Domingo, 21 de septiembre de 2014

“NUESTRO TESORO”

  1. 1.       Introducción:
  • Mateo 13: 44.
  • Este texto esta englobado en las parábolas del reino que forman un grupo importante en el evangelio de Mateo.
  • Estas parábolas tienen como propósito a través de imágenes de la vida cotidiana explicar la realidad del reino de Dios. Su mensaje es claro: el reino de Dios no era lo que los judíos esperaban (un rey terrenal que les trajese riquezas y les librase del opresor) sino un reino de otro ámbito (espiritual): Juan 18: 36.
  • Oyendo estas palabras parece mentira que mucha gente hoy en día siga esperando ver a Dios en lo material.
  • El hombre de la parábola descubre un tesoro y lo que hace es comprar rápidamente el terreno en que está para poder apropiárselo. Como toda historia no representa fielmente la realidad pero si es muy acertado:

a)      Es un tesoro por descubrir: al alcance del que lo busca.

b)      Valor incalculable.

c)       El hombre renuncia a todo lo que tiene por ese tesoro: lo hace con alegría.

  • Desde el principio tenemos claro cuál es el único requisito para obtener ese tesoro: la renuncia. Lucas 12: 33 y 34.
  • Lucas 9: 62. Dejar todo lo demás, con alegría para disfrutar de este gran tesoro. ¿Cuántas veces volvemos la vista atrás queriendo recuperar algo ya dejado?
  • El concepto de tesoro lo entendemos fácilmente, desde pequeños hemos oído el relato del cuento de Ali Babá y los 40 ladrones y a veces esperamos encontrarnos algo así todavía.
  • El amor al dinero sigue moviendo el mundo y lo vemos en como prosperan las estafas de tipo piramidal: reportaje de la sexta.
  • La gente sigue jugando en masa a la lotería para obtener algo parecido a un tesoro que solucione repentinamente todos los problemas, la alternativa bíblica es el trabajo y confiar en Dios.
  • Míticos son los tesoros de la antigüedad, aunque más legendarios que otra cosa y todavía siguen dando para hacer alguna película: tumbas de  Gengis Khan, las minas del rey Salomón, la Atlántida o El Dorado.
  • El tesoro de la salvación: nos hace dichosos, es inagotable y estamos llamados a compartirlo.
  1. 2.       Desarrollo:

2.1.  Somos dichosos.

  • 2ª Corintios 4: 6- 18.
  • Vs. 6: la luz que brilla es nuestro corazones es Cristo que nos ha dado a conocer la salvación. Ya no somos culpables de nuestros pecados sino que hemos sido limpiados por su sangre y ahora somos limpios.
  • Vs. 7: Este es el gran tesoro, la salvación. El regalo más increíble jamás imaginado regalado por Dios a la humanidad. Lo increíble es que este gran tesoro permanece ignorado por mucha gente. Al descubrirlo somos dichosos.
  • Pero este gran tesoro habita en “vasijas de barro”. Esta comparación expresa con gran claridad nuestra condición con respecto a Dios. Él es grandioso y comparado a un precioso tesoro y nosotros vasijas de barro (frágiles y de poco valor). Pero curiosamente es ahí donde Dios ha decido depositar su tesoro.
  • Juan 1: 12. Nos ha hecho sus hijos, sus criaturas predilectas, objeto de su cuidado y de su amor.
  • Tito 3: 7. Además nos ha dado su herencia más preciada: la vida eterna.
  • Vs. 17: Ser depositarios de este tesoro no nos libra de pruebas y tribulaciones. Estos son ligeros y efímeros comparados a la magnitud de la vida eterna.
  • Vs. 18: Nuestro tesoro lleva el sello de la eternidad, no perece ni cambia.
  • ¿No somos dichosos?, ¿nos sentimos dichosos?

2.2. Tesoro inagotable.

  • Juan 4: 13 y 14; 7: 38.
  • Todos los tesoros de este mundo tienen fecha de caducidad. Están sometidos a la corrupción (temporal) y al desgaste que supone la avaricia y el egoísmo (nuestro y de los demás).
  • Pero la grandeza del tesoro de Cristo es que es inagotable: cuanto más lo descubrimos más tenemos. Crece a medida que crecemos.
  • El nacimiento de un río es una imagen muy bella e increíble. Con un pequeño charco o hilo de agua que es continuo se forma un volumen cada vez más grande hasta dar lugar a un río caudaloso.
  • Así es el Espíritu Santo en nosotros. Empieza cuando entregamos nuestra vida a Cristo y poco a poco vemos como nuestra vida cambia. Con el paso del tiempo y la obediencia a su palabra ese pequeño manantial se convierte en un gran río.
  • Hasta el río más caudaloso ve disminuido su caudal cuando hay sequía o su curso se ve alterado por el hombre, pero este río es inagotable porque su origen es Dios mismo.

2.3. Tesoro para compartir.

  • Lucas 9: 1- 6.
  • Hay una característica del inicio de la historia que no es literal. El hombre que encontró el tesoro fue corriendo a comprar el terreno para que nadie se lo quitase pero el reino de Dios no es así.
  • Fue creado en un acto de compartir y este tesoro debe serlo.
  • En el texto de Lucas Jesús se lo encomienda a sus discípulos y curiosamente les deja claro que no tienen nada que ver con lo material porque les dice que no lleven nada durante el camino.
  • Para compartirlo con los demás NO NECESITAMOS NADA. Sólo abrir lo que hay en nuestro corazón.
  • No seamos egoístas con este gran descubrimiento que hemos hecho.
  1. 3.       Conclusión.
  • La salvación, la vida eterna y la plenitud de Dios en nuestras vidas es el mayor tesoro que existe, por lo tanto, somos dichosos.
  • Ese tesoro no se agota como lo material sino que se renueva continuamente por la intervención del Espíritu Santo en nuestras vidas.
  • No es para uso y disfrute únicamente privado sino para compartirlo con todo el mundo.
  • Demos gracias a Dios por ese gran tesoro y seamos buenos administradores del mismo.
  • Oración.

Tags: tesoro, salvación, gracia, renuncia, inagotable, compartir

Publicado por manuelsanchez @ 21:37  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios