Domingo, 04 de mayo de 2014

“HAY QUE MOJARSE”

  1. 1.       Introducción:
  • 1ª Samuel 17: 1- 32.
  • Esta historia del enfrentamiento de David y Goliat ha sido muy comentado desde muchos aspectos diferentes. En esta mañana lo usaremos como punto de partida para ver como Dios quiere que nos mojemos y no que seamos simples espectadores.
  • En esta historia tenemos a muchos valientes guerreros preparados con todo tipo de material pero les faltaba la decisión de enfrentarse al enemigo que les retaba de forma individual.
  • El reto estaba lanzado: vs. 9 y 10. Elegid a un hombre que pelee contra mí y el resultado de duelo será el resultado de la batalla.
  • Vs. 16: Esta misma imagen se repetía una y otra vez durante 40 días sin que nadie diese un paso al frente. Todos miraban para otro lado, algunos pensaban que lo hiciese el rey que para eso lo era o el de al lado que era el jefe o el otro que tenía más experiencia, ¿nos suena familiar este comportamiento?
  • Los pescadores en río si quieren coger los mejores peces no lo hacen sentados cómodamente desde la orilla sino metiéndose en el río y buscando los lugares donde suelen estar.
  • ¿Eres protagonista de la acción o sólo eres un espectador?
  • ¿Cuándo hay un desafío das un paso al frente o dos para atrás?
  • Mateo 11: 12. Este texto se está refiriendo al ejemplo del ministerio de Juan el Bautista, que no escatimó nada para predicar el arrepentimiento. La sociedad le rechazó mayoritariamente, fue encarcelado y ejecutado por sus enseñanzas. Eso es lo que podríamos llamar “mojarse”. Estamos llamados a seguir el ejemplo también de Juan.

Al igual que Juan el Bautista debemos estar dispuestos a enfrentarnos a la posición de la mayoría predicando el evangelio.

Los violentos lo arrebatan significa que avanza con violencia, la de aquellos que lo apuestan todo por la extensión del evangelio.

  • Lucas 19: 1- 10. Zaqueo quiso ver a Jesús y se colocó en un lugar alto para poder verle pasar. Lo que no se podía imaginar era que iba a pasar de espectador a protagonista. Así se relaciona Dios con cada uno de nosotros. Quiere entrar en nuestra casa (vida) y que le sigamos de forma personal (más allá de costumbres y tradiciones).
  • ¿Nos vamos a mojar?
  • En esta mañana veremos que tenemos que mojarnos en:

a)      Integridad

b)      Perseverancia

c)       Fe

  1. 2.       Desarrollo:

2.1.  Mojarse en la integridad.

  • Daniel 1: 1- 16.
  • Vs. 1 al 7: Según una costumbre de los babilonios cuando conquistaban a un territorio solían llevarse cautivo a la élite política y social, así el pueblo conquistado quedaba sin liderazgo. En ese grupo del primer exilio estaba también incluido Daniel y otros jóvenes más.
  • Se les iba a dar una educación especial para desempeñar una función de relevancia aunque tendrían que pasar algunas pruebas. Señal de esa elección especial destaca el alimento que les habían reservado: “la comida de la mesa del Rey.” Eso era un gran honor pero había un problema, había sido también sacrificada a los ídolos.
  • Vs. 8: Daniel prefirió obedecer la ley de Dios y no contaminarse con la comida del rey.
  • Vs. 15 y 16: Al final del tiempo de prueba su aspecto físico era mejor que el de los demás y el responsable de ellos les permitió esta alimentación especial (no es que fuesen veganos precisamente).
  • La clave en la elección de Daniel está en preferir obedecer a Dios antes que a las consecuencias que esto le pudiese acarrear, pudo ser hasta su muerte.
  • ¿Llevamos nosotros nuestra obediencia a Dios hasta ese límite? O ¿cuándo nos encontramos en un aprieto no nos mojamos?
  • Efesios 5: 15 (sección desde Efesios 4: 17 al 5: 20).
  • Dios quiere que vivamos en integridad, seamos consecuentes con lo que decimos y creemos en cada instante de  nuestra vida.
  • El que todos lo hagan no vale como excusa para desobedecer a Dios.

2.2. Mojarse en la perseverancia.

  • Hebreos 10: 19- 39.
  • Vs. 23: La profesión de fe que hemos hecho la debemos mantener inalterable hasta el final (Mateo 10: 22).
  • A la largo de mi vida me he encontrado con gente que parecía que se iba a comer el mundo pero con el paso del tiempo su fe se ha desvanecido. Cuando han llegado los problemas y los conflictos, siempre había algún responsable de ello ajeno a ellos mismos y al final sus pasos se han desviado de la verdad.
  • Vs. 24 y 25: Aunque no parezca que está relacionado, hay algo que nos ayuda a perseverar y eso es la comunión con los hermanos y la vida en comunidad (iglesia), por eso es importante congregarnos con regularidad.
  • Vs. 32 al 34: Tenemos que estar preparados para sufrir pruebas e incluso persecución, a los que hablaba el autor de Hebreos, lo habían experimentado en sus propias vidas.
  •  Vs. 35 al 36: No debemos perder nuestra confianza sino mantenernos firmes.
  • Es decir, mojarnos en mantener nuestra fe y no dejarnos llevar por la corriente que nos rodea: vs. 39.

2.3. Mojarse en la fe.

  • 2ª Corintios 5: 7: “Vivimos por fe no por vista.”
  • Nuestra vida creyendo en Cristo supone apostar por creer la Palabra de Dios cuando hay cosas que todavía no vemos y confiar en que lo que esperamos se hará efectivamente realidad.
  • Mateo 14: 22- 36.
  • Vs. 28: Después de comprobar que Jesús podía caminar sobre el mar, Pedro quiso hacer lo mismo, es decir, tuvo fe.
  • Vs. 30: Cuando el viento se volvió más fuerte todavía (Pedro era un hombre de mar y sabía soportar el viento), empezó el miedo y la duda y entonces sí que se mojó pero de verdad. Aun así clamó al Señor.
  • Vs. 31: La reprensión de Jesús fue: ¿Por qué dudaste?
  • ¿Qué hay en tu vida hoy? ¿Dudas o fe?
  • Dios quiere que nos mojemos en fe y no nos movamos simplemente por lo que vemos o somos capaces de controlar.
  1. 3.       Conclusión.
  • Nuestra vida debe consistir en un continuo hacer frente a desafíos sin mirar hacia otro lado sino afrontarlos con decisión.
  • El ejemplo de no mirar a otro lado y enfrentar directamente el desafío de David debe servirnos de ejemplo.
  • Seamos valientes y no permanezcamos como espectadores en:

a)      Integridad

b)      Perseverancia

c)       Fe

  • El reino de Dios es para los valientes, los que se mojan. No demos pasos hacia atrás sino hacia adelante.
  • Mateo 9: 35- 38. ¿Nos vamos a mojar y seremos esos obreros que van a la mies?
  • Oración.

 


Tags: protagonista, valentía, desafío, integridad, perseverancia

Publicado por manuelsanchez @ 20:57  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios