Domingo, 08 de abril de 2012

“LA RESURRECCION NOS IMPULSA”

  1. 1.       Introducción:
  • Juan 20: 1- 18.
  • Hoy Domingo, alrededor de todo el mundo de tradición cristiana se celebra el Domingo de resurrección. No somos muy dados y yo no lo soy especialmente a celebrar días y fechas pero en esta ocasión vamos a hacer una excepción.
  • Para los que hemos creído en Cristo cada día es el día en que celebramos la resurrección, pues creemos que más allá de algo histórico, es algo de profundas implicaciones para nuestra vida diaria. Por supuesto, ese es también el mensaje central de nuestros cultos dominicales.
  • El título de lo que vamos a compartir en esta mañana es: “La resurrección nos impulsa”. Sus consecuencias y sus implicaciones transforman radicalmente la historia de la humanidad y la de aquellos que creemos literalmente en  lo relatado por los evangelios.
  • En estos días hemos asistido al espectáculo de muchas procesiones y eventos culturales entorno a lo que le sucedió a nuestro Señor. La mayoría de esos eventos se quedan en el momento histórico, recordando el sufrimiento de Cristo como hecho más importante (flagelaciones y crucifixiones que se producen en algunos lugares de América y Filipinas).
  • Lucas 24: 5: “¿Porqué buscáis  entre los muertos al que vive?” Esta pregunta la sigue haciendo  Dios a muchos hombres.
  • Alguien decía y con mucha razón que en nuestra tradición a Jesús se le ve o bien como un bebé recién nacido (navidad) o como un hombre sufriendo (crucifixión) pero se obvia todo lo ocurrido entre ambos acontecimientos (sus enseñanzas) y su labor actual (avance del Reino de Dios).
  • La resurrección, a pesar de las múltiples malinterpretaciones de la que es objeto hoy en día, es el hecho central de nuestra fe. Es la clave de nuestra vida y debe de ser el centro de nuestra predicación.
  • Lucas 24: 1- 3: El Domingo por la mañana las mujeres iban al sepulcro con especias aromáticas para cumplir los rituales judíos de la sepultura y se encuentran con la sorpresa de que la piedra había sido quitada y el cuerpo del Señor no estaba allí.

No se podían esperar nada parecido. Todos habían oído la enseñanza reiterada del Señor pero no la habían asumido. Su comportamiento era como si hubiese muerto un simple hombre (Lc. 9: 22 y Lc. 24: 27).

  • Lucas 24: 6. Los ángeles anuncian lo que había acontecido: Cristo había resucitado conforme él mismo les había anticipado.
  • Lucas 24: 8. Entonces recordaron lo que Cristo les había enseñado.
  • Lucas 24: 11. Las mujeres cuentan a los discípulos lo sucedido pero estos no se lo creen, ¿no nos parece increíble? Pudieron pensar que las mujeres se habían vuelto locas, que el dolor las había trastornado. ¿Qué estaban esperando ellos pues? ¿Cuántas veces nos ocurre a nosotros que cuando llega lo que esperamos no nos lo creemos?
  • Después, como hemos leído en el texto de Juan, Jesús se aparece a María Magdalena y luego a los discípulos para confirmarles lo que había acontecido.
  • Hasta aquí lo que históricamente sucedió, pero como decíamos al principio la resurrección es impulso para nuestra vida hoy en día.

a)      La resurrección como resultado de la obediencia.

b)      La resurrección como señal de victoria.

c)       La resurrección como comienzo de la era del Espíritu Santo.

  1. 2.       Desarrollo:

2.1. La resurrección como resultado de la obediencia.

  • Filipenses 2: 8.
  • Cristo se constituyó en modelo de obediencia. En este texto de Filipenses se contiene lo que en teología se conoce como “kenosis” o “vaciamiento”. Cristo se despojó voluntaria y momentáneamente de parte de sus atributos divinos para cumplir la voluntad del Padre. No sólo se hizo hombre sino que cumplió hasta el final la obra que tenía encomendada.
  • La obediencia es el pilar de nuestra vida cristiana.
  • Juan 15: 14. Estamos llamados a obedecer si queremos tener parte con Dios.
  • Obedecer significa someternos a la voluntad de otra u otras personas.
  • El término que se emplea en Filipenses 2: 8 es “hupekoos”. Significa tanto “escucha activa” como “sumisión”.
  • ¿Escuchamos atentamente lo que Dios nos dice?
  • ¿Nos sometemos a Él?
  • Anécdota: Cuando yo era pequeños me recuerdo muchas veces respondiendo, ya voy, al mandato de mi madre. Quería decir, iré cuando lo crea oportuno. Ahora me veo luchando con el ya voy de mi hijo.
  • ¿Somos de los que decimos ya voy al Señor y vamos cuando queremos?
  • ¿A qué hemos de obedecer?

a)      Mandamientos: Mateo 22: 37- 39.

b)      Instrucciones específicas: Abraham, Jonás, Pedro, etc.

  • Sabemos a lo que tenemos que obedecer, pero ¿obedecemos?
  • Cristo obedeció y recibió lo que el Padre le había prometido.

2.2. La resurrección señal de victoria.

  • 1ª Corintios 15: 54- 55.
  • La muerte no pudo retener a Cristo y representa la victoria plena y absoluta sobre el pecado y la esclavitud a que nos somete, evidenciado crudamente en la muerte.
  • Romanos 8: 35- 39.
  • Vs. 35a. El propósito del enemigo es apartarnos del amor de Cristo. Que nos separemos de Él. De la misma forma que intentó que Cristo se separara del Padre: tentación, oposición, incredulidad hasta de los suyos, etc.
  • Vs. 35b. ¿Qué va a usar para ello?

a)      Tribulación

b)      Angustia

c)       Persecución

d)      Hambre

e)      Indigencia

f)       Peligro

g)      Violencia

¿Cuántas de estas cosas hemos sufrido? ¿Cuántas vamos a sufrir?

  • Vs. 37: En esas situaciones Cristo nos da la victoria.
  • ¿Qué es ganar? Permanecer en Cristo y su amor. Vs. 39
  • ¿Qué es perder? Abandonar a Cristo y su amor.
  • 1ª Corintios 15: 57 y 58. Si nos mantenemos firmes y sin movernos de lo que creemos obtendremos la victoria.
  • Anécdota del tenedor. Mujer que quería ser sepultada con un tenedor en la mano. Lo mejor está por venir.

2.3. La resurrección principio de una nueva época.

  • Juan 14: 16.
  • Una vez cumplida su obra, el Señor nos envió al ES para que nos ayudase en la tarea que tenemos por delante.
  • El Espíritu Santo nos da el PODER de Dios. En Hechos 2 vemos como se derrama el ES sobre los creyentes y eso hace que sean revestidos de poder. Ese poder les da el valor para salir de su reclusión y anunciar el evangelio y también les permite hacer milagros y prodigios para que mucha gente crea en Cristo.
  • El ES nos da el CONSUELO que necesitamos en nuestra vida. Es Dios mismo habitando en nosotros. Recordándonos sus palabras y su amor por nosotros. No se ha olvidado de nosotros y nunca nos abandona.
  • Juan 16: 13. El ES nos da la DIRECCIÓN que necesitamos en nuestra vida. Tenemos que tomar muchas decisiones y necesitamos la guía de Dios en ellas.
  • Disfrutemos de la plena comunión con Dios que nos regala a través de su Espíritu.
  1. 3.       Conclusión.
  • Cristo resucitó, la muerte no le pudo retener y eso además de regalarnos la salvación es impulso para nuestra vida hoy.
  • Nos impulsa a:

a)      Obedecer

b)      A la victoria

c)       A disfrutar de la plenitud del Espíritu Santo

  • Oración.

 


Tags: resurreccion, obediencia, victoria, Espíritu Santo

Publicado por manuelsanchez @ 23:27  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios