo esa labor.
  • ¿Hay en nuestra vida la actitud que tuvieron Pedro y Juan? Si es así estamos apasionados, si no la hemos perdido en algún momento.
  • En segundo lugar, mostramos la pasión por algo o alguien porque queremos pasar tiempo con esa persona o disfrutando de esa afición.
  • ¿Cómo “pasamos tiempo” con Cristo? Hablando con Él (oración) y escuchándole (estudiando su Palabra).
  • ¿Se te hace pesado orar y estudiar la Biblia? Entonces con mucha seguridad has perdido la pasión.
  • 1ª Timoteo 2: 8. La oración ha de ser continua, apartando un tiempo especial para ella de forma sistemática. No es un arma que usar si lo que la dirige es la ira o la contienda sino la humildad delante de Dios.
  • 1ª Timoteo 4: 16. Es necesario no sólo conocer sino “persistir” en esa doctrina para no separarnos de ella ni un milímetro.
  • En tercer lugar, mostramos la pasión porque hacemos lo posible por agradar a esa persona.
  • ¿Cómo agradamos a Dios? Viviendo en obediencia y “santidad”. Dios quiere que vivamos una vida alejada del pecado. Una vida que le honra.
  • Romanos 6: 11- 14 y Hebreos 12: 14.
  • ¿Estamos viviendo nuestra fe con pasión?

2.2. ¿Cómo perdemos la pasión?

  • La rutina es el principal enemigo de la pasión. Cuando nuestra vida se convierte en una sucesión de acontecimientos que se repiten día tras día, vamos hacia la pérdida de toda pasión.
  • Apocalipsis 21: 5. Necesitamos pedir a Dios que nos permita ver su renovación continua para no caer en la rutina.
  • 1ª Tesalonicenses 5: 19.
  • La pasión es un fuego, si no hay fuego no hay pasión. Sin el fuego del Espíritu en nuestra vida no tendremos pasión. Y nosotros lo podemos apagar, está en nuestra mano.
  • Para apagar un fuego basta con no alimentarlo ni añadir combustible.

2.3. ¿Cómo recuperamos la pasión?

  • Apocalipsis 2: 5.
  • Podemos recuperar la pasión:

a)      Acordándonos de lo que hacíamos al principio: Hechos 19: 6, 10, 11, 18, 19 y 20.

b)      Arrepentirnos

c)       Recuperar esa actitud

  • Avivando el Espíritu Santo en nuestra vida: 2ª Timoteo 1: 6. Es algo que está en nuestra mano hacer.
  • Busca a Dios para que renueve ese fuego y la pasión vuelva a resurgir en tu corazón.
  1. 3.       Conclusión.
  • Hace dos Martes, el Señor nos habló en profecía en el tiempo de oración y nos decía que debemos recuperar el gozo por su obra. El mensaje era y es que debemos recuperar nuestra pasión por Él.
  • Si no discernimos la palabra y la ponemos por obra nos puede pasar lo mismo que el Espíritu anunciaba a la iglesia de Éfeso, no dejaremos que nuestra vida llegue a eso, ¿verdad?
  • Por el contrario, queremos ser de los que vencen y reciben la recompensa: Apocalipsis 2: 7.
  • Llamamiento y oración.

Tags: pasión, Cristo, evangelizar, orar, estudiar, rutina, avivar

Publicado por manuelsanchez @ 18:16  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios