Jueves, 30 de enero de 2014

“COMPAÑEROS DE VIAJE”

  1. 1.       Introducción:
  • Éxodo 23: 32 y 33.
  • En este texto el Señor advierte al pueblo de Israel antes de entrar a conquistar la tierra de Canaán de no hacer ningún tipo de “alianza” con los habitantes de la zona. Porque si lo hacían iban a dejar a Dios para servir a otros dioses y eso sería el principio del fin para ellos.
  • Éxodo 23: 20- 21.
  • Sin embargo en este texto el Señor les enseña a quién deben seguir y obedecer en ese camino, al ángel que el Señor había enviado (el Espíritu Santo).
  • En este mañana veremos que podemos establecer un paralelismo muy claro entre estas advertencias para el pueblo de Israel y para nosotros hoy en día. Son absolutamente vigentes.
  • Hoy hablaremos de “compañeros de viaje”.
  • Cuando era joven, un adolescente y en mi primera juventud compartí muchos momentos inolvidables con un gran amigo mío, que se llama Carlos. Juntos hicimos viajes a algunos campamentos de Exploradores que no olvidaremos jamás viviendo grandes aventuras, recuerdo de forma especial nuestro primer Eurocamp en Suiza haya por el año 1991.
  • Unos años después conocía a alguien que se convirtió en otro gran amigo con el que también pude disfrutar de algunos viajes inolvidables como el que hicimos a Israel en el año 2000, Alejandro.
  • Luego llegó el tiempo de la pareja y desde hace años mi compañera de viajes es Irene y después mis hijos. Recuerdo muy especialmente nuestro viaje de novios a Mauricio y París. Con mis hijos las vacaciones se han convertido en unos momentos que difícilmente olvidaré.
  • Yo creo que lo que hace especial los viajes no son tanto los lugares en sí sino las personas con las que los hacemos. Siempre asociamos un lugar a la persona o personas con las que estuvimos allí.
  • Por eso dice la canción: “al lugar en el que has sido feliz no debieras tratar de volver.”
  • En la vida nos ocurre lo mismo. De quienes nos rodeamos y a quién escuchamos hace que tomemos unas decisiones u otras y de eso depende en gran medida el rumbo que toma nuestra vida.
  1. 2.       Desarrollo:

2.1.  Un mal compañero de viaje.

  • Éxodo 23: 32 y 33.
  • El Señor advirtió al pueblo de Israel de que si establecían alianzas con los moradores de Canaán el resultado iba a ser nefasto para ellos.
  • La realidad fue que el pueblo no tuvo en consideración esta instrucción y rápidamente ante las amenazas buscaron establecer alianzas con los habitantes de esos pueblos.
  • Jueces 2: 11- 12.
  • Ahora bien, ¿cuál es el peor compañero de viaje que podemos escoger para nuestra vida? ¿Contra cuál nos advierte Dios que no hagamos alianza?
  • Lucas 12: 13- 34.
  • Lucas 12: 13- 21. Parábola del rico insensato: vs. 15. Vivir para acumular bienes materiales no nos lleva a ningún sitio. Todo eso pasa porque tiene carácter temporal.
  • Lucas 12: 22- 31. Angustia y ansiedad: vs. 31. Las necesidades materiales a veces son causa de angustia y ansiedad, el remedio es creer las palabras de Cristo. Si nos dedicamos a su Reino, Él se encarga de los demás.
  • Lucas 12: 32- 34. Tesoro en el cielo: vs. 34. El tesoro es lo que de verdad valoramos no lo que decimos. Tenemos reservado el mayor tesoro jamás imaginado, pero está en el cielo no aquí ni ahora.
  • El peor compañero de viaje para nuestra vida es el amor a los bienes materiales por encima de todas las cosas.
  • Lo que provoca esto en nuestra vida y en nuestra sociedad lo vemos simplemente levantando un poco la vista.
  • Esto nos lleva a convertirnos en personas egoístas no dispuestos a compartir con otros lo que tenemos.
  • Se puede amar al dinero teniendo poco o teniendo mucho.
  • Generalizando podemos concluir que es un mal compañero de viaje el que nos lleva a mirar sólo lo material.
  • ¿Hemos escogido este compañero de viaje? No se va a saciar nunca.

2.2. Un buen compañero de viaje.

  • Éxodo 23: 20- 21.
  • Este es nuestro mejor compañero de viaje.
  • 2ª Corintios 4: 7- 18.
  • Frente a un compañero que nos dirige a lo material tenemos otro que nos dirige a lo espiritual, el Espíritu Santo.
  • Vs. 7: El conocimiento de Cristo es un gran tesoro pero lo tenemos en este cuerpo y en este tiempo (vasos de barro, material no duradero). Somos frágiles.
  • Vs. 8- 12. A menudo en nuestra vida pasamos por momentos de tribulación y prueba.
  • Vs. 16 y 17: Nuestro hombre material se desgasta y no sólo por el tiempo. Lo realmente importante es que en esos momentos nuestro hombre interior también se renueve, es decir, el efecto opuesto.
  • Vs. 18: Este compañero de viaje (El Espíritu Santo) nos enseña a ver más allá de lo que nuestros ojos ven. Pasamos de lo temporal a lo eterno.
  • 2 ª Corintios 5: 6- 7. La fe nos lleva a apostar por:

a)      Predicar el evangelio frente al rechazo

b)      Ayudar a los que nos rodean

c)       Seguir el modelo de Cristo: entrega, obediencia y sacrificio.

  • ¿Nos vamos a fiar de este compañero de viaje?
  1. 3.       Conclusión.
  • Nuestra depende en gran medida del compañero de viaje que elijamos, miremos bien a quién escogemos para que vaya a nuestro lado.
  • ¿Será lo material o será a Dios? Porque desde luego que no son compatibles: Lucas 16: 13.
  • La Palabra nos muestra de forma clara el fin de cada elección para que estemos advertidos.
  • Oración.

Tags: compañeros, viaje, avaricia, materialismo, creer

Publicado por manuelsanchez @ 21:10
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios