Domingo, 22 de marzo de 2015

“QUE SE HAGA TU VOLUNTAD”

  1. 1.       Introducción:
  • Lucas 22: 42.
  • Esta oración paradigmática de Jesús tiene lugar momentos antes de ser arrestado. Sabía lo que le iba a suceder en breves instantes. Era algo que le resultaba desagradable, no podía ser placentero ser arrestado y llevado a la muerte.
  • La grandeza de Jesús y su ejemplo que recordamos hoy es la muestra del verdadero camino para nuestra vida.
  • Él aceptó la voluntad del Padre. No me gustaría pasar por esto pero si es necesaria que sea así. No es que Dios fuese caprichoso sino que era necesario para un bien mayor (ese es siempre el propósito de Dios).
  • En este sentido encontramos un claro paralelismo en el servicio a Dios. Muchas veces hacer las cosas que Dios nos manda supone enfrentarnos a nosotros mismos (nuestra comodidad, nuestros miedos y nuestro orgullo) pero es  necesario por un bien mayor.
  • Si algunos misioneros no hubieran venido desde EE.UU. en los años 70 a España mi familia y yo no hubiésemos conocido al Señor. Ellos dejaron su entorno y vinieron a un país desconocido donde muchos pensaban que todavía íbamos en carromatos por calles de arena y aun así estuvieron dispuestos a venir aquí.
  • “No me da la gana, no me apetece.” Son frases que conocemos y reflejan el polo opuesto. Alguien nos indica algo que debemos hacer que choca con nuestros deseos. Nuestros padres, nuestros jefes, nuestros maridos/mujeres, etc.

En realidad decimos: “ya voy” y luego nunca vamos.

  • Anécdota de Jackie Pullinger: Una vivaz joven inglesa fue llamada a ser misionera. Ella le había entregado el corazón totalmente al Señor - ¡y ella estaba llena de ambición por Jesús! Ella dirigía un pequeño grupo de oración y trabajaba con los desamparados. Y como la mayoría de las muchachas de su edad, ella esperaba encontrar un joven espiritual para casarse – alguien quien compartiría con ella su carga por los perdidos. Ella testificaba a amistades y a Cristo que estaba preparada para “hacer la perfecta voluntad de Dios, ¡sin importar el precio!

Llego el día cuando ese deseo fue probado. Ella solo era una jovencita -   ¡y el Espíritu Santo le dijo que tomara un barco y se fuera al Oriente!

Cayo de rodillas: “¿Señor, y que acerca del esposo – una cobertura espiritual para mi ministerio? ¿Y qué me dices de todos los impíos en Inglaterra que te necesitan? ¿Y todas mis amistades y nuestras maravillosas reuniones de oración? ¿Estoy supuesta a tomar la maleta e irme – sin conocer a nadie, ni siquiera el idioma?”

Ella estaba enfrentando la voluntad de Dios – lo desconocido. Pero ella sabía que el Espíritu había hablado, y su voluntad fue claramente revelada: “Ve – ¡y yo iré contigo!”

¡Ella tuvo su experiencia Getsemaní! Y antes de levantarse de la oración ella murió – a toda su ambición, su iglesia y amistades, a toda comodidad y voluntad propia. ¡Gozo lleno su corazón!

Subió al barco y les dio un beso de despedida a sus amistades. Ella cruzó la raya: ¡La voluntad de Dios a cualquier precio! Cuando el barco llegó a Hong Kong, Dios le dijo que se bajara – y ella lo hizo, sin conocer a un alma.

Eso sucedió en los años 70, hoy Jackie Pullinger es la madre espiritual de literalmente cientos de drogadictos y personas atribuladas en los barrios pobres de Hong Kong. Ella está casada con Jesús y es una verdadera hija de Sión. Ella conoce el éxtasis de estar en la perfecta voluntad del Padre - ¡un éxtasis que nunca la dejo desde que se montó en el barco!”

  • No debemos engañarnos, el conflicto entre nuestros deseos y la voluntad de Dios llegará algún día y cuando nos encontremos en nuestro Getsemaní particular, ¿Qué vas a hacer?: Obedecer o huir.
  1. 2.       Desarrollo:

2.1. Tu voluntad (la de Dios).

  • Efesios 5: 1- 20, especialmente vs. 1 y 17.
  • El principio de este capítulo es recordarnos el máximo ejemplo de vida que tenemos, Cristo. Estamos llamados a imitarle, esa es la “voluntad” de Dios para nuestra vida.
  • ¿Cómo describirías a Cristo en términos de hoy? Como un político de éxito, un escritor, un gran profesional, un líder respetado, un buen y ejemplar padre de familia,  un buen gestor…
  • Vs. 2: El eje fundamental de su vida fue el amor. ¿cuál es el eje fundamental de la nuestra? ¿pensamos en los demás o en nosotros mismos?
  • Vs. 17: Dios quiere que sepamos de forma cierta cómo debemos vivir porque sólo así aprovecharemos el tiempo como debemos. Esto es válido sea cual sea nuestra edad.
  • Vs. 15: Su voluntad es que vigilemos nuestra vida para ser dirigidos por su Espíritu y no descubrirnos desagradando a Dios.
  • Jesús tenía claro cuál era su propósito en la vida, cumplir los designios del Padre:

a)      Juan 5: 30

b)      Juan 4: 34

c)       Juan 6: 38

  • ¿Hay esa claridad en nuestra vida? Si no estamos andando como dando vueltas en vez de dirigirnos hacia adelante.

2.2. Mi voluntad.

  • Lucas 22: 39- 46.
  • Si leemos de nuevo descubrimos que la voluntad de Jesús como hombre que fue era evitarse el sufrimiento. Reconoció que había esa disparidad de deseos.
  • Dios quiere que “aceptemos” su voluntad y no simplemente que nos “sometamos”. Puede parecer lo mismo pero hay una gran diferencia.
  • Aceptarla supone que pasa a ser nuestra voluntad también, mientras que someterse supone asumirlo porque estoy obligado.
  • Lo primero genera gozo con el tiempo y lo segundo sólo resentimiento y dolor.
  • Cuando damos ese paso ante Dios, vienen las fuerzas que necesitamos de Él (vs. 43).
  • Juan 3: 30.
  • Estas palabras nos enseñan claramente este principio.
  • Hechos 9: 10- 19.
  • Dios habla a Ananías y le dice que vaya a ver a Pablo.
  • Era un enemigo público de la iglesia, Ananías tenía razones para no querer ir. Estaba exponiendo su vida al peligro, pero ¿Qué voluntad prevaleció? ¿La suya o la de Dios?
  • Por su obediencia Saulo recibió la vista y al Espíritu Santo.
  • ¿Seremos como Ananías? ¿Dónde te está diciendo Dios que vayas y no quieres ir?
  • Dios cumple su voluntad cuando personas como tú obedecen.

2.3. Nuestra voluntad.

  • Romanos 12: 1- 21, especialmente vs. 16.
  • El propósito de Dios para nosotros no tiene un carácter solamente individual sino también colectivo, quiere que seamos un cuerpo: vs. 5.
  • Vs. 10: El amor, otra vez aparece como modelo. Buscar el bien de los demás y no quedarme yo a gusto únicamente.
  • Vs. 16: Dios quiere que tengamos un solo ánimo (un solo sentir, caminando en la misma dirección).
  • Tenemos las instrucciones de Dios cuando hay un conflicto:

a)      Vs. 17: No pagar con la misma moneda

b)      Vs. 19: No vengarnos

c)       Vs. 21: Vencer el mal (egoísmo) con amor (el bien)

  • Romanos 15: 1- 6.
  • Vs. 1: La voluntad de Dios para nuestra relación con los demás es que no me agrade a mí mismo sino que soporte al que es más débil que yo. ¿Estás dispuesto a soportar al más débil? Anécdota de las banderas en los campamentos internacionales de RR.
  • Vs. 3: Ese fue el modelo de Cristo.
  • Vs. 4: Es algo que requiere paciencia y consolación.
  • Vs. 6: La voluntad de Dios para nosotros es que haya unidad para que así podamos rendir el culto que Dios quiere.
  1. 3.       Conclusión.
  • ¿Sabes cuál es la voluntad de Dios para tu vida?
  • ¿Sabes cuál es la voluntad de Dios para esta congregación y para nuestro entorno?
  • ¿Esa voluntad es la misma que la tuya?, ¿Qué vamos a hacer entonces?, ¿seremos como Cristo?
  • Cuando llegue el momento de estar en nuestro Getsemaní y nuestra voluntad difiera de la de Dios, aceptemos la suya y caminemos en obediencia.

Oración.


Tags: voluntad, aceptar, obedecer, unánimes, getsemaní

Publicado por manuelsanchez @ 20:54  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios