Domingo, 12 de octubre de 2014

“ENCONTRANDO EL REPOSO DE DIOS”

  1. 1.       Introducción:
  • Salmo 23: 1 y 2.
  • El versículo 2 es sin duda uno de los versículos más recordados y citados  de la Escritura. ¿Quién no se apunta a un descanso en pastos delicados y a un reposo junto a unas aguas tranquilas?
  • Vivimos unos tiempos de gran agitación y estamos inmersos en un estilo de vida a gran velocidad: siempre deprisa y siempre tarde.
  • Uno de los principales problemas de salud pública en los países occidentales es la ansiedad. Han crecido de forma exponencial las visitas a los profesionales de la sanidad para tratar estos asuntos y no sólo en adultos sino también en niños. La causa principal es que nuestro estilo de vida y valores primordiales no son los diseñados por Dios y estás son las consecuencias de vivir así y entonces…. ¿Existen aguas de reposo hoy?
  • Todos necesitamos encontrar un lugar de descanso, de reposo, donde reponer fuerzas para continuar con la vida.
  • Al cuerpo le podemos dar descanso: durmiendo adecuadamente, con un tiempo de relax, haciendo una escapada pero eso sólo nos supone un descanso parcial, ¿dónde está el reposo para nuestro alma?
  • San Agustín dijo: “   “Nos hiciste, Señor, para Ti e inquieto estará nuestro corazón hasta que descanse en Ti”.
  • Apocalipsis 7: 17. Este es el verdadero y gran reposo que encontraremos si perseveramos hasta el final. Pero Dios también tiene para nosotros un reposo aquí.
  • Encontramos el reposo en Cristo cuando descubrimos y nos entregamos a nuestro gran pastor: Salmos 23: 1.
  • Descubrimos el reposo de Dios:

a)      Respetando el reposo físico

b)      En oración

c)       En confianza

  1. 2.       Desarrollo:

2.1.  Respetando el reposo físico.

  • Génesis 2: 2, 3.
  • A veces menospreciamos la importancia de esta enseñanza bíblica.
  • Tenemos el ejemplo que Dios nos dio después de la creación y una vez finalizada su obra descansó, reposo del trabajo hecho. Pero es que nosotros no hemos acabado todavía, entonces… ¿No descansaremos?
  • Los médicos han descubierto que algunas enfermedades se originan por la falta de descanso y concretamente la falta de sueño. Tenemos un ritmo vital (los ciclos circadianos) y eso nos dice que nos movemos en períodos de un día con su tiempo de actividad y tiempo de descanso. Si no lo respetamos a la larga nos ocasionaremos un problema de salud.
  • Éxodo 20: 10- 11. El descanso es uno de los mandamientos dados por Dios a su pueblo. El propósito es doble: rendir culto a Dios y descansar.
  • ¿Tenemos nosotros hoy un día de descanso?
  • ¿Está acaso abolido este mandamiento?
  • Dios enseñó a su pueblo la costumbre del jubileo (porque la tierra necesita reposar también) y cuando no respetamos estos principios de la sabiduría de Dios muchas cosas se tambalean en nuestra vida (Levítico 25).
  • ¿Tomamos el tiempo de reposo adecuado?
  • Anécdota del libro de Bill Hybels sobre Proverbios y la pereza selectiva (relativa a cuidar nuestro físico), no descuidemos esta área de nuestra vida.

2.2. Al reposo espiritual en oración.

  • Lucas 22: 39- 46.
  • Quizás a primera vista nunca asociaríamos este texto con el reposo espiritual pero esa es la situación más angustiosa que nadie ha vivido jamás.
  • Jesús se enfrentaba al momento culminante de su ministerio terrenal y veía venir sobre Él la tremenda carga de todo el pecado de la humanidad, ¿es esta o no una situación de tensión y angustia en grado superlativo?
  • Y entonces, ¿qué hizo Jesús? Orar.
  • Vs. 40: La oración nos ayuda a resistir la tentación. Esta nos lleva a la desobediencia a Dios y entonces no encontramos paz nunca.
  • Vs. 42: En oración nos sometemos a la voluntad de Dios. Esto trae paz (reposo) a nuestra vida.
  • Vs. 43: En oración recibimos nuevas fuerzas de una forma sobrenatural.
  • Vs. 44: Y si crece la angustia que crezca entonces el vigor en la oración.
  • Vs. 45: Y después se continúa con la labor. El reposo espiritual está en Cristo cuando obedecemos a Dios.
  • Lo contario a esto lo vemos en la historia de Jonás. La huida de Dios y su propósito le ocasionó gran “intranquilidad” hasta que corrigió su decisión por la obediencia.
  • Lucas 10: 38- 42. En este ejemplo tenemos las dos reacciones frente a la actividad diaria, una estresada y otra escuchando a Dios. Es verdad que hay que hacer cosas pero sólo en Dios encontramos el reposo que necesitamos.
  • Hebreos 4: 16. Cuando nos acercamos a Dios encontramos la gracia en el momento oportuno.
  • Ejemplo de Rodrigo y Eli y cómo a través de la oración, suya y de los hermanos han encontrado la paz en los momentos de dificultad.

2.3. Al reposo espiritual en confianza.

  • Lucas 8: 22- 25.
  • ¿Podemos encontrar reposo en medio de la tempestad? Si, cuando creemos y confiamos en Dios (vs. 25). En otro texto paralelo se nos dice que Jesús estaba durmiendo (descansando) tranquilamente en medio de la tormenta.
  • Salmo 23: 4. La presencia de Dios nos alienta aún en las circunstancias más adversas.
  • Mateo 11: 25- 30. Por supuesto no podía faltar este texto en esta reflexión. En el vs. 27 vemos que la clave de todo está en encontrarnos con Cristo, ¿lo hemos hecho?
  • Vs. 28: Cristo ha conseguido ya el descanso que nosotros necesitamos.
  • Vs. 29: En obediencia y humildad encontramos el reposo de Dios.
  • Vs. 30: Lo que Dios quiere que llevemos no es pesado sino ligero.
  • 1ª Pedro 5: 7. La ansiedad para Dios y para nosotros el descanso.
  • Anécdota de mi propia vida, no podía descansar hasta tener todo terminado. Con el tiempo y la ayuda de Dios he aprendido a hacerlo hasta cuando hay mucho trabajo pendiente.
  1. 3.       Conclusión.
  • Dios ha ganado a través de Cristo el reposo para nuestra alma. Él ha cargado con nuestra ansiedad para que nosotros estemos tranquilos.
  • Disfrutemos del reposo en Dios: descansando en lo físico, en oración y en confianza.
  • Llamamiento y oración.

Tags: reposo, descanso, paz, oración, confianza

Publicado por manuelsanchez @ 19:33  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios