Domingo, 22 de septiembre de 2013

“DIOS RESPONDE”

  1. 1.       Introducción:
  • Habacuc 1: 2- 4.
  • Muchos recordaremos el programa “tengo una pregunta para usted”. Al mismo iban personalidades importantes para someterse a las preguntas de un grupo de personas no profesionales en la entrevista. Salvada la expectación por algo diferente el resultado fue bastante pobre, porque en realidad los que iban estaban entrenados y pocas veces respondían con claridad a las preguntas que les hacían.
  • Hay una fase en la niñez en la que los niños siempre preguntan: ¿por qué? Necesitan saberlo todo aunque por supuesto no están capacitados para entenderlo.
  • ¿Tienes preguntas que nadie te ha respondido todavía?
  • ¿Has hecho preguntas a Dios y todavía no has encontrado la respuesta?
  • Dios responde y no a la forma de los personajes públicos que no aportan nada sino con una claridad absoluta y un poder transformador para nuestra vida.
  • Esta mañana haremos un recorrido por el libro de Habacuc, porque consiste precisamente en eso: un hombre que no entiende lo que ocurre a su alrededor, pregunta a Dios, este le responde y veremos cuál es su actitud ante dicha respuesta.
  • El mismo recorrido que él siguió nos puede enseñar mucho a nosotros aquí y ahora.
  1. 2.       Desarrollo:

2.1. Primera pregunta, primera respuesta.

  • Habacuc 1: 2- 11.
  • Habacuc 1: 2- 4. Aquí tenemos la primera pregunta que es la causante de la situación de desazón que estaba viviendo.
  • El pueblo de Israel de esta época había olvidado la ley de Dios y vivían ejerciendo la violencia y la destrucción de unos contra otros. La justicia brillaba por su ausencia y esto era algo que él no podía comprender.
  • ¿Por qué me haces presenciar calamidades? ¿Por qué debo contemplar el sufrimiento?  Fueron las preguntas de Habacuc, ¿te has hecho esas preguntas alguna vez?
  • En situaciones como las que estamos viviendo esa misma pregunta puede pasar por nuestra cabeza.
  • La época que vivió fue muy dura en Judá, se había pasado del esplendor de la época de las reformas de Josías al caos del sistema legal. El pueblo vivía una situación tremenda en el interior y amenazante por el exterior bajo la amenaza de invasión de Babilonia. Estamos hablando de alrededor del 600 a.C.
  • Dios responde a Habacuc y tenemos esa respuesta en los vs. del 5 al 11.
  • La respuesta es que va a traer a los “caldeos”, o sea los babilonios para que invadan Judá.
  • Esta respuesta es sin duda sorprendente, como va ser esa la solución de Dios al problema.
  •  La conclusión hasta aquí es: Dios responde aunque a veces dicha respuesta nos parece absolutamente inverosímil.

2.2. Segunda pregunta, segunda respuesta.

  • Habacuc 1: 12- 2: 20.
  • Habacuc se debió quedar estupefacto ante esta respuesta y vuelve a preguntar de nuevo: vs. 12 al 17 del capítulo 1.
  • La segunda pregunta se puede resumir así: ¿Cómo puede Dios siendo soberano, eterno y justo usar a un pueblo terrible y despiadado para traer la justicia?
  • Entonces tenemos la segunda respuesta de Dios:

a)      La visión se cumplirá: 2: 3. Su Palabra, que es dónde encontramos de forma más frecuente las respuestas su cumplirá sin ninguna duda.

b)      2: 4. Cada uno recibirá lo que merece: El que no cree en Dios y se fía de su orgullo perecerá pero el que tiene fe en Cristo vivirá (a pesar de las circunstancias y las incomprensiones presentes). Romanos 1: 17. La clave está en la fe.

c)       Dios establecerá la justicia plena en su tiempo: vs. 20.

  • La conclusión a este segundo intercambio sería: debes creer aunque ahora haya cosas que no entiendes.

2.3. Oración final.

  •  Habacuc 3.
  • Eso (creer) fue precisamente lo que hizo Habacuc y muestra de ello es la oración con la que concluye el libro.
  • El intercambio de preguntas y respuestas había dejado a un Habacuc con interrogantes pero confiado.
  • Habacuc 3: 17- 19. Muchos han llamado a estas palabras un himno a la fe.
  • La confianza que Habacuc tenía ahora en Dios iba más allá de la situación presente y del futuro inmediato.
  • Dios le había llevado de lo inmediato a lo realmente trascendente.
  1. 3.       Conclusión.
  • Tenemos multitud de preguntas y a veces la sensación de que nadie nos responde, incluido Dios.
  • Si preguntas a Dios, obtendrás respuestas. Es posible que la misma no te guste, pero es la mejor.
  • No estamos llamados a entender sino a confiar.
  • Debemos tener por seguro que Dios siempre está a nuestro lado aún en los momentos más tremendos.
  • Frase de Rick Warren: “En los días oscuros la doctrina no es suficiente, necesitas a Jesús a tu lado.”
  • Él quiere estar a tu lado, ¿le dejarás?
  • Oración.

Tags: Dios, respuesta, pregunta, Habacuc, creer

Publicado por manuelsanchez @ 19:55  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios