Mi?rcoles, 26 de septiembre de 2012

“DESCOLGADOS ANTE JESÚS.”

  1. 1.       Introducción:
  • Marcos 2: 1- 12.
  • Este acontecimiento también aparece narrado en otros dos evangelios: Mateo y Lucas con bastantes similitudes en cuanto a lo que acabamos de leer. Ya sabemos que Juan va un poco por libre en cuanto a su estructura.
  • Curiosamente aparece este texto intercalado entre los mismos acontecimientos en los tres evangelios: un milagro de sanidad y el llamamiento de Mateo.
  • En mi opinión, compartimos y predicamos con poca frecuencia sobre los evangelios y los hechos relatados en ellos.
  • A este pasaje le tengo un aprecio especial, fue la primera lección que impartí en un grupo de Indios que comenzamos hace muchos años con unos pequeños que tenían 5 años por aquel entonces y recuerdo perfectamente el trabajo manual que me preparé (con lo mal que se me da eso a míGui?o para explicarles esta historia.
  • El texto comienza con la localización física, Jesús en Capernaún, una ciudad cercana a Nazaret donde pasó su infancia. También podía referirse a que se alojo en la casa de Pedro.
  • Jesús había comenzado a realizar sanidades increíbles: sanar a muchos enfermos y liberar a endemoniados. Por lo tanto su fama se había extendido y mucha gente se agolpaba para verle (vs. 2). Jesús comenzó a enseñarles pero algo sucedió que centro la atención de todos los asistentes. Muchos fueron impactados por el hecho en sí, otros por el milagro y todos por lo que Jesús dijo.
  • En los evangelios tenemos algunos relatos que también nos resultan sorprendentes:

a)      Zaqueo subido a un árbol y convertido en protagonista.

b)      El ciego que gritó desesperadamente.

c)       Sanidades mediante una exclamación (Mr. 7: 34) o mediante escupirle en los ojos (Mr. 8: 23).

  • En esta mañana usaremos un método tradicional de Estudio Bíblico para escudriñar la historia, analizar a los diferentes personajes que interviene:

a)      La fe de los amigos.

b)      Perdón y sanidad dados por Jesús al paralítico.

c)       Reacciones de la multitud.

  •  De la actitud de los amigos del paralítico, de este mismo y de Jesús aprenderemos en esta mañana.
  1. 2.       Desarrollo:

2.1. La fe de los amigos.

  • Marcos 2: 3-5.
  • En estos versículos está la clave de lo que veremos en esta mañana.
  • Vs. 3: Eran cuatro personas que habiendo oído de Jesús se acercaron con un amigo que tenían que estaba paralítico. En el texto de Mateo se nos detalla que le llevaban en una camilla.
  • Llevar a alguien en una camilla es un trabajo bastante pesado. Las camillas de antes no llevaban ruedas como las de ahora. Fijaron en los futbolistas como cuando se lesionan les cuesta un montón levantarles (En el mundial de EEUU de 1994 se puso de moda la camilla motorizada).
  • Ellos estuvieron dispuestos a hacer ese esfuerzo porque tenían fe en que Jesús podía restaurar la vida de su amigo.
  •  Vs. 4: Pero cuando llegaron a la casa donde estaba Jesús se encontraron con un problema imprevisto. La casa estaba abarrotada y no había forma en que Jesús se fijase en su amigo desde la distancia.
  • Entonces, no sabemos cómo, alguien tiene la genial idea de romper el techo para descolgarle desde allí.
  • Si nos ponemos en situación, la idea es absolutamente descabellada. Ir al tejado de alguien que no conocen, y rompérselo para conseguir su propósito.
  • Si ya costaba trabajo acarrear una camilla, subirle al techo y descolgarle desde allí debió suponerles un gran esfuerzo (probablemente alguien les ayudóGui?o.
  • Es verdad, que las casas de aquella época tenían el techo plano, una escalera que conducía hasta el mismo y en muchas ocasiones era usado como parte de la vivienda.
  • Vs. 5: Jesús fue conmovido por la fe de estos hombres.
  • Demostraron persistencia y determinación. Es necesaria para conseguir las cosas que Dios nos quiere regalar.
  • ¿Tenemos nosotros esa persistencia y determinación? O por el contrario nos echamos hacia atrás ante cualquier inconveniente.
  • ¿Te gustaría tener amigos como ellos? Saben cuando tienes una necesidad grande y ponen todo lo que está en su mano PARA ACERCARTE A DIOS.
  • ¿Somos nosotros como esos amigos con alguien? Estamos dispuestos a hacer cualquier cosa por increíble que parezca para que se acerquen a Jesús.

2.2. Perdón y sanidad.

  • Marcos 2: 5 y 11- 12.
  • En el texto se nos dice poco de la actitud del paralítico. No sabemos si fue él que animó a sus amigos o fue al contrario, ellos le convencieron a él.
  • Pero el texto nos confirma que tuvo fe para llegar ante Jesús.
  • Si estás paralítico físicamente, Jesús puede sanarte. Pero también debemos saber que ese poder puede actuar de la misma forma sobrenatural en cualquier problema, conflicto o situación en la que nos podamos encontrar.
  • Vs. 5: Este hombre recibió el perdón de sus pecados. Esto sólo lo podemos recibir de parte de Dios. Hechos 10: 34; Efesios 1: 7; Colosenses 1: 14. Es lo más grande que podemos recibir en esta vida. En vez de la paga por nuestra desobediencia, al creer en Cristo todo eso es olvidado por Dios.
  • Vs. 11 y 12: Después, por la palabra de Jesús, fue liberado de su enfermedad. Pudo ser capaz de bajarse de la camilla y volver a casa sin ser una carga para sus amigos.
  • En esta mañana debemos entender que debemos “descolgar” lo que nos paraliza, oprime, atribula delante de Jesús para que actúe su increíble poder en nosotros.
  • En este texto lo asistentes este día a la charla de Jesús iban de sorpresa en sorpresa. La primera alguien se descuelga desde el tejado y la segunda el milagro de sanidad.
  • Dios nos puede sorprender, ¿cómo reaccionaremos?

2.3. Reacciones de la multitud.

  • Marcos 2: 6-7 y 12.
  • Vs. 6 y 7: Con incredulidad y duda, cuestionado la obra de Dios. Es lo que hicieron los líderes religiosos en esta ocasión como en otras muchas. ¿Cuántas veces nos parecemos a  ellos cuando algo o alguien nos sorprende?
  • Vs. 12: Alabando y dando gloria a Dios por su poder y misericordia sobre nosotros.
  1. 3.       Conclusión.
  • Lo mejor que podemos hacer con nuestra vida es acercarnos a Jesús, sólo de Él recibiremos perdón y sanidad.
  • Debemos hacer todo lo imaginable para llevar a otros delante de Cristo. Si es necesario estar dispuestos a romperle el techo a alguien.
  • No seamos incrédulos sino creyentes ante el poder de Cristo para perdonar y sanar.
  • Llamamiento y oración.

 


Tags: paralítico, sanidad, confianza, perdón

Publicado por manuelsanchez @ 20:43  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios