Martes, 02 de diciembre de 2014

OVEJAS MIAS

 

Ezequiel 34:31

 

“Y vosotras, ovejas  mías, ovejas de mi pasto, hombres sois, y yo vuestro Dios, dice Jehová el Señor.”

 

Contexto del capitulo 34

 

Habla en contra de los malos pastores o lideres de Israel

No solo no han guiado a las ovejas si no que se han aprovechado de ellas.

Hay varias profecías la mayoría, ya cumplidas.

 

34: 6     “y en toda la faz de la tierra fueron esparcidas mis ovejas”

34:13   “Y yo las sacare de los pueblos y las juntare de las tierras; las traeré a su propia        tierra, y las apacentare en los montes de Israel.  (Ocurrió en1948)

34:23  “Y levantaré sobre ellas un pastor, y él las apacentará; a mi siervo David, él las apacentará, y él les será por pastor

34: 25 “Y estableceré con ellos pacto de paz

 

El ver. 23. El pastor que está claro que no es David, ya que este había muerto unos siglos antes.

 

Jesús cuando vino confirmo esta profecía cuando dijo: “Yo soy el buen pastor.

 

A lo largo de todala BibliaDiosha usado la alegoría de las ovejas. Tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento.

Jesús usó muchas cosas comunes para enseñarnos verdades profundas.

Yo soy la puerta.  El camino. La vid. El reino de los cielos es semejante a una perla de gran precio

 

¿Por qué usa tanto a las ovejas, para hablarnos a nosotros?

 

Son dóciles, mansas, pero hay una cosa que es imprescindible: necesitan un pastor.

Los pastores son importantísimos.

Tengo una amiga que sus padres tenían cientos de ovejas, y lo peor que les podía pasar era quedarse sin pastor.

Las ovejas dependen totalmente de su pastor para su existencia;  por eso. “Jesús al ver a las multitudes tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor” Mat. 9:36

 

Los seres humanos siempre hemos estado buscando un líder, alguien a quien seguir, bien sea un político, un actor, un cantante un líder religioso, necesitamos a alguien que nos marque un camino, alguien en quien confiar, alguien que de sentido a nuestra vida.

 

Pero como hemos visto en el capitulo 34: hay buenos y malos pastores.

 

Volvamos al versículo 31. Es un versículo que está tan claro pero quizás por ser tan obvio, lo podemos pasar de largo.

 

Habla de: MIS ovejas, MI pasto, Y YO vuestro Dios

 

 SUS ovejas.

No es lo mismo ser el dueño del rebaño que ser asalariado.

Juan 10:11-13

“Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.

Mas el asalariado, y que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa.

Así que el asalariado huye, porque es asalariado, y no le importan las ovejas.”

 

Nosotros somos su posesión, somos suyas,  nos ha comprado a un alto precio y el es nuestro Dios, como dice el versículo 31, sus ovejas

 

Necesitamos un buen Pastor, y su nombre es  JESUS

 

Y este Buen Pastor aquí está hablando a SUS ovejas y

es EL, el que nos lleva a SUS pastos

Hay muchos prados para pastar, pero no todos son buenos, algunos tiene hiervas venenosas que pueden producir la muerte aunque tiene buena apariencia.

En cambio SUS pastos producen vida: “¿A quien iremos? Solo tu tienes palabras de vida”

Salmo 119: 103    “Cuan dulces son a mi paladar tus palabras! Mas que la miel a mi boca”

 Eze.3:3 “Y me dijo: Hijo de hombre, alimenta tu vientre, y llena tus entrañas de este rollo que yo te doy. Y lo comí,  y fue a mi boca dulce como la miel.”

 

Es el único que sacia nuestra alma.

 

EL nos lleva a lugares donde hay aguas limpias y abundantes, aguas que quitan la sed.

Jesús le dijo a la mujer samaritana: El que beba del agua que yo le daré nunca más tendrá sed.

Juan 7:38 “El que cree en mi, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva”

 

Además en SUS pastos se puede encontrar, reposo y descanso, en esas horas del día de agobiante calor, cuando nos sentimos que nos fallan las fuerzas y que ya no podemos mas El dice:

Venid a mi todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os hare descansar“Mat.11:28

 

En el camino hacia los buenos pastos siempre hay peligros.

El pastor tiene que proteger a las ovejas de animales salvajes

 “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león anda alrededor buscando a quien devorar” 1ªPedro 5:8

 

Hay malos pastores que cuando ven un peligro salen corriendo y abandonan al rebaño a su suerte

Pero nuestro buen Pastor en cambio da su vida por las ovejas.

 

Todo esto los experimentó David muchos siglos atrás, cuando escribió el Salmo 23.

El sabía lo que era sentirse pastoreado por Jesús cuando dijo:

 

El Señor es mi pastor, nada me faltará, en lugares de delicados pastos me hará descansar, junto a corrientes de agua me pastoreara, confortará mi alma.

 

Pero que se espera el pastor de sus ovejas:

1º Que conozcan su voz

Juan 10:14 “Y conozco a mis ovejas, y las mías me conocen”

 

Las ovejas aunque se crucen con otras ovejas y con otros pastores, no se confunden

de rebaño, conocen muy bien a su pastor porque le oyen todos los días, y es curioso los pastores saben distinguir también a una oveja de otra, aunque parecen todas iguales.

 

Solo podremos reconocer la voz de nuestro pastor, cuando nos hemos acostumbrado a ella y esto requiere pasar tiempo con EL

 

 2º Sean productivas

Las ovejas dan leche, lana, piel y carne

Al final son sacrificadas

Que dicela Bibliaacerca nosotros.

Rom. 8:36 “por causa de ti somos muertos todo el tiempo; Somos contados como ovejas de matadero.”

Jesús dijo: “Si alguno quiere venir en pos de mi, niéguese así mismo, y tome su cruz, y sígame”. Mar. 8:34

 

Tomar la cruz no significa aguatar una mala racha. Sufrir una enfermedad o tener que ocuparse de cuidar a alguien.

Cuantas veces no hemos oído decir: “Que le vamos a hacer, esta es la cruz que me ha tocado.”

En tiempos del imperio romano, cuando alguien pasaba por la calle llevando una cruz, todo el mundo sabía lo que le esperaba: la muerte.

La cruz es igual a muerte.

Pablo lo entendió perfectamente cuando dijo: “Con Cristo estoy juntamente crucificado y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mi.”

 

Solo cuando morimos a nosotros mismos podemos ser de provecho a otros

Podemos compartir con efectividad lo que hemos recibido.

Lo que damos es lo que hemos recibido

 

Antes de terminar, quiero contar una historia que leí, hace poco.

“Un hombre andaba por el desierto muerto de sed.  Accidentalmente encontró una vieja choza que apenas se sostenía en pie. Fue allí en busca de sombra, donde refugiarse del calor. Con su mirada descubrió una vieja bomba de agua a unos pocos metros de distancia. Corrió hacia ella y comenzó a darle arriba y abajo, pero lo único que salía era mucho ruido.

Desilusionado volvió y se sentó, a su lado noto que había una vasija. Le quito la arena de encima la limpio y leyó un mensaje que decía” Amigo tienes que cebar la bomba con toda el agua de la vasija. PD asegúrate de llenarla nuevamente antes de irte”

Quito el tapón, y vio que efectivamente estaba llena de agua. Ahora tenia que tomar una decisión. Si bebía el agua viviría, pero si la echaba en la vieja bomba quizás tendría agua fresca y abundante.

¿Qué hacer? No hacer caso de la nota y beber el agua o desperdiciarla echándola toda en esa vieja bomba.

De mala gana echo el agua en la bomba, tomo la llave empujo hacia arriba y hacia abajo pero no salía nada, siguió insistiendo y comenzaron a salir una gotas,  después un pequeño hilillo, poco después un gran chorro de agua, abundante y fresca.

Lleno la vasija y la bebió, volvió a llenarla y se la bebió Después la volvió a llenar para el próximo viajero, le puso el tapón y agrego esta nota: “Créeme que funciona. Lo tienes que dar todo, antes de obtener algo a cambio.”

 

Solo en la medida que estamos dispuestos a dar es que vamos a recibir.

 

Nuestro Pastor lo ha dado todo y espera todo de nosotros, y es en la medida que le damos todo, es que podemos ser productivos para los demás.


Tags: ovejas, pastor, cuidado, voz, productivo

Publicado por manuelsanchez @ 19:52  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios