Lunes, 28 de abril de 2014

PREDICACION 13 ABRIL 2014.

“LUGARES DE ENCUENTRO”   .

 

 

Texto base: Jn 4:1-42

 

 

INTRODUCCION.-

 Importancia de los lugares de reunión, de encuentro.

Lugares desde los cuales se puede iniciar una actividad entre amigos.

Requisitos de dichos lugares: cercanía a la actividad, facilidad de llegar, ser conocido por todos…

Gran cantidad de puntos similares en Madrid, conocidos por todos.

Con el paso del tiempo, estos sitios adquieren una “personalidad propia”, una importancia debido sobre todo a hechos históricos e importantes

   Que sucedieron allí, no solo a que son lugares donde la gente suele encontrarse para disfrutar de ocio y actividades.

Cada lugar así, es recordado por algunas personas porque allí ocurrió algo que tuvo importancia para sus vidas, hasta el punto que fueron

   Cambiadas.

 

 

DESARROLLO.-

Mucha gente que ha entregado sus vidas a Cristo recordará un lugar emblemático de Madrid: la Puerta del Sol. Por qué?

Porque allí encontraron un día a un grupo de “locos” subidos en una caja de color rojo que predicaba la Palabra de Dios, y allí el Señor tocó sus corazones hasta el punto de transformarlos; esa es la razón por la que estas personas asociarán la Puerta del Sol con su conversión: en ese lugar sus vidas fueron cambiadas.

 

En la Historia bíblica sucede algo similar: hay lugares donde sucedieron hechos significativos, donde vidas se transformaron, donde algo importante ocurrió. Y esos lugares son los “pozos”. Por qué? Porque eran lugares donde había “vida”: eran sitios donde acudían hombre y mujeres a por agua, pastores con sus ganados, caravanas que se detenían para hacer acopio de agua y donde compartían noticias e historias de los lugares de donde venían (una especie de “periódicos andantes&rdquoGui?o, sitios donde la gente se conocía y existía la posibilidad de “ver y dejarse ver” por parte de los solteros/as del pueblo o ciudad…era, en fin, una especie de Centro del Pueblo.

 

Esos pozos tenían una característica común: fueran pozos o cisternas, cada cual que iba a por agua debía llevar sus medios para poderla sacar (Jn 4:11…”Señor, no tienes con qué sacar el agua y el pozo es hondo&rdquoGui?o ; debían llevar una cubeta de cuero, una cuerda y el recipiente para transportar el agua hasta casa; no había ninguna de esas cosas en el pozo en plan “comunitario. De manera que todos tenían que “cargar” con esos objetos y realizar un esfuerzo. (sacar agua=trabajo y esfuerzo).

 

Pozos en la Biblia:

-          Gn 24:1-27.   Eliécer, mayordomo de Abraham, va a la ciudad de Nacor y junto al pozo encuentra a Rebeca, la que sería esposa de Isaac.

-          2 Sam 23:13-17.   Los 3 valientes de David irrumpen en la guarnición filistea y sacan agua del pozo de Belén, solo porque su Rey había manifestado un deseo de beber agua de allí.

-          Gn 21:22-32.   Abraham y el rey Abimelec llevan a cabo un Pacto en un pozo cuyo lugar dará nombre a Beersheva, donde se desarrollan hechos de la historia bíblica. (En la actualidad es una de las ciudades más importantes del Estado de Israel).

-          Gn 29:1-20.   Junto al pozo de la ciudad de Harán, Jacob conoce a Raquel, su esposa amada, y madre de varios de los patriarcas de las tribus de Israel.

-          Jn 4:1-42.   En la ciudad de Sicar, Samaria, junto al pozo de Jacob, la mujer samaritana conoce y tiene un encuentro con Jesús que cambia su vida.

 

De los 5 pozos mencionados, 4 de ellos tienen algo en común: Hay gran cantidad de gente; guarnición filistea, ganado, hombres y mujeres sacando agua, pastores, un patriarca y un séquito real…

Solo uno de ellos, Jn 4, muestra una situación de soledad, vivida por la mujer samaritana. Como lo podemos saber?

 

Nadie en aquellas tierras va a sacar agua “a la hora sexta” (vs. 6 y 7). Son las 12:00 del mediodía.

Se saca el agua de mañana muy temprano o a última hora de la tarde, cuando no hace calor.

El texto no muestra que hubiera nadie más en el pozo; la mujer va sola…Recordemos que cargando son las cosas necesarias para sacar  agua.

Porqué está sola? Qué quiere evitar? O a Quién?

 

Respuesta: no quiere ser vista.

Razón?  Vs. 16-18.  “cinco maridos has tenido y el que ahora tienes no es tu marido…”

 

La mujer vivía en pecado; adulterio o más bien fornicación, porque se puede vislumbrar que ha enviudado 5 veces o 5 veces se ha divorciado, y el actual no es su marido. Y eso lo debía de saber el pueblo. Y la mujer vivía rechazada, marginada, en continua vergüenza, que provocaba el tener que ir sola a por agua cuando no había nadie en el pozo. Si su vida hubiera sido otra, iría en la mañana, acompañada por alguna vecina o amigas…Pero ahora debe hacerlo en soledad, por temor y vergüenza, cargada de culpa…Y esto pesaba más que los objetos que debía transportar.

Y esta mujer no puede disfrutar de una compañía junto al pozo que la diga “hoy saco yo el agua para ti, amiga” y volver a casa en compañía de vecinas o amigas, puede que hablando de los niños, del marido, de la casa, de planes como familia, o si hay alguna soltera en el grupo hablando de lo atractivo que es algún soltero del pueblo y la buena pareja que harían…”hoy te miraba mucho…” y lanzar unas risitas cómplices…

Y vivir en paz con el pueblo y el vecindario, ser una más junto con su familia…

 

Nada de eso disfrutaba la mujer. Y quizás esos eran sus pensamientos cuando iba y volvía del pozo. Pero cada día tenía que ir, necesitaba el agua para no morir de sed.

Cuanto tiempo  de vergüenza, culpa y tormento llevaba así la mujer?

 

Pero este pozo tiene una diferencia más respecto a los otros.

En este pozo está JESUS.

Y en los otros no, aunque estén llenos de gente, de alegría, de movimiento.

Y la mujer no sabe que su vida está a punto de ser transformada para siempre…

 

Y podemos imaginar que después de su encuentro con Jesús cambió su situación con el hombre con quien vivía, su situación con el pueblo (vs. 28,29,39,42), su vida…

 

 

CONCLUSION.-

Cual es tu situación?

La mujer samaritana vivía unas circunstancias concretas y propias en su vida. Cuales son las tuyas?

 

Quizás tu sensación es que día tras día acudes en una situación de soledad a por el agua que necesitas.

Y en ese pozo al que acudes, no hay alegría, no hay nadie que te ayude a sacar el agua.

De echo, vas y vienes solo/a, cargando con un peso.

Y te preguntas: hasta cuando? Y el cansancio está empezando a pasar factura.

Ir a ese pozo no es motivo de gozo ni alegría, sino de tristeza y angustia.

Pero…no busques otros “pozos” donde creas que la situación es diferente ,más animado, donde parezca que tienen la alegría que te falta en tu pozo solitario.

Porque en este pozo de tristeza tu vida va a cambiar: porque vas a tener un encuentro con Jesús.

Igual que la mujer pensó: “otro día más…igual que los demás”

Aunque pienses que vas a por agua a la peor hora del día, esa hora se va a convertir en la mejor, porque Jesús te va a estar esperando allí.

No tires la toalla ni te rindas.

La mujer samaritana no se imaginaba que “un día igual que los demás” su vida iba a ser cambiada.

Imaginas el tuyo…??

 

 

 

                                                                                                     ……………………..


Tags: lugares, especiales, pozos, mujer, samaritana, encuentro

Publicado por manuelsanchez @ 23:53  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios