Jueves, 03 de abril de 2014

“¿ESTAMOS EN LUCHA?”

  1. 1.       Introducción:
  • Efesios 6: 12.
  • En este texto Pablo advierte a los cristianos de Éfeso de que la lucha que se está librando no es contra hombres que se puedan ver sino otra lucha muy diferente.

En Éfeso vivían en un entorno de idolatría y los judíos se habían opuesto a la predicación del evangelio desde el principio (Hechos 19).

  • A menudo especulamos mucho sobre lo que significan las potestades y las autoridades, sobre las que no tenemos más detalles en la Palabra y elaboramos un conjunto de doctrinas que no nos llevan a ningún sitio. Pero lo que sí es importante es que entendamos el contexto en el que nos movemos.
  • Estamos viviendo tiempos convulsos socialmente en los cuáles parece evidente que hay una lucha. Hace muchos años un filósofo alemán Karl Marx dijo: “la lucha de clases es el motor de la historia”. En el sentido de que la lucha entre los que poseen el dinero y los que sólo poseen su trabajo ha hecho progresar la historia de la humanidad. Estas ideas dieron lugar a un sistema político y social que acabó siendo un reflejo de todo aquello con lo que quería acabar.
  • Hace una semana vimos unas manifestaciones en Madrid, llamadas marchas por la dignidad en la que se defendía un sistema social más equitativo y menos desigual. Se juntaron las marchas: verde (educación), blanca (sanidad), etc…Para reclamar cosas que consideran justas. Ellos entienden que están en lucha y tienen que defender sus intereses.
  • La lucha espiritual no es tan evidente como ésta a la que hemos hecho referencia pero no es menos real. Si vivimos como si no existiera estamos desprevenidos ante los ataques y además no entendemos bien lo que está sucediendo.
  • Cuando hablamos de bien y mal nos pueden tachar de simplistas porque creen que el mundo es mucho más complejo, y lo es, pero lo bueno y lo malo está claramente diferenciado.
  • Esta semana leía un boletín de Puertas Abiertas en el que se expresaba que hay una gran diferencia entre los cristianos que viven en países donde son perseguidos y los que no. La principal es que ellos si entienden con claridad que están en medio de una lucha de carácter espiritual y han apostado su vida en pelearla. En occidente a menudo nuestro bienestar nos adormece sobre esta realidad: Salmo 73: 4.
  • En este boletín sigue diciendo que hay tres tipos de luchas:

a)      La que se libra físicamente en los lugares que hay persecución.

b)      La de la sociedad próspera (nos pasa inadvertida)

c)       La lucha que debemos crear: No callarnos.

  • En esta mañana veremos que la lucha espiritual la libramos en varios niveles:

a)      En nuestra vida, lucha interior.

b)      A nivel global, lucha entre el bien y el mal.

c)       Usando las armas espirituales.

  1. 2.       Desarrollo:

2.1.  Lucha en nuestro interior.

  • Gálatas 5: 16- 26.
  • El primer campo de batalla de esta lucha es nuestra propia vida. Cuando oímos la palabra de Dios el enemigo intenta que esa palabra no dé lugar a un fruto de arrepentimiento: Romanos 10: 17 y Lucas 8: 12 y 13.
  • Una vez hecha nuestra declaración de fe comienza una lucha que abarcará toda nuestra existencia en este mundo.
  • Romanos 7: 15- 8: 2. Aquí Pablo expresa con total claridad este conflicto que se expresa en nuestra vida continuamente. Hemos de luchar por vencer las tentaciones y las pruebas para evitar caer en desobediencia. Pero nunca olvidar que estamos bajo la misericordia infinita de Dios (8invasor
  • Gálatas 5: 16- 26.
  • Aquí tenemos un relato detallado de quién está ganando esa batalla en nuestra vida, tenemos una autoevaluación muy práctica y fácil de rellenar si lo hacemos con honestidad.
  • ¿Hay en mi vida: inmoralidad, impureza, libertinaje, idolatría, brujería, odio, discordia, celos, ira, rivalidades, disensiones, sectarismos, envidia, borracheras, orgías, etc…? Entonces el diablo está ganando la batalla en mi vida.
  • ¿Hay en mi vida: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza? Entonces Dios está ganando la batalla en mi vida.
  • La diferencia está en dejarnos guiar por el Espíritu: vs. 25.

2.2. Lucha global.

  • Lucas 10: 16- 24.
  • Hay una lucha que se originó con la caída del diablo y sigue desde entonces:

a)      Caída de Satanás: Isaías 14: 12-15 y Ezequiel 28: 12-19.

b)      Deseo de Dios para los hombres es la salvación: 2ª Pedro 3: 9

c)       El propósito del enemigo es muerte y destrucción: Juan 10:10

  • Jesús envía a setenta a predicar el evangelio y ellos retornan maravillados por lo que han podido experimentar y se lo cuentan a Jesús.
  • Vs. 16: El contexto de la lucha espiritual es la evangelización. Cuando compartimos no es nuestro mensaje sino el de Cristo y cuando lo hacemos entramos de lleno en la lucha espiritual. Hechos 26: 18
  • Vs. 17: En esa lucha a veces vemos cosas grandiosas. Vidas cambiadas y milagros.
  • Vs. 18: La respuesta de Jesús es que había sido un tiempo de victoria y eso sucede siempre que el reino de Dios es proclamado con poder.

Juan 12: 31 nos relata la derrota definitiva de Satanás.

  • Vs. 19: Tenemos la autoridad de Dios para entrar en esa batalla y como decíamos al principio esta es la batalla que debemos provocar y que cuando lo hagamos generará lucha en nuestras vidas. Cuando se habla de serpientes y escorpiones se está refiriendo a símbolos espirituales demoníacos.
  • ¿Estamos en esta lucha? Lo debemos hacer cada día en nuestro entorno y el tercer Sábado de mes como iglesia (en esta no estamos siendo suficientemente activos). ¿Cambiaremos?

2.3. Usando nuestras armas.

  • Efesios 6: 10- 20.
  • Si en esta batalla o batallas entramos sin estar suficientemente preparados nos podemos llevar unas grandes heridas o más incluso: Hechos 19: 15. No eran creyentes genuinos sino simples imitadores.
  • Mateo 17: 14- 21. Sólo la oración y el ayuno nos ayudan a librar esa batalla. No porque tengan un poder digamos “mágico” sino porque cuando oramos dejamos que el Espíritu Santo se mueva en nuestra vida.
  • ¿Cuáles son las armas espirituales? La palabra de Dios (lo que usó Jesús cuando fue tentando por el diablo en el desierto), la oración y la fe.
  • ¿Estudiamos la Palabra de forma sistemática y con regularidad?
  • ¿Oramos con frecuencia?
  • Si lo hacemos nuestra vida tendrá como resultado la fe (nos ayuda a mantenernos firmes) y podemos luchar con garantías esta lucha espiritual.
  1. 3.       Conclusión.
  • La lucha o luchas que tenemos es una señal de que estamos en el camino correcto. Debería preocuparnos la ausencia de ellas.
  • Nunca debemos rendirnos ante ella, sea cuál sea sino saber contra quién estamos luchando, cuál es nuestro lugar y cuales nuestras armas. Pero sobre todo cuál es nuestro destino: “Somos más que vencedores.” Romanos 8: 37.
  • No lo olvidemos, tenemos la victoria asegurada.
  • 2ª Timoteo 4: 7. ¿Diremos nosotros lo mismo?
  • Oración.

 


Tags: lucha, espiritual, evangelizar, armas, oración, Palabra

Publicado por manuelsanchez @ 19:48  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios