Lunes, 23 de diciembre de 2013

“NO TE LO PUEDES PERDER”

  1. 1.       Introducción:
  • Lucas 1: 68-79.
  • El otro día perdí, momentáneamente, las llaves de casa. Teníamos que salir rápidamente porque los niños actuaban y nos quedaban pocos minutos para llegar y me sentí bastante desconcertado por unos instantes. No suelo perder cosas, soy bastante maniático y me desconcertó un poco. Aparecieron rápidamente. Creo que a nadie nos gusta perder cosas, ¿recuerdas lo último que has perdido?
  • Vivimos en un mundo de tendencias, no te puedes perder ver esa obra de teatro, ver esa película, comer en ese restaurante o leer este libro.
  • Ahora en Navidad hay cosas que no te puedes perder: ver las luces de Madrid, visitar el rastrillo navideño en la Plaza Mayor, Cortilandia, cenas con amigos y compañeros de trabajo, etc…
  • Pero en esta tarde vamos a hablar de algo que no nos podemos perder si lo hemos recibido algún día y que no podemos dejar escapar si no lo hemos tenido nunca.
  • En el texto que hemos leído al principio, el evangelista relata la profecía de Zacarías cuando su hijo Juan el Bautista nació.
  • En ella se relata todo lo que el niño que todavía no había nacido y cuyo hecho celebramos en estos días, iba a traer a su pueblo y a toda la humanidad.
  • Lucas 1: 78- 79.

a)      Nuevo amanecer

b)      Luz en medio de la oscuridad y la muerte

c)       Nos llevará por caminos de paz.

  • Todo esto es posible únicamente por: “la misericordia entrañable de nuestro Dios.” Dios es extremadamente generoso con nosotros y no debemos menospreciar el regalo más increíble que un ser humano puede recibir.
  1. 2.       Desarrollo:

2.1. Nuevo amanecer.

  • Lucas 1: 78.
  • Es algo que nos sucede con frecuencia y lo expresamos con el refrán: “mañana será otro día.” Es que hay cosas que por la noche nos parecen muy preocupantes, nos quitan el sueño y no hacemos más que darles vueltas y sin embargo cuando amanece parece que todas esos problemas se han disipado aunque sea momentáneamente.
  • Un grupo de pop lo describió en una de sus canciones:” Que es lo que tiene el aire en la mañana que limpia los temores de mi corazón, las dudas que anoche eran tinieblas son simples tontería a la luz del sol.”
  • Cristo es el nuevo amanecer para nuestra vida. Aquel que puede hacer y de forma auténtica y verdadera que todo lo que nos atribula o desconcierta desaparezca y ser sustituido por plenitud de vida y gozo.
  • Jesús dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida” (Juan 14: 6). Todos buscamos un camino, la verdad y la vida y eso sólo lo podemos encontrar en Jesús.
  • Dios está deseando darnos un nuevo amanecer o dicho de otra forma una nueva oportunidad para:

a)      restaurar lo está roto

b)      limpiar el dolor y

c)       darnos una Nueva Esperanza.

2.2. Luz.

  • Lucas 1: 79a.
  • En estas fechas las ciudades y pueblos se llenan de luz, aunque ahora con la crisis en algunos sitios la decoración navideña se ha quedado en algo meramente anecdótico.
  • En nuestras ciudades sobra iluminación, por eso es tan difícil ver el cielo desde la ciudad de Madrid por ejemplo, pero falta luz.
  • Falta la luz que alumbra lo profundo de nuestro ser.
  • Además esta luz no tiene una tarifa que sube cada pocos meses y un recibo que cada vez es más difícil de entender.
  • Sin Cristo el hombre vive en oscuridad y sombra de muerte. Cuando estamos a oscuras tropezamos continuamente y no encontramos la salida.
  • Pero Dios no quiere que vivamos a oscuras y tropezando sino sabiendo a dónde ir y qué hacer, por eso nos envío a su Hijo: “Yo soy la luz del mundo”.
  • Si nos acercamos a Cristo encontraremos la luz sino viviremos en oscuridad permanente.
  • Esta luz también es el regalo de Dios que no te puedes perder.

2.3. Paz.

  • Lucas 1:79b.
  • En nuestra sociedad la paz brilla por su ausencia. Hay conflictos en: matrimonios, familias, vecinos, compañeros de trabajo, regiones, países, etc…
  • La paz es armonía, entendimiento, comprensión y se expresa en amor.
  • Mucha veces sin darnos cuenta nuestra vida se desliza por camino de conflicto, que traen desasosiego e intranquilidad.
  • Dios a través del sacrificio de su Hijo Cristo nos ayuda a caminar por caminos de paz.
  • En Cristo tenemos paz:

a)      Paz con Dios: Con Cristo hemos sido reconciliados en la cruz.

b)      Paz con nosotros mismos: encontramos lo que necesitamos.

c)       Paz con los demás: Son objeto del amor de Dios y deben serlo del nuestro.

  • ¿Nos vamos a perder esto también?
  1. 3.       Conclusión.
  • Hay algo tan trascendente y fundamental que marcará definitivamente nuestra vida que no nos podemos perder.
  • En Cristo, ese niño que nació en estas fechas que celebramos, recibimos: Nuevo amanecer, luz y paz.
  • ¿Nos vamos a perder esto?
  • Oración.

Tags: perder, Navidad, amanecer, luz, paz

Publicado por manuelsanchez @ 23:38  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios