Martes, 20 de agosto de 2013

“EL MEJOR FUNDAMENTO”

  1. 1.       Introducción:
  • Mateo 7: 24- 29.
  • Esta sencilla parábola de Jesús, nos enseña a través de un ejemplo muy claro, cuál debe ser el fundamento de nuestra vida.
  • Nuestra vida, al igual que una casa, se puede construir un terreno sólido (de rocas) o sobre un terreno inestable.
  • Construir sobre rocas es muy complicado y requiere un mayor esfuerzo pero el resultado es una construcción “muy estable.”
  • En cambio construir sobre “arena” es muy sencillo, no hay que realizar mucho trabajo, pero la construcción será muy débil (ejemplos de ese tipo de construcción en muchas casas por la  burbuja inmobiliaria).
  • ¿Sobre qué fundamento estamos construyendo nosotros nuestra vida?
  • Cuando era joven jugaba al baloncesto (instituto y universidad), en este deporte los fundamentos son básicos (saber botar, driblar, tirar, contar los pasos, etc.) No se puede jugar bien a este deporte sin saber esto. Sabiéndolo se puede progresar hasta donde nuestra aptitud física y mental nos permita.
  • Hasta los especuladores en bolsa emplean el término “fundamentals” para definir los valores reales de una compañía (ventas, ingresos, deuda&hellipGui?o para hacer las inversiones más allá de los movimientos del valor en un período determinado.
  • Jesús identifica a los dos constructores:

a)      Prudente: Planea las cosas antes de hacerlas.

b)      Insensato: Hace las cosas sin pensar en las consecuencias.

  • Nuestra vida está en permanente construcción (a diferencia de una casa) por eso hemos de recordar estas palabras.
  • ¿Estamos pensando con prudencia en qué estamos construyendo nuestra vida o nos dejamos llevar sin pensar que  hay debajo de todo lo que hacemos?

Desarrollo:

1.1. Otros fundamentos.

  • Nuestra vida según este texto puede asentarse en Cristo o en otras muchas cosas.
  • 1ª Corintios 3: 3 y 10- 15.
  • A menudo el texto de Mateo lo interpretamos como los que han creído en Cristo y los que no y siendo cierto esto también se puede aplicar según acabamos de leer a los que han creído en Cristo.
  • Vs. 3: En la iglesia de Corinto hubo divisiones porque unos querían seguir a unos y otros a otros. Esta es una actitud alejada de las enseñanzas de Cristo, por lo tanto, no debemos ni practicarla ni fomentarla.
  • Si recordamos el texto de Mateo dice que un prudente es el que obedece la palabra de Dios y un insensato el que no lo hace. Por lo tanto si habiendo oído que debemos procurar la unidad y el amor no lo hacemos estamos edificando mal.
  • Vs. 11: El único fundamento que puede haber en nuestra vida es Cristo. Pero aún habiéndolo confesado así podemos añadir unos materiales perecederos a ese fundamento.
  • Vs. 10- 15: La calidad de nuestra construcción (vs. 12) será probada al final y tendremos que dar cuentas de ella.
  • Construir con oro, plata y piedras preciosas es invertir en el reino de los cielos. Esa obra permanecerá para siempre. Como dijo Jesús en Mateo 6: 19- 24 es hacer tesoros en el cielo, permanecen para siempre.
  • Construir con madera, heno  paja es hacerlo mirando lo terrenal, que está llamado a perecer. Como también dijo Jesús es hacer tesoros en la tierra, que están destinados a perecer.
  • También podemos construir nuestra vida sobre otros fundamentos:

a)      Nuestra familia: Son humanos y por lo tanto frágiles, pueden fallarnos o faltar en algún momento (cuando llega la tormenta).

b)      Seguridad material: Nuestros bienes y trabajo. Son temporales, pueden ser destruidos y desaparecer en muy poco tiempo.

c)       Nuestro entorno: Iglesia, amigos. Lo mismo que hemos hablado de nuestra familia.

d)      Nosotros mismos. Confianza en nosotros, en nuestro criterio y nuestras capacidades. Nuestra mente en muy voluble y nuestras fuerzas pueden desaparecer en cualquier momento.

  • Todo esto sólo lleva a una construcción endeble, que ante la tormenta se va a derrumbar seguro.

1.2. El mejor fundamento.

  • Mateo 7: 25.
  • Cuando el cimiento auténtico de nuestra vida es Cristo, ninguna situación puede destruirnos porque ese fundamento es inalterable.
  • Romanos 8: 31- 39.
  • Cuando nos aferramos al fundamento verdadero, y eso es una vida de obediencia a la su palabra (no lo que digamos), nada que pueda venir puede destruir nuestra vida.
  • La palabra nos enseña que estamos llamados a pasar tribulación (vs. 36) pero en medio de ella descubriremos la fortaleza de nuestra construcción.
  • Ejemplo del resultado de los terremotos en cualquier lugar del mundo y en Japón, donde las construcciones tienen unos cimientos preparados para resistirlos.
  • En Cristo tenemos:

a)      Salvación: Efesios 2: 5-9. Cristo pagó el precio de nuestros pecados y nos dio acceso a una nueva vida.

b)      Seguridad: Isaías 40: 8. Cristo es la “palabra” de Dios y esa no varía jamás.

c)       Dirección: Juan 14: 6 y 21- 24. Su morada en nosotros nos guía por el mejor camino. Igual que ocurrió al pueblo de Israel en el desierto con la nube y la columna de fuego.

  • ¿Obedeceremos a Dios? Entonces resistiremos cualquier tormenta.
  1. 2.       Conclusión.
  • Podemos edificar sobre otros fundamentos (nosotros, familia, bienes materiales, entorno o añadir cosas no debidas a Cristo) o fundamentarnos en el mejor de los fundamentos posibles, Cristo.
  • Si hacemos lo primero nuestra vida es inestable y puede derrumbarse en cualquier momento, si hacemos lo segundo nada podrá derribarnos.
  • ¿Obedeceremos a Dios?
  • Oración.

Tags: fundamento, cimiento, roca, Cristo, obediencia

Publicado por manuelsanchez @ 12:48  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios