Jueves, 16 de enero de 2014

UNA CORRECTA ELECCIÓN

DOMINGO 12-ENERO-2014

……………..

 

TEXTOS BASE:

Lucas 9:1-6,10,37-43,49-50.

Lucas 10:1,9,17-19.

 

 

INTRODUCCION .-

Cuando leemos la Biblia, sea desde el punto de vista que sea, es fácil que nos pueda surgir en un momento determinado un sentimiento de duda, debido a las “aparentes” contradicciones  que el texto bíblico pueda tener, como consecuencia de abordar la Palabra con una actitud de humana sabiduría.

Esto confirma la necesidad de ponernos ante la Palabra con el respaldo y la obra del E. Santo en nuestro corazón para tener  la capacidad de entender, comprender y discernir el mensaje de dios en medio de la Biblia.

   Pero aún bajo esa cobertura, podemos tener ante nuestros ojos textos y episodios bíblicos que nos dejan perplejos. Y podemos entonces darnos cuentas que un signo de interrogación se dibuja en nuestro interior. ¿Por Qué?

   Cuando alguien es una referencia para nosotros, nos cuesta mucho entender un fallo, una equivocación por parte de esa persona; y eso sucede porque no nos paramos a pensar las situaciones o circunstancias que rodean a dicha persona y al fallo en cuestión. También porque es fácil pensar que todo plan sobre el cual esa persona ejerce un propósito se viene abajo como consecuencia de un error. Cuando nuestras referencias son de carne y hueso, es entendible, Pero cuando nuestra referencia es Cristo…la cosa cambia.  ¿Quiero hablar de errores del Señor? ¡No!  Porque hay que contar con que esos “errores” no existen.

   Un equipo de fútbol ficha entrenadores y jugadores de renombre pensando a corto plazo; si en 1 o 2 temporadas no se consiguen títulos…son cesados y tienen que buscarse equipo.

 

DESARROLLO.-

El corto plazo no forma parte, por lo general, de los métodos de Dios.

 

Jesús se rodeó de un grupo escogido, selecto…los 12 apóstoles. No fue una decisión tomada a la ligera, ni basada en sentimientos; es más, antes de esa elección Jesús estuvo orando (Lucas 6:12-13). De todas formas, El es Dios y aún si dicha elección la hubiera hecho sin orar antes, no nos hubiera llamado la atención.

 

Vemos que llama a 12 discípulos escogidos, y los llama apóstoles.

Son su círculo íntimo, quienes reciben una serie de enseñanzas que otros no reciben.

Son los que están constantemente cerca de él, día y noche, viendo sus milagros desde la 1ª fila, ; le ven calmar una tempestad, sanar ciegos, cojos, endemoniados, mudos, resucitar muertos…algunos, como Pedro, Santiago y Juan son testigos de la transfiguración de Jesús…Pero un día sucede algo.

  

   Jesús los reúne y les dice, en pocas palabras: Os envío a predicar, sanar enfermos y echar fuera demonios…3 objetivos. Y les da autoridad para hacerlo.

 

9:6 dice lo que hacían: predicar…y sanar enfermos.  ¿Y no echaron fuera demonios?

9:10 dice que regresaron y contaron todo a Jesús.

 

Después de esto, se produce la alimentación milagrosa de los 5000.

 

Varios días después, cuando Jesús desciende del monte con Pedro, Juan y Santiago, (9:37), se encuentran con un problema: (ver texto base).

 

¡Los discípulos no pudieron echar ningún demonio!

 

Jesús les había dado la autoridad, había enviado a los 12 a hacerlo; pero recordamos que en esa misión…esto era precisamente lo que no hicieron. Y queda confirmado en el hecho de que en esta ocasión, tampoco pudieron hacerlo.

 

Las palabras de Jesús son muy claras…(v. 41).

 

Pero todavía hay lugar para que los escogidos “ricen el rizo”: (9:49-50)

 

Hay alguien que Sí hace lo que el grupo selecto no puede hacer; ¡Y se lo quieren prohibir!   Solo porque no está con ellos, no forma parte del “grupo selecto de los 12”.

 

Parece que los 12 no sólo tienen problemas para cumplir ciertos objetivos, sino que tampoco les gusta como otros sí los cumplen.

 

Pero lo que realmente muestra que los 12 están “en pañales” en ciertas situaciones es lo que sucede a continuación: (cap. 10)

 

Jesús envía en esta ocasión a 70 discípulos; no son el grupo selecto de los 12.

Y les dice: Sanad enfermos, y predicad. Nada de echar fuera ningún demonio.

10:17 dice: los discípulos regresan…y le cuentan a Jesús… ¡que han ejercido autoridad sobre ellos!

 

Curioso: a los 12 se les marca como objetivo y se les da autoridad para hacerlo, pero no lo hace,

A los 70 no se les dice nada de hacerlo, pero lo hacen…

 

El mismo grupo de los 12 tiene un repertorio muy amplio  de “intervenciones” desacertadas: en una ocasión Santiago y Juan le preguntan a Jesús si mandan descender fuego del cielo para consumir una aldea samaritana (9:54-55). En otra se pelean entre ellos por saber quien sería el mayor, en otra el mismo Santiago y Juan le piden a Jesús sentarse a su derecha y su izquierda en el cielo, Pedro niega a Jesús, en otra los discípulos reprenden a unos niños que se acercaban a Jesús…

 

Si la elección de este grupo la hubiera realizado alguien de carne y hueso, tendríamos muy claro el veredicto: TE HAS EQUIVOCADO.

 

Pero la elección la hizo el mismísimo Jesús. No puede haber lugar para el error.

Pero… ¿y las circunstancias?  ¿Y todas las veces en que los escogidos no dan una a derechas? ¿O piden cosas sin saber lo que piden?  ¿Qué cabe preguntarnos entonces?

Evidentemente, al ver historias así, es fácil pensar…esto no es normal. Un grupo elegido por Cristo no puede ser que se comporte de esta manera.

 

Pero recordemos que Dios no es Dios de corto plazo.

Cuando dios elige “algo” o a “alguien” es con un propósito…y un objetivo.

 

Después de leer los 4 evangelios aún tenemos razones para pensar en un “error” de Jesús: cuando le arrestan muchos le abandonan, Pedro le niega, cuando resucita y se aparece a algunos de ellos no le creen…

 

Pero es precisamente cuando Jesús resucita y vuelve con el Padre y el Espíritu Santo es enviado cuando todo cambia…

 

El Pedro que niega a Jesús proclama la palabra de tal manera que se producen 3000 conversiones de una vez…

La misma sombra de Pedro sanaba enfermos, y demonios eran expulsados…

Los mismos que antes pedían cosas irreverentes ahora estaban al frente de la Iglesia…

Los mismos temerosos, incrédulos, eran ahora usados por el Poder de Dios para hacer señales, prodigios, maravillas…

Son enviados a proclamar la Palabra de manera que los Gentiles comienzan a convertirse…

 

¿Qué ha pasado? Jesús no se detuvo a ver la actitud de este grupo cuando fue escogido; Jesús veía lo que este grupo iba a hacer en su nombre en el futuro, en quienes se iban a convertir; el Señor no se detuvo con una visión de corto plazo para cambiar de grupo selecto a las primeras de cambio. Puso su vista más allá…vio de lejos el fruto de sus años perfeccionando, enseñando, ministrando y teniendo paciencia de sus elegidos, porque vio lo que iban a ser capaces de hacer, no las limitaciones psicológicas, espirituales y emocionales que tenían al principio de su llamado.

Jesús vio todo esto de lejos (Hebreos 11:13). Tuvo fe en su elección, tuvo fe en sus elegidos.

 

Pero la elección de Dios no se queda ahí, ni con ellos ni con nosotros. No es una visión ni siquiera a “largo Plazo”: Es una elección con “plazo eterno”. No sólo mira lo que en el futuro podamos hacer…mira que pasemos la eternidad con el…

 

¿Qué vamos a hacer con la fe y la confianza que el Señor ha puesto en nosotros?

No nos angustiemos por nuestras limitaciones presentes…ni por las limitaciones de otros. 

 


Tags: escogidos, discípulos, misericordia, predicar, sanar

Publicado por manuelsanchez @ 19:45  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios