S?bado, 02 de noviembre de 2013

“FUERZA AL CANSADO”

  1. 1.       Introducción:
  • Isaías 40: 29.
  • ¿Has estado cansado alguna vez? ¿Estás cansado?
  • Hoy en día llevamos en general un ritmo frenético, estas ciudades tan grandes y estos horarios de trabajo nos llevan en muchas ocasiones hasta el extremo de nuestras fuerzas.
  • Además nos han invadido los que nos dicen que tenemos que lograr el éxito en todo y a toda costa y nos hemos imbuido de una dinámica de rapidez y estrés que impregna todo en nuestra vida.
  • Para paliarlo se han inventado las bebidas energéticas y los suplementos vitamínicos y nos hacen creer que tomando esto seremos casi tan fuertes como Astérix lo era al beber la poción mágica.
  • El cansancio físico tiene un remedio conocido, pero no por eso practicado, es el descanso.
  • Pero el más dañino de los cansancios es el mental o psicológico o espiritual. Desfallece no nuestras fuerzas sino nuestro espíritu….y ese ¿cómo lo remediamos?
  • Isaías 40: 28. Dios no se cansa porque es infinito y lo conoce todo. Nuestro cansancio viene fundamentalmente de nuestra finitud y de no conocerlo todo.
  • Isaías 40: 30. El autor habla aquí de que los que se cansan son los jóvenes y los muchachos, con lo que nos hace entender que está hablando de un agotamiento en sentido espiritual.
  • Isaías 40: 31. El principal “revitalizador” que Dios nos ofrece es “esperar” en Él. ¿Por qué? Como no lo conocemos todo debemos esperar en Él, obedeciendo sus enseñanzas y buscándole. Entonces recibiremos unas fuerzas que no se acabarán nunca.
  • ¿Queremos llegar tan alto como lo hacen las águilas y no cansarnos?
  • Recibiremos nuevas fuerzas esperando en Dios si:

a)      Tenemos objetivos asumibles y duraderos

b)      Descansamos convenientemente

c)       Oramos con asiduidad

  1. 2.       Desarrollo:

2.1. Objetivos asumibles y duraderos.

  • Mateo 10: 16.
  • El Señor enseño a sus discípulos que la labor que hacían era como la de un cordero entre lobos, es decir, llena de peligros, por eso debían ser: prudentes y sencillos.
  • ¿Lo somos nosotros?
  • Lo contrario de prudente es imprudente, hacer las cosas sin pensar y lo contrario de sencillo es complicado o con doble intención.
  • Lucas 14: 25- 33.
  • Tenemos ejemplos a nuestro alrededor de obras públicas que se han empezado y no se han podido concluir por falta de fondos, es triste verlas en ese estado.
  • Aquí Jesús nos está hablando de medir con anticipación las consecuencias de nuestras acciones. Si queremos seguir a Cristo tenemos que estar dispuestos a renunciar a todo.
  • Como nuestro tiempo y recursos son limitados debemos de saber a qué vamos a dedicar lo que tenemos.
  • Debemos pararnos y pensar que quiero hacer con mi vida y marchar hacia ello. Establecer unas metas, pensar en los recursos que voy a emplear y entonces y sólo entonces ponerme manos a la obra.
  • Mucho de nuestro cansancio viene porque no pensamos lo que hacemos antes y entonces nos toca pensarlo después, y siempre es tarde.
  • Refrán: “El que no tiene cabeza tiene que tener siete pies” y entonces se cansa.
  • Para empezar algo debemos saber con qué contamos aunque siempre esperar en fe adonde nosotros no llegamos: “vivimos por fe no por vista”.
  • Santiago 1: 8.
  • Nuestros propósitos deben ser duraderos, es decir, permanecer en el tiempo. No debemos estar cambiando de opinión continuamente porque así no llegamos a ningún lado y nos cansamos muchísimo.
  • Piensa en lo que quieres hacer con tu vida, un consejo, renuncia a lo demás para seguir a Cristo. Planea tus objetivos y lo que te va a suponer y entonces manos a la obra.

2.2. Necesidad de descanso.

  • Génesis 2: 1- 3.
  • Dios que nunca se cansa nos enseñó que lo hizo al acabar la creación y enseñó a su pueblo a hacerlo.
  • El descanso no solo es necesario sino fundamental no sólo para nuestro cuerpo sino también para nuestro espíritu.
  • Planear un tiempo de descanso personal y familiar no sólo es bíblico sino también imprescindible.
  • En nuestra sociedad hemos desacralizado los domingos y los hemos convertido en días para salir a comprar. Debemos recuperar su sentido original.
  • ¿Dónde hemos dejado la predicación del día de reposo?
  • ¿Planeamos un tiempo de descanso?
  • Juan 4: 6. El camino nos cansa y tenemos que pararnos a tomar un poco de agua.
  • No nos creamos más que Dios y pensemos que podemos sobrevivir sin el adecuado descanso.

2.3. Oración que revitaliza.

  •  Daniel 10: 19.
  • Las visiones que tuvo Daniel le dejaron literalmente desvanecido y en oración recuperó las fuerzas que le faltaban.
  • Cuando oramos comprendemos lo que nos ocurre, lo que hacer y esperar y nuestro espíritu se revitaliza.
  • Testimonio de la oración de los Martes.
  • Anécdota del leñador y el hacha afilada.
  • Cuando sabemos lo que hacemos y para qué nuestras fuerzas se regeneran. Eso por obra del Espíritu Santo.
  • Salmo 25: 14- 18. Expresar con total claridad nuestros sentimientos a Dios es vital para nuestra salud espiritual.
  • Esto debe ser una actitud diaria y no sólo puntual.
  1. 3.       Conclusión.
  • Mateo 11: 28.
  • El remedio al cansancio que nos asedia no son las bebidas energéticas ni los spas sino una relación personal y estrecha con Dios.
  • Eso nos lleva a ponernos objetivos asumibles y estables en el tiempo.
  • El descanso debe formar parte de nuestra vida.
  • Si estamos cansados en Dios encontraremos las fuerzas que nos faltan.
  • Oración.

Tags: fuerzas, cansancio, prudencia, objetivos, descanso, oración

Publicado por manuelsanchez @ 23:44  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios