Jueves, 06 de marzo de 2014

Mateo 22:36-39

Esta es la tercera pregunta trampa que en un espacio de tiempo muy corto le hacen a Jesús.

La primera se la hicieron los herodianos: ¿Es lícito dar tributo al Cesar? Jesús les contesto a su pregunta y además les llamo hipócritas.

 

La segunda vinieron los saduceos, ellos tendrían más suerte: Una viuda tiene hasta siete maridos  todos se murieron luego también murió ella.  En la resurrección ¿Cual de los siete será su marido? Jesús también les contesto pero además les llamó ignorantes.

 

Y aquí llega la tercera:

Los fariseos pensaron: Ahora si que no se nos escapa.

Vino uno de los intérpretes de la ley. (Los judíos no solo tenían  diez mandamientos ellos tenían 615 con lo cual pensaron aquí si que le tenemos cogido).

Maestro ¿Cuál es el mandamiento más importante de la ley?

Jesús se los resumió en dos

 

En la escuela dominical estamos aprendiendo a estudiar las escrituras, y una de las cosas que aprendemos es a hacer preguntas al texto: Quien, donde, como, cuando

La pregunta primera sería: ¿Como puede ser que el amor cubra tal número de leyes o mandamientos?

La respuesta es porque cuando amas, no robas, no matas nos criticas cuando amas no haces nada malo, nada que valla en contra de la ley.

Vamos a hacer preguntas:

 ¿Cómo es este amor que Dios quiere?

¿Como es mi amor a Dios, y porque tengo que amar a Dios en primer lugar? ¿Cómo es mi amor hacia mi prójimo?

 

Comencemos por el amor.

 

Hoy esta palabra en el mundo esta muy desvirtuada.

 

Entre parejas se dice amor cuando se quiere decir sexo.

 

Tampoco funciona como debiera entre  amigos,  los buenos amigos les quiero mientras me sirvan, mientras me ayuden. Ya sabemos el dicho:  “ríe y reiré contigo, llora y llorarás solo”.

 

Ni con los familiares,  a veces el amor familiar tiene intereses, sobre todo si hay una herencia por medio, he visto a más de una familia que se han dejado de hablar por años. O cuando muere uno de los progenitores, los hijos se dispersan y ya no tienen ningún contacto.

 

El mundo está como está porque no han conocido el verdadero amor, en su lugar lo que existe es mas bien  egoísmo

 

 ¿Y como es el verdadero amor?

                                                                    

Y la respuesta: el verdadero amor es Dios. “Dios es amor, dice  el capítulo 4 versículo 8 1ª de Juan” (un corito  de niños)

 

 El es la fuente del amor. Su sustancia es amor, todo en el respira amor.

 

Y porque Dios es amor, todo lo que ha hecho por el hombre lo ha hecho por amor

 

Juan 3:16  De tal manera amo Dios al mundo que DIO

 Luego amar es dar,  pero además dio lo mejor, no escatimo ni a su propio hijo.

Jesús

No tuvo en cuenta dejar su gloria, no tuvo en cuenta el sufrimiento que le esperaba, ni el desprecio ni la vergüenza, nada de esto porque su amor por cada uno de nosotros era mucho mayor que todo lo demás.

 

Marcos 14:32-36  Jesús dijo: Mi alma esta muy triste,

Amar también implica sacrifico

Cuando tenemos un encuentro con Jesús y sentimos su gran amor no tenemos más remedio que amarle.

Entonces la respuesta es: el mundo no conoce el verdadero amor porque no conoce a Dios.

 

Ya se lo que me vas a decir, “hay mucha gente en el mundo que sin conocer a Dios ama.

Claro que si.  Por supuesto, Pero veamos que dicela Bibliaacerca del amor

1ª Juan 2:5

“Pero el que guarda su palabra, en este verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en El”

¿El hombre natural tiene amor? Sí, pero no es perfecto.

 

Si Dios creó al hombre a su imagen y semejanza, entonces el hombre tiene que tener amor, lo que ocurre es que cuando el hombre peco, afecto a su amor, ya no era un amor perfecto.

Por eso en 1ª de Juan nos habla de la necesidad de perfeccionar nuestro amor, y esto solo sucede

Cuando conocemos a Dios, nacemos de nuevo y experimentamos su amor.

 

Pero este amor verdadero tiene implicaciones, porque hemos visto que amar es dar y que tiene un coste.

2ª Sam.24:24

David conocía lo que significaba amar a Dios cuando dijo: No daré al Señor nada que no me cueste”

 

Abraham por amor a Dios estuvo dispuesto a sacrificar a su hijo. Dios le dijo:”Toma ahora a tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas y vete a la tierra de Moriah y ofrécelo allí en holocausto, sobre uno de los montes que yo te diré” Gen 22:2 

 

Muchas  veces se menciona el momento en que Abraham levanto su brazo con el cuchillo dispuesto a sacrificarlo como el momento mas duro y seguro que lo fue, pero muy a menudo he

Pensado en la agonía que debió sufrir durante ese largo camino de tres días, fue como una muerte lenta en su corazón de padre, que cosas no pensaría y que dolor tan grande sentiría pensando en lo que iba a hacer, durante esos días tenía tiempo de haberse arrepentido, pero no lo hizo.

 Porque amaba a Dios estaba dispuesto a pagar el precio.

 

Lucas 14:26 “Jesús dijo: Si alguno viene a mi y no sacrifica el amor a su padre y a su madre, a su esposa y a sus hijos, a sus hermanos y a sus hermanas, y aun su propia vida, no puede ser mi discípulo.

 

Nuestro amor a Dios ¿nos cuesta o le damos de lo que nos sobra?

 

Lucas 21:4  Jesús habla acerca de las ofrendas en el templo: “Porque todos aquellos echaron para las ofrendas de Dios de lo que les sobraba;  mas esta, de su pobreza echo todo el sustento que tenia”

 

Con todo esto  contesto a mis dos preguntas del principio, ¿como debe ser el amor a Dios? Dispuesto a dar y sacrificar.   Y la segunda ¿por que tengo que amar a Dios primero? porque es El, quien me capacita para cumplir el segundo mandamiento.

 

El segundo mandamiento: ama a tu prójimo como a ti mismo.

 

Es difícil muchas veces amar a nuestro prójimo, solo es posible si hemos sido primero perfeccionados como hemos leído en 1ª de Juan

 

 Exo.32:31-32 “Volvió entonces Moisés para hablar con el Señor, y le dijo: Que pecado tan grande ha cometido este pueblo al hacerse dioses de oro. Sin embargo, yo te ruego que les perdones su pecado. Pero si no vas a perdonarlos, bórrame del libro que has escrito.

¿Estamos dispuestos a decir lo mismo por amor a los demás?

 

En la iglesia a veces  hay carencia de amor.

Cuando hay un hermano que empieza a andar en el camino nuevo y comete un error, o tropieza y se cae, le criticamos. Eso es falta de amor

 

Es como si a un bebé, cuando comienza a dar sus primeros pasos se cae y nosotros en lugar de darle la mano para levantarle, animarle a seguir, dándole mimos y mucho cariño,  le decimos eres un desastre, nunca vas a aprender a andar, nos damos la vuelta y le dejamos llorando allí caído en el suelo.

Parece muy cruel ¿verdad? Pero algunas veces lo hacemos con nuestros hermanos. Ellos si caen necesitan nuestro amor, no a un juez.

 

También tenemos a aquellos hombres que estuvieron dispuestos a cargar en una camilla a su amigo y llevarlo hasta donde estaba Jesús para que le sanara.

¿Somos de los que están dispuestos a cargar con alguien?

 

Antes de terminar quisiera leer:

¿Qué dice la Biblia que es el amor?  1ª Cor. 13:4-7

“El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta”

 

Esto es el postre:

Y porque le amamos queremos agradarle. Miremos que alegra su corazón..

Hay algunos versiculos que nos dicen como alegrar el corazón de Dios

 

Lo primero, es que hay fiesta en el cielo cuando alguien se arrepiente y cree en El.

Tengamos pasión por los que no le conocen y hagamos que halla fiesta en el cielo.

 

Pro.12:22  “El Señor aborrece a los de labios mentirosos, pero se complace en los que actúan con lealtad”

 Seamos leales y fieles con todos.

 

 Pro. 15:8  “Mas la oración de los rectos es su gozo”

 Orar con un corazón recto

Los que tienen un corazón recto son los que obedecen a Dios.

 

  Pro. 11:20 “Se complace  en los que viven con rectitud”

 Vivir con rectitud, es ir en línea recta por la vida, sin hacer acepción de personas, amando lo que Dios ama: la justicia, la obediencia, la verdad.

 

Amor es dar y obedecer a Dios

Amar a Dios y a los demás no es una opción, es un mandamiento.

 

Dios al amarnos dió lo mejor de si mismo. Dejo su gloria, cargo con nuestra culpa, sufrió dolor y humillación hasta la muerte.

 

Pensemos en que amor le damos a El.

 


Tags: amar, entrega, sacrificio, regalo, prójimo, mandamiento

Publicado por manuelsanchez @ 21:20  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios