Domingo, 19 de enero de 2014

“CRISTO: PASADO, PRESENTE Y FUTURO”

  1. 1.       Introducción:
  • Apocalipsis 1: 8.
  • El tiempo es algo que nos suele preocupar y hoy no me refiero al atmosférico que tan revuelto anda últimamente, con estas gripes tan agresivas que andan este año entre nosotros.
  • Muchas veces pensamos en nuestro pasado, creemos que fue un tiempo muy bueno que no volverá o nos lamentamos por los errores cometidos y estos nos persiguen. Otras veces pensamos en el presente muy condicionado por lo que nos está pasando y al hacerlo sobre el futuro nos movemos entre la esperanza, la inquietud y la incertidumbre.
  • Cristo lo abarca todo, como acabamos de leer en Apocalipsis. El pasado (el que era), el presente (el que es) y el que ha de venir (el futuro). En esta mañana meditaremos sobre lo que nos enseña la palabra de estos tres aspectos del tiempo en relación a Cristo porque nuestro tiempo está muy directamente relacionado con ello.
  • Hoy en día se ha puesto de moda hablar de lo ocurrirá en el futuro en un término catastrófico: guerras, hambres, enfermedades (virus), zombis, extraterrestres, etc. La imaginación tiene pocos límites, pero nosotros tenemos un lugar más seguro al que acudir para buscar respuestas.
  • Anécdota del Reloj para el Juicio Final de la Universidad de Chicago.
  • El libro de Apocalipsis por su forma y contenido da lugar a mucha especulación y disputa pero también expresa muchas verdades con gran claridad.
  • Cuento de Jorge Bucay: “Un rey fue hasta su jardín y descubrió que sus árboles, arbustos y flores se estaban muriendo.
  • El Roble le dijo que se moría porque no podía ser tan alto como el Pino.
    Volviéndose al Pino, lo halló caído porque no podía dar uvas como la Vid. 
    Y la Vid se moría porque no podía florecer como la Rosa.  
    La Rosa lloraba por no ser fuerte y sólida como el Roble.
    Entonces encontró una planta, un Clavel floreciendo y más fresco que nunca.
  • El rey le preguntó: ¿Cómo es que creces tan saludable en medio de este jardín mustio y sombrío?
  • La flor contestó: Quizás sea porque siempre supuse que cuando me plantaste querías claveles. 
    Si hubieras querido un Roble, lo habrías plantado. 
    En aquel momento me dije: 
    Intentaré ser Clavel de la mejor manera que pueda y heme aquí el más hermoso y bello clavel de tu jardín.”
  • En la palabra tenemos con claridad lo que debemos pensar sobre nuestro ayer, hoy y mañana.
  1. 2.       Desarrollo:

2.1.  Cristo: Pasado, presente y futuro.

a)      Pasado:

  • Juan 1: 1- 3. Cristo existía desde el principio, es eterno, y además es el promotor y sustentador de toda la creación. No podemos entender nada sin Cristo, es el centro del mundo y de nuestra fe (por supuesto de nuestra vida).
  • Génesis 1: 26. Aquí el nombre de Dios es Elohim (plural) y la pregunta (por supuesto retórica) nos devela la existencia eterna del Hijo y del Espíritu Santo. Cristo participó en la creación del hombre y de ahí su profundo conocimiento de nosotros.
  • Juan 8: 58. Jesús está explicando expresamente su anterioridad a Abraham, con lo cual queda patente su eternidad (aunque no en forma humana).
  • Filipenses 2: 6. Este “vaciamiento” temporal de sus atributos es el gran ejemplo de amor para todos.
  • Cristo es eterno y esto nos incluye también a nosotros (no lo somos pero si su plan para cada uno de nosotros).

b)      Presente:

  • Juan 16: 4- 15. Ahora no está físicamente con nosotros pero esa labor la realiza el Espíritu Santo. No sólo nos acompaña y nos enseña sino que habita dentro de nosotros y nos dirige a la voluntad de Dios.
  • Hechos 1: 6- 11. Ese (el cielo) es el lugar que ocupa actualmente hasta que regrese a por su pueblo y a juzgar a toda la humanidad.
  • Juan 14: 2, 12- 14. Está preparando el lugar donde morarán sus hijos (los que han creído en Él) por toda la eternidad.
  • Cristo está intercediendo a nuestro favor.

c)       Futuro:

  • 2ª Pedro 3: 1- 14. Volverá a establecer su reino eterno y a juzgar a la humanidad (premiando a unos y castigando a otros). Aunque parezca que se retrasa es algo que ocurrirá sin ningún género de dudas.
  • Apocalipsis 21 y 22 hasta el vs. 5. Así será la eternidad con Cristo. No es un lugar de leyenda sino algo que sucederá realmente. Eso debemos esperar.

2.2. Nosotros: pasado, presente y futuro.

a)      Pasado:

  • Salmo 139: 16. Nuestra existencia es conocida y producida por Dios, no somos frutos de la casualidad (no existe). Tenemos un sentido de existencia claro.
  • Efesios 2: 10. Dios ha preparado buenas obras para que las realicemos inspirados por su Espíritu Santo.
  • 1ª Juan 1: 9. Lo que hemos hecho mal también tiene solución, pedir perdón. Él nos dará ese perdón y nos limpiará de la culpa.
  • Entender que nuestro pasado le pertenece a Dios nos libera de la culpa.

b)      Presente:

  • 1ª Pedro 2: 9. Somos reyes y sacerdotes. El reino de Dios se está estableciendo en este mundo y somos sus embajadores. Tenemos el acceso libre y pleno (sin intermediarios) a Dios.
  • 1ª Pedro 5: 7. Somos objeto del cuidado especial y único de Dios.
  • Entender que nuestro presente también le pertenece nos libera de la soledad.

c)       Futuro:

  • Apocalipsis 7: 16- 17. El sufrimiento en todas sus variedades terminará.
  • Apocalipsis 22: 14 (1ª Juan 1: 7). El árbol de la vida (la eternidad) será puesta de nuevo (como en el Edén) a disposición del hombre.
  • Entender que nuestro futuro le pertenece nos libera de la incertidumbre y la angustia.
  1. 3.       Conclusión.
  • Entender el pasado, presente y futuro de Cristo nos ayuda a encarar nuestra vida con el sentido global que Dios le ha dado.
  • Cristo nos libera de: la culpa (pasado), la soledad (presente), ansiedad (futuro).
  • ¿Viviremos así?
  • Oración.

 


Tags: Cristo, pasado, presente, futuro, culpa, soledad, ansiedad

Publicado por manuelsanchez @ 20:14  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios