Lunes, 18 de agosto de 2014

“BUSCANDO LA SOLUCION EN EL LUGAR CORRECTO”

  1. 1.       Introducción:
  • Mateo 9: 9- 13.
  • En especial el vs. 13 es una declaración de Jesús con un gran significado. Él había venido a sanar a los enfermos (pecadores)  y no a los justos (sanos).
  • En este contexto Jesús había llamado para ser uno de sus discípulos a Mateo, que era recaudador de impuestos. Como recogían los tributos del pueblo y se los daban a Roma eran muy mal vistos por el pueblo, además solían quedarse de forma ilegal con una parte de lo recaudado para ellos.
  • A alguien así fue Jesús a llamar.
  • Cuando se reúne con Mateo en su casa vienen muchos como él y los fariseos al verle le critican, ¿cómo se puede juntar Jesús con esa chusma?
  • Jesús no juzgó a nadie por su apariencia ni por su vida anterior, sino por su deseo de acercarse a Él y rectificar su vida (“vete y no peques más”, le dijo a la mujer adúltera).
  • ¿Nos acercamos nosotros a los que rechazan los demás?
  • En el vs. 13 Jesús no estaba hablando de que hubiese justos que no le necesitaban sino que se creían justos (Romanos 3: 10).
  • Dios estaba y está buscando a los enfermos que se quieren acercar a Él para recibir la sanidad completa y estamos hablando de una sanidad que va más allá de la física, que es espiritual, de reconciliación con Dios.
  • En estas semanas de vacaciones Irene ha tenido un problema en la piel, le ha salido una reacción a algo que le ha provocado bastante malestar. Al principio como nos suele pasar pensamos que nos es nada y que se pasará pero al final no hubo más remedio que ir al médico para que pusiese el tratamiento correcto. Al seguirlo, los efectos de la reacción fueron disminuyendo.
  • Algo tan simple como reconocer que tenemos un problema y que necesitamos ayuda en la solución puede lastrar muchas veces nuestras vidas.
  • En esta mañana veremos el ejemplo de Naamán que sucedió hace mucho pero que tiene plena vigencia para nosotros hoy.
  • Para recibir la sanidad/ restauración de Dios necesitamos acercarnos con:

a)      Humildad

b)      Obediencia

c)       Compromiso

  1. 2.       Desarrollo:

2.1.  Humildad.

  • 2ª Reyes 5: 11 y 12.
  • Vs. 1: Naamán era un hombre muy importante. Era un general (persona de alto rango) acostumbrado a ser tratado con mucho honor. Tenía a mucha gente a su cargo y todos le obedecían sin dudar. Además era tenido en alta estima por el rey de Siria. Pero toda su posición, riqueza e influencia no le habían librado de contraer la lepra.
  • Esta era, y sigue siendo una enfermedad terrible. Degrada hasta límites tremendos el cuerpo humano y suele concluir con la muerte.
  • Por medio de una criada proveniente de Israel se entera de una posible solución: un profeta en Samaria (vs. 2 y 3). Y pone todo en marcha hacía esa solución:

a)      Habla con el rey: vs. 4

b)      Lleva dinero para conseguir ser sanado: vs. 5

c)       Lleva recomendación real: vs. 6

  • Cuando después de presentarse al rey llega a los oídos de Eliseo, recibe las instrucciones para ser sanado: vs. 10.
  • Naamán había aceptado con humildad su enfermedad, había ido a un sitio extranjero y pedido esa sanidad pero lo que le decía Eliseo era demasiado:

a)      Sumergirse 7 veces en el  Jordán

b)      Sería sanado

  • Vs. 11: Él se esperaba una restauración espectacular (de película americana) digna de su rango.
  • Vs. 12: Sus planes no eran meterse en un río. El río Jordán no se distingue precisamente por su limpieza y belleza.
  • Se enojó por estas peticiones.
  • Dios quiere que nos acerquemos a Él con humildad, no con altivez ni imponiendo condiciones ni para la salvación ni para nuestra restauración.
  • Lucas 18: 14. La humildad es “necesaria” para acercarnos a Dios.

2.2. Obediencia.

  • 2ª Reyes 5: 13 y 14.
  • Hemos visto que antes las peticiones del profeta, Naamán se fue enojado pero cuando sus criados se acercan y le hacen ver lo fácil que era obedecer, reconsidera su situación.
  • Vs. 14: Se metió en el Jordán, 7 veces y la lepra desapareció de su piel al instante.
  • Siendo alguien con tanta importancia y con tantas expectativas, dio una gran muestra de humildad y obediencia que llega hasta nosotros hoy para servirnos de ejemplo.
  • Además recordemos que había venido con mucho dinero para “comprar” su sanidad pero no le fue aceptado por Eliseo. Otro revés para sus planes. Esto nos recuerda que la salvación, la restauración y todo don de Dios son un regalo (gracia) que no tienen nada que ver con el dinero: Mateo 10: 8.
  • ¿En qué te está pidiendo Dios que le obedezcas y tú orgullo te lo impide?
  • 1ª Pedro 1: 22. La obediencia es una “purificación” para nuestra alma.

2.3. Compromiso.

  • 2ª Reyes 5: 17- 19.
  • Además todavía Naamán nos enseña otra lección, el compromiso posterior a recibir el regalo de Dios: salvación, sanidad, restauración.
  • Vs. 17 (también vs. 15): Desde ese día en adelante sólo rendiría culto de adoración a Dios. Esto es un claro reconocimiento de la grandeza, el poder y la autoridad de Dios y eso hace que sólo Él sea digno de nuestra reverencia.
  • Vs. 18: Además pide que el profeta entienda que si acompaña al rey en el culto a otro dios no lo hace de forma voluntaria. Esto nos muestra que su compromiso de servicio a Dios era totalmente sincero.
  • ¿Estamos comprometidos con Dios?
  • ¿Es nuestro servicio a Él y su obra lo más importante para nosotros?
  1. 3.       Conclusión.
  • Dios es el único que puede sanar y salvar nuestra vida sea cuál sea nuestra condición, pero tenemos que recurrir a Él y no dejarnos llevar por otras alternativas que no conducen a ningún lado.
  • Acercamos al lugar adecuado a recibir: perdón, sanidad y restauración.
  • Debemos hacerlo con: humildad, obediencia y compromiso.
  • Oración.

Tags: solución, restauración, sanidad, salvación, humildad, obediencia, compromiso

Publicado por manuelsanchez @ 14:56  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios