Viernes, 14 de marzo de 2014

“TOMANDO DECISIONES”

  1. 1.       Introducción:
  • Salmo 18: 1, 2, 30-32 y 35.
  • David entendió perfectamente la implicación de Dios en nuestra vida siempre y cuando le dejemos hacerlo. Es decir obedezcamos sus instrucciones.
  • Vs. 2: roca, amparo, libertador, refugio, escudo, salvador.
  • Vs. 30: Diseñador de un camino ideal, unas instrucciones intachables y el mejor refugio.
  • Vs. 32: Nos da el valor que necesitamos y nos ayuda a enderezar lo que se nos ha torcido.
  • En nuestras vidas tenemos que tomar decisiones de forma continua. Algunas son de poca trascendencia: qué comer, qué vestir o qué hacer en nuestro ocio pero algunas decisiones son de un mayor calado: trabajo, lugar de residencia, comienzo de proyectos, servicio ministerial, relaciones, etc…
  • Dios no es ajeno a nuestro diario vivir sino precisamente todo lo opuesto, quiere que elijamos bien y en su palabra tenemos los principios necesarios.
  • Yo recuerdo momentos de especial trascendencia en las decisiones en mi vida:

a)      Universidad o Seminario

b)      Principios de “Casa de Oración”

c)       Lugar de residencia

d)      Cambios de trabajo

e)      Servicio ministerial: Exploradores del Rey y pastorado en la iglesia.

La conclusión en todos esos momentos fue que Dios nos dirige al camino correcto cuando tenemos en cuenta algunos principios.

  • Hoy en día hay mucha literatura sobre la “toma de decisiones” e incluso se han desarrollado muchos modelos estadísticos y matemáticos al respecto pero casi todos están dirigidos por el mismo principio: obtener mis objetivos y sacar el máximo provecho personal.
  • Vemos como en la actualidad han proliferado los programas de consultas a videntes porque la gente no sabe qué decisiones tomar. Nosotros a veces nos podemos acercar a Dios de esa forma, pero no es correcto. Para decidir bien hay que aclarar algunas cosas o principios fundamentales antes. Levítico 20: 27.
  • Hechos 1: 12- 26. ¿Qué principios encontramos aquí?

Vs. 14: Unánimes en oración.

Vs. 15: Respecto al liderazgo.

Vs. 20: Obediencia a la palabra.

Vs. 26: Dejando a Dios intervenir.

  1. 2.       Desarrollo:

2.1.  Josué.

  • Josué 24: 15.
  • Poco antes de morir Josué hace que el pueblo recuerde de dónde les ha sacado Dios y a donde les ha llevado para que ratificasen su compromiso de servirle y obedecerle.
  • Tenían otras opciones: podían seguir a los dioses de los pueblos de alrededor y vivir como ellos. Josué les anticipa que si hacían esto también iban a terminar como ellos.
  • En esta ocasión el pueblo al unísono ratifica su compromiso con Dios, aunque con el tiempo algunas cosas cambiaron.
  • ¿Qué tiene esto que ver con las decisiones en nuestra vida?
  • Lo más importante es tomar bien la decisión más importante de nuestra vida porque de ella se derivan las demás.
  • Si queremos tomar decisiones adecuadas debemos entregar nuestra vida a Dios, pedirle perdón por nuestros pecados y empeñarnos en obedecerle.
  • Si no hacemos esto no podemos pretender que Dios arregle otras situaciones en nuestra vida.
  • He aquí el principio fundamental en la toma de decisiones: “firme decisión de seguir y obedecer a Dios en todo momento y situación.”
  • Mateo 6: 33.

2.2. Pablo.

  • Hechos 16: 6- 10.
  • Si a nosotros nos sucediese como a Pablo nos tendríamos que estar hablando de esto, se aparece alguien en visión que le indica hacia dónde dirigirse.
  • El resultado nos parece atrayente y nos gustaría que fuese así en nuestra vida y puede serlo siempre y cuando nos encontremos haciendo lo que hacía Pablo.
  • ¿Qué estaba haciendo Pablo?
  • Recorriendo el mundo predicando el evangelio, o sea, cumpliendo la Gran Comisión. Había empeñado su vida en ello y era su principal objetivo.
  • Además estaba trabajando arduamente, no estaba sentado esperando esa visión: Asia, Misia, Bitinia, Troas, nos encontramos a un Pablo en movimiento no cruzado de brazos.
  • En todo este pasaje se nos habla de que el Espíritu les impedía ir a un sitio o al otro, esto nos indica que eran “sensibles” a la voz de Dio s. Habían aprendido a escucharle. ¿Cómo se hace eso? Sólo hay un camino: orar.
  • Esto nos indica que la dirección aparece cuándo buscamos lo suyo, pero además estamos trabajando y pasamos tiempo escuchándole.
  • No esperemos recibir la dirección de Dios cuando los motivos que nos dirigen son completamente egoístas.

2.3. Nehemías.

  • Nehemías 1: 11 y 2: 4 y 5.
  • Nehemías ocupaba un cargo de gran responsabilidad en la corte de Artajerjes, pero al oír la situación de desolación el que vivía el pueblo de Judá, se conmueve, ora y entonces toma una decisión: ir a reparar la muralla.
  • Pide permiso al rey y este se lo concede y además le provee de material y le facilita el viaje.
  • Llega a Jerusalén, motiva al pueblo y dirige el trabajo de restauración no sólo material de la muralla sino también en lo espiritual haciendo que el pueblo renueve su compromiso con Dios.
  • ¿Qué tiene esto que ver con las decisiones?
  • ¿Cuántos de nosotros estamos dispuestos a hacer lo que hizo Nehemías? Es decir dejar un lugar de privilegio para ayudar a otros.
  • Aquí entendemos que las decisiones deben ser movidas por algo más que el beneficio que yo pueda obtener de ello.
  • ¿Seremos Nehemías?
  1. 3.       Conclusión.
  • Si nos ocupamos de lo general, Dios se ocupará de lo particular.
  • ¿Tienes que tomar decisiones?
  • Hazlo conforme al patrón que nos muestra la Palabra y seamos sensibles a la voz del Espíritu Santo.
  • No temamos las consecuencias porque siempre obedecer a Dios será la mejor decisión.
  • Tomar decisiones a veces es como meternos en el agua hasta que perdemos de vista la tierra o volar. Son situaciones que no controlamos pero debemos confiar. Las decisiones a veces suponen dejar de controlar situaciones para tener FE EN DIOS.
  • Oración.

 


Tags: decisiones, Josué, Pablo, Nehemías, dirección

Publicado por manuelsanchez @ 21:08  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios