Mi?rcoles, 10 de abril de 2013

“CORRAMOS CON PERSEVERANCIA.”

  1. 1.       Introducción:
  • Hebreos 12: 1- 13.
  • Este texto que acabamos de leer viene a continuación del capítulo 11 conocido por casi todos como “los héroes de la fe”. Es un magnífico resumen de todos aquellos que lograron grandes cosas por haber confiado en Dios por encima de cualquier adversidad: Abel, Enoc, Noé, Abraham, Isaac, Jacob, José, Moisés, la lectura de los vs. 33 al 38 es muy reveladora de lo que tuvieron que vivir.
  • La primera parte del vs. 1 del capítulo 12 habla del papel que tienen estos testigos en nuestra vida. Nuestros antecesores en la fe desempeñan un papel para nosotros hoy: nos sirven de modelo, de guía y recordarles a ellos nos habla a nosotros hoy de la fidelidad de Dios.
  • Frase de André Malraux: “La tradición no se hereda se conquista”. Una vez use esta frase en una editorial de Historia para el Debate y sigue siendo de plena vigencia, estamos llamados a hacernos merecedores de la historia de la fe.
  • Y entonces, ¿Qué nos toca a nosotros? La respuesta es: “correr con paciencia la carrera que tenemos por delante.”
  • En principio parece una paradoja, porque ¿cómo se corre con paciencia? En toda carrera parece ser que el objetivo es llegar el primero y para ello lo importante parece ser la velocidad y no precisamente la paciencia. La carrera de la que vamos a hablar en esta mañana es un tanto diferente.
  • En los JJOO la carrera más esperada y vista son los 100 metros pero la carrera con la que se compara la vida cristiana se parece más bien a una maratón o a una carrera de obstáculos. En la maratón lo importante es la resistencia y la capacidad de dosificarse y en la de obstáculos hay que medir muy bien cuando nos enfrentamos a uno para poder rebasarlo y seguir corriendo.
  • Tampoco debemos olvidar que en esta carrera hay algunos que se van a unir cuando ya ha empezado y puede que acaben por delante nuestra: Lucas 13: 30 y Mateo 20: 1- 16.
  • En esta mañana veremos que tenemos que:

a)      Correr la carrera

b)      Con paciencia/ perseverancia

c)       Puestos los ojos en Jesús

  1. 2.       Desarrollo:

2.1. Corriendo la carrera.

  • Hebreos 12: 1.
  • El término carrera implica que nuestra vida desde que conocemos a Cristo es un continuo avance, no que hayamos alcanzado un estado y debamos permanecer allí, o sea es una actividad dinámica, en continuo cambio y movimiento.
  • Filipenses 3: 12. Supone que debemos entender que estamos llamados a seguir avanzando y no a conformarnos con lo tenemos y somos en el día de hoy (aunque a nosotros nos pueda parecer bastante).
  • ¿Hacia dónde avanzamos? Hacia la madurez, hacia el mayor conocimiento de Cristo y hacia la extensión de su Reino.
  • En el texto bíblico tenemos a personas a las que Dios llama y les dice “sal” o “ve”, esto supone un avance. Dejar un estado para pasar a uno diferente.

a)      Abraham: Sal de tu tierra y de tu parentela

b)      Pueblo de Israel: Sal de Egipto.

c)       Pedro (Hechos 10: 20): El evangelio a los gentiles.

d)      Otros: Noé, Nehemías,….

  • En esta carrera no estamos sólo sino que formamos un equipo (cuerpo) y estamos unos al lado de los otros para: Hebreos 10: 24- 25. Importancia de la congregación y la comunión.

2.2. Con perseverancia (paciencia).

  • Hebreos 12: 1.
  • Como decíamos al principio esta carrera es más bien de fondo que de velocidad.
  • El término original es “hupomones” que significa literalmente estar allí. Esto quiere decir quedarnos en la carrera y no  querer huir de ella aunque a veces nos asalten las dudas o nos falten las fuerzas.
  • Hebreos 10: 23. La clave para seguir en la carrera es creernos que lo que Dios nos ha prometido es verdad. Que en Él tenemos la victoria, la vida eterna y lo realmente importante es eso y no este mundo que está llamado a perecer. Sólo si nos creemos esto al 100% seremos capaces de seguir adelante cuando el camino se empine hacia arriba.
  • Hebreos 12: 3. El ejemplo de Cristo es para nosotros el máximo exponente de la perseverancia. Tuvo que acabar su carrera aguantando la humillación y el rechazo para luego recibir la recompensa del Padre. Este ejemplo es para nosotros un estímulo para:

a)      No cansarnos

b)      No desalentarnos

  • Cuando somos capaces de esperar aprendemos a descubrir nuevos límites y nuevas capacidades. Somos capaces de hacer cosas nuevas y mayores.
  • Lucas 21: 19: Aquí se emplea el mismo término que en Hebreos 12. Lo importante en esta carrera no es empezarla sino terminarla.

2.3. Puestos los ojos en Jesús.

  • Hebreos 12: 2.
  • Para poder correr esta carrera y hacerlo con perseverancia tenemos que poner la vista en el lugar apropiado, estar bien enfocados.
  • Mirar a Jesús significa tomar su vida como modelo a seguir y seguir sus enseñanzas ante los dilemas que nos presenta la vida. Es decir, poner en práctica:

a)      Claridad de visión: Los negocios de mi Padre. ¿A qué nos dedicamos nosotros? Lucas 2: 49

b)      Amor: Juan 3: 16.

c)       Servicio: Mateo 20: 28.

  • Si no miramos a Jesús, miramos a los demás o miramos al terreno y en ambos casos esa distracción nos puede apartar de nuestro objetivo: llevar fruto.
  • Evitemos que nos pase a nosotros esto:

a)      Lucas 8: 13. Al llegar la prueba abandonamos la carrera.

b)      Lucas 8: 14. En el transcurso de la carrera nuestra vista va a otras cosas y nos desviamos.

  1. 3.       Conclusión.
  • ¿Estamos corriendo esta carrera así: es decir con perseverancia y mirando a Jesús?
  • Y más importante aún, ¿acabaremos la carrera o la dejaremos a medias?
  • Tenemos todo lo necesario para completarla y con éxito aunque a lo mejor exhaustos o con las rodillas magulladas, esto no debe importarnos porque Dios se encargará de renovarnos y curarnos.
  • Hebreos 12: 12.
  • Oración.

Tags: carrera, paciencia, perseverancia, meta, Jesús

Publicado por manuelsanchez @ 20:19  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios