Viernes, 02 de agosto de 2013

“LOS PRINCIPIOS”

  1. 1.       Introducción:
  • Hechos 4: 23- 31.
  • Esta semana veía en una publicidad un slogan de Bankia: “Empecemos por los principios.” Aunque pueda parecer contraproducente se trata de establecer una imagen nueva después de todo lo que ha sucedido y volver a lo que se han dedicado desde hace muchos años.
  • Los principios son las normas que rigen nuestra vida y como tal son absolutamente fundamentales.
  • A menudo nos movemos por “sentimientos” o esperamos “revelaciones” especiales pero lo absolutamente fundamental son los principios.
  • Por eso tanto en lo natural como en lo espiritual es fundamental la educación, porque nos transmite precisamente esto.
  • ¿Cuántos principios bíblicos somos capaces de enumerar?

a)      Amar a los demás.

b)      Honrar a nuestros padres.

c)       Orar, estudiar la palabra.

  • En el texto de Hechos 4 encontramos uno de los principios que regía la vida de los apóstoles y en general de toda la primera iglesia: vs. 29. Arriesgarlo todo por la predicación del evangelio.
  • Su oración era que Dios les concediese “denuedo” para predicar a pesar de las amenazas.
  • El término original es: “parresia” que significa osadía para hablar, franqueza, sin reservas, valor entusiasta.
  • En los versículos anteriores vemos a Pedro y a Juan que son llevados ante el Consejo y amonestados por ellos a no seguir predicando: 18- 21.
  • Ante las amenazas piden “valor” para seguir adelante en su labor de predicar el evangelio.
  • ¿Estamos dispuestos nosotros a asumir tantos riesgos? O por el contrario ¿queremos una vida de comodidad, sin alteraciones?
  • En la vida cristiana no hay término medio (Lucas 9: 57- 62).
  • La palabra nos exhorta a estas dispuestos a arriesgarlo todo por el evangelio y a no ser “tibios” (Apocalipsis 3: 15- 16).
  • Veremos este principio en positivo y en negativo.

Desarrollo:

1.1. El principio de Cristo.

  • Filipenses 2: 4- 11.
  • En Cristo tenemos el mejor ejemplo del principio de no pensar en sí mismo y ser “osado”.
  • Vs. 4. Fue la máxima expresión de entrega por los demás.
  • Romanos 5: 18- 19. Con su entrega todos hemos sido constituidos justos.
  • Vs. 5: La actitud de Cristo debe constituir un ejemplo para nosotros.
  • Vs. 6- 8: Estuvo dispuesto a renunciar temporalmente a parte de sus atributos divinos (kenosis o vaciamiento) para venir a entregarse por nuestra salvación.
  • Constituye el ejemplo más claro de renuncia y entrega.
  • ¿Entendemos nosotros el evangelio como renuncia?
  • ¿A qué hemos renunciado o estamos dispuestos a renunciar?
  • ¿Hay algo a lo que no queremos renunciar?
  • Nuestros padres fueron un modelo de renuncia a cosas para que las tuviésemos nosotros.

1.2. El principio de Pablo.

  • Filipenses 3: 7- 8.
  • Pablo antes de conocer a Cristo tenía una buena y cómoda posición. Lo relata en los versículos 4 al 6.
  • Pero comprendió que debía renunciar a todo eso para seguir a Cristo.
  • Vs. 7: Estaba dispuesto a perderlo todo.
  • ¿Tenemos nosotros esa actitud? ¿Seguimos ese principio?
  • Vs. 8: Lo más importante para él era seguir a Cristo y cumplir lo que le demandaba. No le importaba lo que había dejado detrás.
  • En muchos de los misioneros que conocemos tenemos un claro ejemplo de esto: Margarita, la familia Bel,….
  • El trabajo para Cristo supone “inexorablemente” tener que renunciar a muchas cosas, si no lo asumimos entonces nos llevaremos a engaño.

1.3. El principio de Ananías y Safira.

  • Hechos 5: 1- 11.
  • Aquí tenemos a una pareja que siguió un principio o tuvieron una actitud totalmente opuesta a la que acabamos de ver.
  • En la iglesia primitiva se puso de moda vender todo lo que uno tenía y ponerlo a disposición del bien común.
  • Nos dice el texto que fue una práctica habitual.
  • Vs 1 y 2: Pero Ananías y Safira vendieron una propiedad y no entregaron la totalidad de lo que tenían a la iglesia.
  • Esta es la actitud de “nadar y guardar la ropa”. Entrego una parte pero me reservo otra por si acaso las cosas salen mal.
  • Vs. 3y 4: Pedro por medio del Espíritu Santo recibe conocimiento del engaño y les reprende. Nadie les había obligado a vender nada ni nadie les había obligado a traer el dinero. Pero si lo decidieron hacer, lo tenían que hacer bien.
  • Nadie nos puede obligar a entregar nada a Dios, es y debe ser algo totalmente voluntario que nazca de un deseo genuino. Pero una vez dado el paso, tenemos que estar dispuesto a entregarlo todo, sin reservar.
  • Ananías y Safira tuvieron que pagar su error con la muerte.
  1. 2.       Conclusión.
  • Tomemos como ejemplo, el principio de Pedro y Juan y pidamos como algo primordial para nuestra vida osadía para predicar el evangelio.
  • El tiempo estival es muy propicio a tener oportunidades de compartir el evangelio.
  • Estemos dispuestos a renunciar totalmente a nuestra comodidad para que el reino de Dios avance, no hay otra forma.
  • Oración.

Tags: principios, fundamentos, evangelio, Cristo, arriesgar

Publicado por manuelsanchez @ 11:39  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios