Viernes, 21 de diciembre de 2012

“LOS PENSAMIENTOS DE DIOS.”

  1. 1.       Introducción:
  • Isaías 55: 8- 9.
  • Si os digo que en esta mañana vamos a hablar de los pensamientos de Dios, pudiéramos pensar que es un poco presuntuoso. Tal y como acabamos de leer no es posible para nosotros entenderlos. La distancia que hay entre nuestros pensamientos y los suyos es la misma que hay entre el cielo y la tierra (aún mayor porque es un recurso poético).
  • A menudo creemos, de forma errónea, conocer los pensamientos de Dios muy en detalle y hablamos como si fuese así. Con esto debemos tener un respeto y precaución extremos. No debemos confundir lo que Dios nos dice con nuestros sentimientos y propios pensamientos.
  • ¿Entonces para que hablar de esto? Romanos 12: 2, nos invita a transformar nuestros pensamientos para hacerlos similares a los divinos.
  • El pensamiento es lo que dirige nuestra conducta y ahí se fraguan todos nuestros hechos (sean buenos o malos) y muchas cosas que no llegaremos a realizar jamás (unas buenas y  otras malas).
  • A menudo conocemos dos textos sobre los pensamientos de Dios. El primero es el que acabamos de leer y el segundo es Jeremías 29: 11. Pero el asunto va más allá de eso.
  • Nuestro reto es cambiar nuestros pensamientos pecaminosos por aquellos que proceden de Dios, y vivir conforme a estos.
  • Salmo 26: 2. David pidió el examen divino para poder corregirse a tiempo. Esa actitud es la que nosotros estamos llamados a imitar.
  • Anécdota del joven en el campo de golf. Quería cambiar de vida pero no sabía qué hacer, ni cómo ni cuándo. Es necesario organizar nuestros pensamientos no tener sólo buenos deseos.
  • A nosotros también nos pasa que reducimos los pensamientos a buenos deseos, no es así se debe tratar del principio que nos lleve a la actuación.
  • En esta mañana veremos cómo son los pensamientos de Dios en comparación con los nuestros.

a)      Eternos en vez de temporales.

b)      De salvación.

c)       De restauración.

  1. 2.       Desarrollo:

2.1. Pensamientos de eternidad.

  • 2ª Corintios 4: 18.
  • En los vs. anteriores 16 y 17, Pablo se dirige a personas que están pasando por momentos de tribulación. La intención es que esos momentos no nublen su visión de cómo concluirá.
  • Uno de los atributos de Dios es la eternidad. Es eterno, no ha sido creado  y todo procede de Él. No tiene principio ni fin y sus pensamientos son de la misma forma.
  • Sin entrar en más profundidad teológica Dios contempla la película completa, está por encima del tiempo, mientras que nosotros vemos una pequeña parte de la misma.
  • Isaías 40: 28. Este texto está en medio de un contexto de sufrimiento y aflicción: vs. 26 y 27.
  • Por el contrario, nuestros pensamientos no son eternos. Son temporales, la mayoría de las veces se mueven en el corto plazo y en la inmediatez.
  • Debemos evitar dejarnos llevar por las prisas en conseguir las cosas, esto nos puede apartar del camino correcto: Salmo 139: 24.
  • Estamos llamados a cambiar nuestro pensamiento temporal y de corto plazo por un pensamiento de eternidad: Mateo 24: 13.
  • Somos peregrinos en esta tierra y tenemos un llamamiento de eternidad.

2.2. Pensamientos de salvación: amor vs. egoísmo.

  • Juan 3: 16.
  • Esto que acabamos de leer es la máxima expresión de los pensamientos de salvación de Dios para todos los hombres. Ese es su motivo de acción, por eso creó al hombre y por eso envió su Hijo para salvarnos.
  • 1ª Juan 4: 16. Así es Dios, amor. Darlo todo por los demás sin esperar nada a cambio.
  • Anécdota de la chica que se le había pinchado una rueda y no encontraba a nadie que la ayudase.
  • Nuestros pensamientos son egoístas, pensamos en nosotros mismos. Nuestro bienestar y el de aquellos que nos rodean…pero ¿piensa Dios así?
  • Si estos son nuestros pensamientos, estos serán nuestros hechos.
  • ¿Cuánto tiempo empleamos cada día pensando (para actuar) en aquellos que no conocen a Dios?
  • El próximo Miércoles tenemos una oportunidad de poner de acuerdo nuestros pensamientos y los de Dios: salir a repartir folletos.
  • El pueblo de Israel cometió el error de pensar que Dios les había elegido porque se lo merecían en vez de para llevar el mensaje de salvación a todas las naciones. ¿Cometeremos nosotros el mismo error?

2.3. Pensamientos de restauración.

  • Amós 9. 11- 15.
  • Amós era un pastor que además de cuidar su rebaño recibió una misión de Dios para llevar un mensaje al Reino del Israel. Él vivía en Judá y anunció que lo que estaban haciendo no agradaba a Dios e iba a venir un juicio sobre ellos, pero al final vendría también la…restauración.
  • El pensamiento de Dios es volver las cosas a su estado original, reparando las heridas que el pecado y la desobediencia ocasionan.
  • Vs. 13: Volvería un tiempo donde el resultado se alcanzaría de forma inmediata. Volvería a haber fruto.
  • Vs. 14: El cautiverio iba a concluir, las ciudades se volverían a edificar y las cosechas volverían a producirse.
  • Este es el tiempo que Dios tiene para nosotros como iglesia, tiempo de restauración y tiempo de fruto. Tiempo de cerrar heridas en nuestras vidas y confiar en esta palabra.
  • Dios nos quiere restaurar y a otros muchos también.
  1. 3.       Conclusión.
  • No podemos abarcar con nuestra menta infinita la plenitud de los pensamientos de Dios. Pero si podemos transformar los nuestros para que se acerquen a los suyos.
  • Estamos llamados a pensar en:

a)      Eterno en vez de temporal

b)      Amor en vez de egoísmo

c)       Restauración en vez de destrucción

  • Continuemos esa tarea de cada día con la inestimable ayuda del ES: Romanos 12: 2.
  • Oración.

Tags: pensamientos, eternidad, salvación, restauración

Publicado por manuelsanchez @ 19:39  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios