Lunes, 06 de enero de 2014

“OBEDIENCIA PARA EL NUEVO AÑO”

  1. 1.       Introducción:
  • 1ª Corintios 2: 6- 12.
  • Vs. 9: Lo que Dios nos tiene preparado, aunque ya ha empezado a darnos esas cosas, son grandes y maravillosas. Todo esto es posible gracias al sacrificio de Cristo.
  • Vs. 6: Estas palabras de Pablo van dirigidas a los que han alcanzado madurez, en un sentido espiritual. Es decir, aquellos que han conocido a Cristo, le han entregado su vida y su único empeño es obedecer su palabra.
  • El término madurez en el sentido bíblico no es un sinónimo de edad sino de una vida que se asemeja a Cristo. Cuanto más nos parecemos a Cristo más maduros somos. Esto es general suele llevar un proceso de tiempo aunque puede no ser así.
  • A muchos de nosotros nos gustaría seguir creciendo en este año en la madurez espiritual, ¿verdad?
  • ¿Sabéis como se consigue?
  • “Un hombre halló el capullo de una mariposa. Y, un día, surgió una pequeña  a apertura. Se sentó y observó cómo la mariposa luchaba durante varias horas para forzar el paso de su cuerpo a través de ese estrecho agujero. Entonces le pareció que la situación se había estancado y ya no había progreso. Parecía como si hubiera llegado tanto como podía y no le era posible continuar. Así que el hombre decidió ayudar a la mariposa. Cogió unas tijeras y cortó el resto del capullo. La mariposa salió con facilidad. Tenía el cuerpo hinchado y unas alas pequeñas y arrugadas. El hombre continuó observando a la mariposa porque esperaba que sus alas crecieran en cualquier momento y su cuerpo se contrajera al momento. Nada de eso ocurrió. De hecho, la mariposa pasó el resto de sus días arrastrándose con el cuerpo hinchado y unas alas pequeñas y arrugadas. Nunca pudo volar.
    Lo que el hombre no había entendido, en su ayuda amable y precipitada, es que ese capullo tan sofocador y la fuerza que la mariposa tenía que hacer para poder pasar por tan estrecha apertura eran el modo divino de forzar la salida de fluidos desde el cuerpo a las alas para que ésta fuera capaz de volar una vez que se librara del capullo.
    A veces lucha es exactamente lo que necesitamos en nuestra vida. Si Dios permitiera que viviéramos sin obstáculos podría ser terrible para nosotros. No seríamos tan fuertes como debiéramos. Jamás podríamos volar.”
  • Muchas veces está asentado en la iglesia el mito de que la madurez es algo que se consigue con la vida devocional y es cierto en parte pero cómo más se consigue o mejor dicho más se desarrolla es en el servicio cristiano o ministerio.
  • ¿Quieres ser maduro? Debes estar dispuesto a servir a los demás.
  • Juan 15: 16. El reflejo de que somos maduros es cuando damos frutos. Ese es el propósito con el cuál Dios nos ha escogido.
  • En esta mañana vamos a ver dos ejemplos de personas que aprendieron lecciones increíbles, sufrieron un proceso de madurez, porque se llegaron a convencer de algo que les parecía imposible.
  • Entre ellos hay dos grandes diferencias. Uno lo aprende por la vía de la huida y el otro por la vía de la obediencia, aunque la lección para los dos es la misma.
  • Estamos hablando de Jonás y de Pedro.
  1. 2.       Desarrollo:

2.1.  Jonás.

  • La historia de Jonás a grandes rasgos nos la conocemos.
  • Jonás 1: 2. Dios le envía a Nínive a predicar que se arrepientan porque Dios les iba a destruir por sus pecados.
  • Nínive era la capital del imperio Asirio que era enemiga del pueblo de Israel y Jonás era un profeta en el Reino del Norte (Israel).
  • Lo que Dios le estaba pidiendo a Jonás era que fuese a predicar a unos extranjeros y eso iba en contra de su interpretación religiosa, pensaba que el único pueblo que merecía el perdón de Dios era Israel.
  • Jonás 1: 3. En vez de ir a Nínive decide huir en dirección contrario.
  • Acabe engullido por un gran pez y allí entiende claramente las cosas: Jonás 2: 9.

a)      La alabanza pertenece a Dios. Actitud a practicar en todo tiempo, aún dentro de un pez (en aflicción)

b)      Debía cumplir su labor.

c)       Dios es Dios de salvación para todos los hombres.

  • Este es el proceso de madurez de Jonás. Enfrentándose a un reto encomendado por Dios y en base a una reacción incorrecta descubre lo importante.
  • ¿Tendremos que acabar nosotros en el vientre de un pez para aprender lo que debemos hacer?
  • Jonás 3: 2. Dios le repite el mensaje.
  • Jonás 3: 3. Fue y predicó el arrepentimiento para librarse del castigo divino.
  • Jonás 3: 5. El pueblo se arrepintió y fue salvo.
  • El proceso de madurez de Jonás no había concluido todavía pero había aprendido cosas muy importantes y Nínive recibió salvación.
  • Nínive fue objeto del amor y la misericordia de Dios, todos nosotros también lo somos.
  • ¿Somos nosotros como Jonás?

2.2. Pedro.

  • Hechos 10. Historia de Pedro y Cornelio.
  • Hechos 10: 1- 8. Cornelio era un centurión romano que buscaba a Dios. Recibe una revelación de ir a buscar a Pedro y escuchar sus palabras.
  • Hechos 10: 10- 16. Un día después Pedro vio en visión como se desplegaba un cuadro con animales inmundos según la ley y recibía la instrucción de comer de ellos a lo que él se negaba por sus convicciones judías (Levítico 11).
  • Hechos 10: 19- 20. Dios le dice que debe ir con esos hombres.
  • Decide emprender el camino y cuando llega a casa de Cornelio se encuentra a una multitud reunida con intención de escuchar la palabra de Dios: Hechos 10: 33.
  • Hechos 10: 34- 35. Entonces Pedro comprende la visión. Es decir, cuando se produce un proceso increíble de transformación en Pedro. Cuando obedece a Dios y está dispuesto a saltarse sus prejuicios.
  • Lo que sucede a continuación es que les predica el evangelio de Cristo, ellos se arrepienten y reciben el bautismo en el Espíritu Santo. Hechos 10: 43, 44.
  • Dios también muestra su amor y misericordia con Cornelio y todos los reunidos en su casa.
  • Esta es la otra vía para la madurez. Obedecer a Dios y estar dispuesto a servir a los demás.
  • ¿Nos parecemos nosotros a Pedro?
  1. 3.       Conclusión.
  • ¿Queremos ser cristianos maduros?
  • Debemos estar dispuestos a servir a los demás, dentro y FUERA de la iglesia.
  • La clave de estas dos personas: Jonás y Pedro era la de dirigirse a predicar a quienes no imaginaban.
  • ¿Dónde te dirige Dios a ti y a nosotros?
  • Quizás tu Nínive y tu Cornelio tienen otros nombres pero es a ellos a los que hemos de compartir el evangelio de salvación y entonces maduraremos nosotros.
  • Oración.

Tags: obediencia, madurez, espiritual, servicio, Jonás, Pedro

Publicado por manuelsanchez @ 21:24  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios