Martes, 14 de mayo de 2013

“A FUEGO LENTO”

  1. 1.       Introducción:
  • Josué 1:8.
  • Si la semana pasada leíamos unos versículos pocas veces compartidos, no ocurre lo mismo con el que acabamos de leer. Creo que se encontraría en el top 10 de favoritos si hiciésemos una encuesta.
  • Su enseñanza no por repetida deja de ser vital para nuestra vida:

a)      Meditación continua en la Palabra de Dios

b)      Obediencia completa e integral

c)       Resultado de lo anterior será el bienestar pleno

  • Vivimos en un mundo gobernado por la velocidad y lo instantáneo. Todo debe ser al momento y no estamos dispuestos a esperar para nada (gasolinera, supermercado, banco).
  • Pero las cosas que realmente merecen la pena no se consiguen así:

a)      Buena cocina es a fuego lento y no fast food.

b)      Buen vino requiere un largo proceso de maduración.

c)       Las grandes obras musicales y literarias llevan un largo proceso de creación.

d)      Conocer a fondo un tema requiere estudio y examen y no ir a la Wikipedia.

  • A veces llevamos esta velocidad a nuestra relación con Dios y pensamos que Él se comporta así. Queremos predicaciones sencillas y que nos lleguen y oraciones poderosas que nos transformen inmediatamente. Esto a veces sucede pero en ello no se fundamenta una vida cristiana sólida.
  • Un carácter cristiano se forma en un proceso de maduración “a fuego lento” donde todo lo que Dios quiere cambiar en nuestra vida va sucediendo y las enseñanzas se van asentando.
  • En estos días se ha generado el movimiento “slow” que consiste en hacernos pensar en volver a dedicar a las cosas el tiempo necesario y no ir necesariamente corriendo a todos sitios. Es tiempo de recordar que así es como Dios hace las cosas en nosotros.
  • El proceso de enseñanza de Jesús con sus discípulos llevó tres años a tiempo completo.
  • Eliseo estuvo aprendiendo mucho tiempo de Elías.
  • Un proceso similar realizó Pablo con Bernabé y Timoteo.
  • ¿Cómo vamos a madurar con tiempo o a velocidad express?
  1. 2.       Desarrollo:

2.1. Meditar en la Palabra.

  • Josué 1:8.
  • En el vs. 7 el Señor le recalca a Josué la importancia de observar completamente la ley que le había sido dada al pueblo a través de Moisés. Recordemos que Josué sabía perfectamente como esa ley había llegado pues había estado aprendiendo de Moisés (Éxodo 24: 13).
  • La instrucción de Dios a Josué es que esa ley se convierta en su fuente de meditación continua. ¿Qué es meditar? Ni mucho menos lo que se suele entender hoy en día (creencias orientales) sino:

a)      Leer

b)      Analizar lo que se ha leído extrayendo las conclusiones

c)       Orar pidiendo claridad para entenderle la lectura

d)      Volver a leer para sacar las aplicaciones a nuestra vida

e)      Poner por obra lo entendido en este proceso

  • El término original es “hagah” que se traduce como: examinar, considerar, hablar, estudiar, expresar o incluso rumiar (murmurar).
  • ¿Cuántas veces leemos así la Biblia?
  • Este es un proceso “a fuego lento” pero de grandes resultados, porque produce en nosotros un resultado que perdura.
  • Mi consejo es hacerlo así: leer un libro de forma sistemática alternando el antiguo y el nuevo testamento si es posible ayudado de un comentario. Tomar notas de nuestras conclusiones y aplicarlo a nuestra vida en ese momento.
  • A menudo creemos que vamos a crecer escuchando muchas predicaciones o visitando muchos blogs, pero no es así. Lo que perdura son las conclusiones a las que llegamos nosotros mismos.
  • Un ejemplo claro de meditación en la palabra es lo que estamos llevando a cabo en la Escuela Dominical.
  • Después de esa meditación sobre la enseñanza divina nos queda ponerla en práctica y así pasará a formar parte de nuestro carácter. Si ese proceso se lleva a cabo así entonces la vida nos será próspera en todos los aspectos.
  • Ningún otro hábito contribuye más a transformar su vida y asemejarle a Jesús que la reflexión diaria en las Escrituras...Si usted mira las veces en que Dios habla en la Biblia acerca de la meditación, se sorprenderá de los beneficios que ha prometido a aquellos que se tomen el tiempo para meditar en Su Palabra todo el día" (190).  Frase de Rick Warren.
  • En Satisfy Your Soul (NavPress), el Dr. Bruce Demarest escribe: "Un corazón en silencio es nuestra mejor preparación para todo este trabajo de Dios … La meditación cambia nuestro foco de sobre nosotros mismos y del mundo para que reflexionemos en la Palabra de Dios, Su naturaleza, Sus habilidades, y Sus obras ... Para que en oración ponderemos, cavilemos, y 'rumiemos' las palabras de la Escritura. ...La meta es simplemente permitir que el Espíritu Santo active la Palabra dadora de vida de Dios" (133).

2.2. Examinando las enseñanzas.

  • Hechos 17. 10- 15.
  • En estos versículos se nos habla de la actitud de unos judíos de la ciudad de Berea que era muy diferente de la que se encontró Pablo en sus viajes misioneros.
  • En otros lugares juzgaban la palabra de Pablo conforme a sus prejuicios religiosos pero en Berea se dedicaron a comparar lo que Pablo decía con lo contenido en la ley (vs. 11 y 12) y oh sorpresa se encontraron con que era verdad y creyeron en Jesucristo: Juan 5: 39.
  • Esa actitud la debemos imitar nosotros. Vivimos tiempos de proliferación de doctrinas aparentemente bíblicas y por eso más que nunca es necesario este proceso de escudriñar que viene del griego “ereunate” que significa “examinar minuciosamente” para no caer en ningún error.
  • Ejemplo de los escritos de Dong You Lang recibidos la semana pasada.

2.3. Ministerio basado en la Palabra.

  • 1º Timoteo 4: 1-16.
  • Vs. 16: Consejo de Pablo a Timoteo que debe resonar en nuestros oídos.
  1. 3.       Conclusión.
  • Tomemos el tiempo necesario en nuestra relación con Dios, para hablar y dejarle que nos hable y entonces nuestro carácter cristiano madurará.
  • Debemos controlar nuestros deseos de velocidad y ser capaces de esperar.
  • Nunca busquemos en la Palabra de Dios algo de usar y tirar, válido sólo para unos instantes como ocurre hoy en día con la obsolescencia programada en muchos aparatos. Busquemos un deseo de permanencia de esa enseñanza en nosotros. Que pase de enseñanza a carácter.
  • Salmo 1: 1- 2.
  • Oración.

Tags: madurar, meditar, Palabra, escudriñar, obediencia

Publicado por manuelsanchez @ 20:50  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios