Lunes, 09 de septiembre de 2013

“VIVIENDO POR FE”

  1. 1.       Introducción:
  • Romanos 1: 17.
  • En este texto junto con otros muchos entendemos claramente que la salvación la obtenemos al asentir por fe al regalo hecho por Dios. La salvación es algo que sólo proviene de Dios y que nadie puede alcanzar por sus propios méritos (Efesios 2: 8).
  • Pero la fe no es sólo el punto de partida para acercarnos a Dios sino que es eje central de nuestro caminar diario. Por fe y para fe.
  • Muchas veces hemos oído lo que significa: Hebreos 11: 1. Es tener por cierto lo que de momento esperamos y estar convencidos de los que nuestros ojos no ven.
  • El término original es “pistis” y significa: certidumbre, confianza y seguridad.  En hebreo en general “emunah” que implica también firmeza (perseverancia) y verdad.
  • A veces nos gustaría poder vivir un poco más por la vista y tener algunas certezas en lo que emprendemos, pero así no es la vida cristiana. Estamos llamados a ejercer la fe de forma continua. Haciendo un juego de palabras podríamos decir: “de fe a fe y tiro porque me toca”
  • Muchas de las cosas que vemos a nuestro alrededor nos inspiran incredulidad y desconfianza. Por lo que oímos que pasa en nuestro entorno y a veces por las propias experiencias se instalan en nosotros esas actitudes. Sólo nos conducen a los recelos y a la falta de acción.
  • También hemos experimentado fracasos en cosas que hemos emprendido y entonces…¿tengo que seguir ejerciendo la fe?
  • Anécdota: Una vez alguien presentó a una mujer a un predicador y le dijo. Esta es una mujer de mucha fe. A lo que la mujer respondió: Se equivoca, soy una mujer de poca fe, pero tengo un gran Señor.
  • Por supuesto esta respuesta dio en el centro de la cuestión. Nuestra fe es la medida del Dios en que creemos.
  • Génesis 17: 1. Dios se nos revela con “El Sadai”, el Todopoderoso y la pregunta es: ¿Creemos en un Dios Todopoderoso o en un Dios minipoderoso? Esa es la medida de nuestra fe.
  • No hablaremos de fe o confianza en nuestras propias fuerzas o recursos, que ha llevado a muchos a grandes hazañas sino una fe cuyo objeto es externo a nosotros pero nos impulsa de forma sobrenatural.
  1. 2.       Desarrollo:

2.1. Fe sin límite.

  • Lucas 7: 1- 10.
  • En este relato tenemos a un centurión, a un siervo enfermo a unos ancianos de los judíos y a Jesús.
  • El centurión tenía un siervo al que estimaba mucho con una grave enfermedad y sirviéndose de su especial relación con los importantes de los judíos les encomendó ir a Jesús a pedirle un milagro.
  • Estos ancianos fueron y le pidieron a Jesús el favor de ayudar a este hombre porque se lo merecía.
  • Yendo de camino, le dice esta vez a través de unos amigos, que no es necesario que vaya sino sólo que de la orden.
  • Jesús alaba su fe y realiza un milagro de sanidad.
  • El rasgo principal del comportamiento de este centurión era la fe. Tenía una certeza absoluta de que Jesús podía hacerlo  y sólo dependía de su voluntad.
  • Además mostró una gran reverencia. No se creyó digno de ir en persona a pedírselo.
  • Esto es un ejemplo de fe sin límite que estamos llamados a practicar. Creer de verás que Dios hará lo que le pedimos o lo que nos ha revelado que hará.
  • ¿Tienes algo así de difícil que pedirle a Dios o algo así de difícil te ha pedido Dios a ti que hagas o esperes?

2.2. Fe con dudas.

  • Marcos 9: 14- 32.
  • En este caso el relato es un poco diferente del anterior.
  • Un hombre había acudido a los discípulos a pedirles un milagro, que echasen de su hijo a un demonio. Pero estos no pudieron.
  • Cuando Jesús llega todos acuden ante Él para que les explique qué había sucedido.
  • Vs. 21 y 22: El hombre y su familia llevaban mucho tiempo sufriendo esto y clamó a Jesús que les ayudase.
  • Vs. 23: Eso es la fe. Creer que todo es posible para Dios.
  • Vs. 24: El hombre creía pero la experiencia del fracaso le había escamado.
  • Dios respondió su oración, porque aún con dudas tenía fe.
  • ¿Tienes una fe con dudas? Crees pero a veces te parece imposible. Traigamos esa sinceridad delante de Dios con total transparencia.
  • Que nuestra fe no desaparezca por las dudas.

2.3. Fe insistente.

  •  Lucas 18: 1- 8.
  • En esta ocasión tenemos un juez y una viuda.
  • El juez es insensible e incluso arrogante pero acaba accediendo a su petición.
  • La viuda es insistente (vs. 5). No cesaba de reclamar justicia. Era el único recurso para solucionar su situación.
  • Al final después de mucho tiempo, la viuda consiguió lo que quería.
  • Nuestra fe debe ser perseverante aunque las cosas no sucedan inmediatamente.
  • Más importante que lo que Dios nos concede es confiar en Dios mismo (vs. 8).
  1. 3.       Conclusión.
  • Nuestra vida comienza con la fe, se mantiene con la fe y termina con la fe.
  • Estamos impelidos a creer lo que no vemos y a saber que lo que esperamos es cierto.
  • Debemos tener fe sin límites, pero no dejar que las dudas apaguen nuestra fe y la tardanza tampoco.
  • Nuestro Dios no es “minipoderoso” sino “Todopoderoso”.
  • Oración.

Tags: confianza, seguridad, dudas, persistencia

Publicado por manuelsanchez @ 20:50  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios