Viernes, 01 de marzo de 2013

EMBAJADORES DEL REINO.”

  1. 1.       Introducción:
  • 2ª Corintios 5: 18- 6: 1.
  • Vs. 18: En este texto Pablo les está explicando a los Corintios el llamado por él mismo “ministerio de la reconciliación”. El pecado nos separa de Dios y Cristo con su sacrificio redentor nos ha vuelto a llevar a la unión con Dios que teníamos al principio. El término empleado para ministerio es “diakonian” que significa servicio.
  • Vs. 19: Cristo hizo posible que Dios olvidase nuestras desobediencias. Ahora bien, aquí empieza una tarea que nos incumbe a nosotros. Un “ministerio” dado por Dios a los hombres. Consiste en anunciar esa reconciliación. Aquí el término empleado es “logos”. La palabra, Cristo dada por Dios para salvación del hombre.
  • Vs. 20: Esto nos convierte en embajadores en el nombre de Cristo. Anécdota del bolígrafo con el lema: “Reconciliaos con Dios” que usé al empezar en la universidad.
  • 6: 1. No debemos menospreciar esta labor encomendada y dejarla en el olvido.
  • En esta mañana nos vamos a detener en esa comparación que Pablo hace para explicarlos nuestra tarea: Embajadores del Reino.
  • Un embajador es el representante de un determinado país en el extranjero.
  • Tanto él mismo como el territorio ocupado por la embajada goza de un status especial y es como si fuera un trozo del país al que represente en el país de destino.
  • Quizás la imagen que todos tenemos de los embajadores y los diplomáticos por extensión es de gente que vive muy bien, trabaja no mucho y gana bastante dinero.
  • En general, en las embajadas suele haber un despliegue de medios bastante impresionante y los empleados en ellas gozan de muy buenas condiciones.
  • En España para convertirse en embajador hay que o tener un buen contacto político en las altas esferas o ir a la Escuela Diplomática y acabar los cursos correspondientes. Suele ser necesario tener otra licenciatura y hablar varios idiomas con soltura.
  • Son personas de confianza del gobierno de turno porque son los encargados de representar las ideas sobre cual tema del país. Por eso cuando hay cambio de gobierno también suele haberlo de embajadores (por lo menos en los países más importantes).
  • Pues esto en esencia es a lo que se refería Pablo cuando emplea esta palabra para describir nuestra tarea.
  • Aunque en la época del Imperio Romano los embajadores no eran estables sino enviados por el Senado a otro lugar para tratar un asunto concreto.
  • Somos representantes de Dios en medio de este mundo para anunciar un mensaje muy claro.
  • De las principales características de un embajador aprenderemos la que debemos tener nosotros:

a)      Responsabilidad: mensaje, testimonio y excelencia.

b)      Sumisión.

c)       Servicio.

  1. 2.       Desarrollo:

2.1. Características del embajador: Responsabilidad.

  • A) Mensaje: 1ª Corintios 1: 23.
  • De la misma forma que un embajador no transmite sus ideas sino lo que le encomiendan nosotros debemos transmitir el mensaje que tenemos delegado.
  • Pablo habla de los judíos pedían señales y los griegos sabiduría. Es decir unos buscaban milagros y los otros buscaban palabras interesantes. Pero el mensaje de Cristo es único en sí mismo y no se debe adaptar a lo que alguien quiera escuchar.
  • Pablo fue íntegro predicando que Cristo fue el hijo de Dios hecho hombre para limpiar al mundo de pecado. Que con su muerte y resurrección pagó el precio del pecado y consiguió la victoria sobre él mismo aunque eso le acarrease las burlas de algunos y la incomprensión de muchos: Hechos 17: 32- 33.
  • Nosotros podemos caer en el error de no entender el mensaje que debemos transmitir.
  • El mensaje debe de ser claro (lo que ya hemos expresado) y no confundirlo jamás con lo que ha supuesto para nosotros. Podemos caer en el peligro de confundir nuestro testimonio con el mensaje. Cristo ha podido hacer maravillas en nuestras vidas y provocar una transformación tremenda pero ese no es el mensaje sino la cruz.
  • Hoy en día este mensaje se ha salido por la puerta hasta de las iglesias para dejar paso a “nuevas” que son antiguas doctrinas de hombre deseosos de escuchar cosas diferentes.
  • Tenemos una gran responsabilidad respecto al mensaje de la reconciliación.
  • B) Testimonio: Efesios 1: 4.
  • Dios nos escogió para que viviésemos una vida diferente.
  • Estamos llamados a ser santos, a vivir con limpieza e integridad no dejándonos gobernar por el pecado: Romanos 6: 11- 14.
  • Nuestra vida, si bien no es el mensaje, debe ser la mejor representación del mismo que podamos ofrecer a los demás: “sed imitadores de mí como yo de Cristo.”
  • Un embajador debe tener un comportamiento ejemplar y si no lo hace debe rendir cuentas por ello: Dimisión de Francisco Fernández      Fábregas (embajador en Polonia) por celebrar con algunas frases despectivas hacia Francia el triunfo de España en la Eurocopa.
  • Somos la representación de Dios en este mundo, ¿lo estamos haciendo como corresponde?
  • C) Excelencia. Filipenses 3: 7- 8 y 1ª Reyes 6.
  • Nuestra labor de embajadores debe regirse por el principio de excelencia. Hacerlo lo mejor de lo que seamos capaces y no conformarnos con menos.
  • La tarea es de la máxima importancia para darle esta envergadura.
  • Pablo, en el texto de Filipenses, relata cómo lo había perdido todo por seguir a Cristo. Para cumplir con su labor de “embajador” había dejado muchas cosas atrás.
  • De la misma forma que un deportista del máximo nivel deja muchas cosas para entrenar y cuidarse y un buen profesional deja de un lado hobbies para formarse, nosotros debemos estar dispuestos a dedicarle el tiempo y la energía que esta labor de embajador requiere.
  • Del texto de 1ª de Reyes deducimos que Dios quiere que lo que hagamos para Él sea lo mejor que tenemos. De la misma forma que los materiales para el templo y su misma construcción fue “excelente”.
  • ¿Seremos embajadores responsables en el mensaje, el testimonio y la excelencia?

2.2. Características del embajador: Sumisión.

  • Efesios 4: 15- 16.
  • Un embajador no debe ir por libre sino sometido a sus autoridades en el ministerio de asuntos exteriores que le dan las indicaciones oportunas.
  • Como creyentes muchas veces pensamos que somos agentes libres llamados a  hacer las cosas por nuestra cuenta, esto está muy alejado de las indicaciones divinas. Para eso constituyó la iglesia de la cuál es la cabeza (y esto no debe ser sólo de forma retórica).
  • En la historia de la iglesia siempre ha habido luchas por ocupar el lugar de la cabeza y ver quién era el que mandaba.
  • En toda nuestra tarea como embajadores de Cristo hemos de estar sometidos a Él. Esto quiere decir:

a)      Emplear sus recursos

b)      Seguir sus instrucciones

c)       Obedecer los tiempos

  • Recursos: De la misma forma que un embajador tiene los medios que un país pone a su alcance (edificios, personal y contactos). Nosotros tenemos que emplear los recursos que Dios nos ha dado para anunciar su mensaje.
  • Recursos: La oración (Hechos 6: 4 y Efesios 6: 18), el poder del Espíritu Santo (Hechos 1RollEyes y la Palabra (2ª Pedro 1: 19 y 2ª Timoteo 2: 15).
  • Si empleamos estos recursos como corresponde llevaremos eficazmente el mensaje de RECONCILIACIÓN. No debemos usar más pero tampoco emplearlos con menos potencial del que tienen.
  • Instrucciones: Desde que Dios llamó a Abraham dejó claro que las normas las pone Él y a nosotros nos corresponde obedecerlas.
  • Hay un efecto consecuencia del pecado en nosotros que es cuestionar las normas e intentar sustituirlas por otras que nos parecen mejores (anécdota de la etiqueta de homologación en el trabajo).
  • Instrucciones: Éxodo 23: 21- 22; Josué 1: 7; Juan 15: 14- 15.
  • Obedecer los tiempos: Un embajador tiene que establecer las relaciones con el país en cuestión siguiendo los principios del gobierno. En ocasiones supone detener proyectos que estaban a punto de iniciarse y en otras acelerar cosas que no estaban preparadas.
  • Nosotros hemos de someter nuestros proyectos e intenciones al escrutinio divino, tanto en lo personal como en lo comunitario.
  • Hechos 16: 6- 10. Dios tiene un tiempo en concreto para cada individuo y comunidad y hemos de entenderlo como corresponde.
  • Seamos embajadores sumisos y no rebeldes.

2.3. Características del embajador: Servicio.

  • Mateo 20: 26- 28.
  • Una de las labores del embajador es ayudar a sus compatriotas en caso de necesidad. Debe estar dispuesto a prestar esa ayuda con todos los medios a su disposición y la mayor brevedad posible.
  • Cristo fue el máximo ejemplo de pensar en los demás primero y así nos lo ha transmitido a nosotros.
  • ¿Con cuánta rapidez acudimos cuando alguien demanda nuestra ayuda?
  • ¿Somos capaces de dejar de hacer cosas que son importantes para nosotros para ayudar a los demás?
  • Filipenses 2: 19- 30. Ejemplo de servicio hasta el extremo de Epafrodito.
  • Diariamente tenemos oportunidades de practicar el servicio entre nuestros hermanos pero también entre las personas que nos rodean.
  • Si oímos de alguien enfermo o en necesidad estamos llamados a acudir inmediatamente a prestarle ayuda aunque suponga modificar nuestros planes: el buen samaritano.
  • Como embajadores de Cristo estamos llamados a servir a nuestra comunidad. En la situación que estamos viviendo tenemos muchas ocasiones de hacerlo: ¿lo haremos?
  1. 3.       Conclusión.
  • Tenemos el privilegio de ser los embajadores del Reino de Dios en este mundo.
  • Entendamos nuestra tarea y pongamos a ella con lo mejor que tenemos.
  • Seamos: responsables (mensaje, testimonio, excelentes), sumisos y serviciales.
  • Oración.

 


Tags: embajadores, reino, responsabilidad, sumisión, servicio

Publicado por manuelsanchez @ 16:08  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios