Domingo, 01 de febrero de 2015

“CON GENEROSIDAD”

  1. 1.       Introducción:
  • Lucas 21: 1- 4; Marcos 12: 41- 44.
  • Jesús observó con detenimiento una escena en el templo y aprovechó la ocasión para transmitir una gran enseñanza a sus discípulos.
  • Los ricos, con gran pompa no podemos imaginar se acercaban al arca de la ofrenda a depositar su ofrenda cuantiosa de tal forma que todo el mundo viese lo generosos y buenos judíos que eran.
  • Por otro lado una viuda (sin ningún recurso en aquella época) también se acercó a echar su ofrenda pero el importe de la misma era mucho menor.  Lo que echó en la ofrenda era la 1/64 parte de un denario (0,5 Euros).
  • En esta época sin duda se mantenía la tradición que podemos leer en 2ª Reyes 12: 9. Un cajón donde se echaban las ofrendas.
  • El importe de la ofrenda era menor pero el valor de la misma para Dios era mucho mayor, la razón es que unos daban lo que sobraba y ella dio todo lo que tenía.
  • ¿Quiere Dios que demos? ¿Quiere Dios que demos dinero? ¿Qué otras cosas quiere Dios que le demos?
  • ¿Qué le damos? Somos como los ricos o como la viuda.
  • Creo que esta es la primera ocasión en todas las veces  que he compartido la palabra que hablaré del dinero. Hay muchas razones para no hacerlo por la interpretación errónea que muchos hacen de ello pero no podemos obviar lo que la palabra nos enseña.
  • Uno de los más grandes benefactores de nuestro tiempo son Bill y Melinda Gates, a través de su fundación donan miles de millones de dólares para ayudar a los más necesitados (han invertido ya 40000 millones de dólares). A través de algunos proyectos financiados por él están consiguiéndose grandes avances en la lucha contra la malaria (según sus datos han prevenido más de 600 millones de infecciones y salvado la vida a 4 millones de personas).
  • Nosotros no tenemos sus recursos y probablemente nunca los lleguemos a tener pero la palabra nos enseña: 2ª Corintios 8: 12. Debemos dar conforme a lo que tenemos y no a lo que nos gustaría tener u ojalá tuviésemos.
  • El diezmo fue instituido por Dios desde el AT y seguido por la iglesia del NT: Levítico 27: 30, 32.
  • Dios quiere que le entreguemos ese dinero como parte de nuestro servicio.
  1. 2.       Desarrollo:

2.1. Generosos con nuestros bienes.

  • 2ª Corintios 8: 1- 15.
  • Vs. 1y 2: Pablo como ejemplo, para picar un poco a los Corintios a los de la iglesia de Macedonia de cómo en medio de situaciones difíciles fueron generosos con la ofrenda. 
  • Corinto está en la península de Acaya y había una rivalidad cultural entre ellos y los macedonios (Filipos, Tesalónica y Berea).
  • La situación de las iglesias en Macedonia era de gran dificultad por la persecución que estaban sufriendo y eso les había llevado a una situación de extrema pobreza.
  • Vs. 3 al 6: Había en ellos una actitud de extrema generosidad, siendo para ellos un placer participar en la ofrenda. Haciéndolo más allá de sus propias posibilidades y superando las expectativas de Pablo y sus compañeros. Ejemplo de la actitud de entrega y generosidad del coro AAME con el proyecto de India.
  • Vs. 7: Exhortación a la generosidad con un tono un poco irónico pero sin duda resaltando la importancia de cultivar esta actitud.
  • La ofrenda de la que estaban hablando era la ayuda para la iglesia de Jerusalén que estaba pasando por momentos de escasez. Se cree que fue una gran hambre que vino por toda la tierra en la época de Claudio aproximadamente en el año 46 d.C. Fueron años consecutivos de malas cosechas que provocaron una gran hambruna.
  • Vs. 8: La generosidad es una prueba de nuestro amor a Dios y a los demás.
  • Vs. 9: El mayor ejemplo de generosidad fue el de Cristo, entregándose a sí mismo por nosotros.
  • Vs. 10: Pablo les da un consejo, cumplir aquello que habían anticipado.
  • Vs. 11: Es necesario cumplir los compromisos pero además siempre debe ir acompañado de alegría y no hacerlo por obligación o pesadumbre.
  • Vs. 12: Dios sabe lo que podemos dar y como veíamos al principio a Él no le importa la cuantía.
  • 2ª Corintios 9: 6- 15.
  • Vs. 6: Recibiremos conforme a lo que hayamos dado.
  • Vs. 7: La actitud cuenta tanto o más que el importe.
  • Vs. 8: Tiene un efecto retroactivo para nuestra vida. No porque haya una ley de reciprocidad sino porque la obediencia a Dios nos santifica.
  • Vs. 12: El resultado de nuestra ofrenda es que otros agradezcan a Dios por ello.
  • Vs. 15: Es un regalo de Dios poder ser generosos.
  • ¿Seguiremos estas indicaciones?

2.2. Generosos con nuestra ayuda.

  • Gálatas 6: 1- 10.
  • La generosidad que Dios quiere implica también nuestra actitud de ayuda a los demás.
  • Vs. 1: La primera ayuda que debemos mostrar es ayudar al que ha pecado, pero no con orgullo sino con humildad y no con juicio sino con amor.
  • Vs. 2: Compartir las cargas es una gran muestra de generosidad.
  • Vs. 3 al 5: Aunque pueda parecer contradictorio en un primer momento nos está diciendo que no juzguemos a los demás desde una posición de superioridad sino de comprensión, que no haya exaltación en nosotros y nos creamos mayores que el resto. Una actitud de humildad y comprensión es la mejor ayuda que podemos mostrar en ocasiones.
  • Anécdota: Hay un proverbio que dice “al cuello lo dobla la espalda pero a un corazón sólo puede doblarlo otro corazón.”
  • Vs. 9: Hacer el bien puede provocar cansancio en nosotros porque muchas veces no somos pagados con la misma moneda, por eso nos exhorta a seguir haciéndolo y a no darnos por vencidos en esta labor.
  • Vs. 10: Es un mandamiento bíblico prestar ayuda a los que la necesitan.
  • Pero también tenemos la otra opción: desentendernos. Esto no es lo que agrada a Dios. Deuteronomio 22: 1- 4.
  • Anécdota de los tres monos: el que se tapa los ojos, el que se tapa los oídos y el que se tapa la boca.
  • ¿Conoces a alguien en la iglesia que necesita tu ayuda? ¿Se las vas a dar?
  • Por supuesto esto también implica a los que nos rodean.
  1. 3.       Conclusión.
  • Esta Palabra no viene motivada por una situación o necesidad especial sino como algo que Dios ha puesto en mi corazón para recordarnos y estimularnos a la generosidad.
  • Creo sinceramente que somos una iglesia generosa, empleamos una gran parte de nuestros ingresos en ayuda a los demás y en misiones: terremoto en Haití, tifón en Filipinas, ayuda a Sierra Leona. Debemos seguir así y aun creciendo en este sentido.
  • Informe de la ayuda a Sierra Leona.
  • Seamos generosos como muestra de agradecimiento a Dios porque nuestra ayuda puede ser de bendición a mucha gente.
  • Oración.

Tags: generosidad, alegría, ofrenda, diezmo, ayuda

Publicado por manuelsanchez @ 18:52  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios