Jueves, 12 de enero de 2012

“SABIDURÍA PARA EL NUEVO AÑO.”

  1. 1.       Introducción:
  • 1ª Reyes 3: 5- 15.
  • Salomón estaba comenzado su reinado sobre el pueblo de Israel, era un momento muy importante porque aún sabiendo que era lo que Dios tenía para Él y lo había podido comprobar, también era consciente de que suponía un gran reto y desafío.
  • En el capítulo 2 de Reyes se nos relata cómo había conseguido asentar su reino eliminando (literalmente) la oposición de su hermano Adonías, de Abiatar (sacerdote) y de Joab (general del ejército).
  • El principio del reinado de Salomón fueron decisiones muy buenas y acertadas: alianza con Faraón al casarse con su hija, construir su palacio en Jerusalén y también el templo y el muro alrededor de la ciudad. Sabía claramente lo que su padre David tenía en el corazón pero no pudo realizar.
  • 1ª Reyes 3: 5. El Señor se aparece en sueños a Salomón y le dice que le pida lo que quiera.
  • A nosotros este acontecimiento nos recuerda el cuento del genio de la lámpara, es una fantasía que podemos tener desde pequeños y que todos hacemos como ejercicio de buena voluntad al principio del año.
  • ¿Te imaginas en esa situación? ¿Cuál sería tu respuesta?
  • Quizás le pediríamos al Señor que solucionase ese problema que tanto nos lastra: restaurar una relación, un trabajo, abrirnos una puerta ministerial, encontrar o acercarnos a alguien querido, etc.
  • ¿Qué le pidió Salomón? SABIDURÍA.
  • Antes es necesario remarcar varios aspectos para saber porque pidió esto:

a)      Reconocía quién era Dios: vs. 7a

b)      Valoraba con humildad su posición: vs.7b

c)       Sabía cuál era su misión: vs. 8.

  • Para poder llevar esa labor a cabo necesitaba algo especial de parte de Dios: Sabiduría.
  • El término que se emplea en hebreo para sabiduría es “hokma” y significa una habilidad especial para saber qué decir y como actuar en diferentes situaciones. Esta palabra se ha traducido al griego como “Sofía” pero esta misma implica un concepto más bien teórico asociado a la amplitud de conocimientos. Como bien sabemos una cosa y la otra no van siempre relacionadas.
  • Esta palabra aparece 245 veces en las Escrituras.
  • 1ª Corintios 1: 18- 2.
  • Vs. 21: El mensaje más importante, la salvación a través de Cristo no se puede comprender por la sabiduría humana, está muy por encima de ella.
  • Vs. 24: Cristo es el poder y la sabiduría de Dios. Los judíos buscaban señales y los griegos sabiduría, la respuesta definitiva a unos y otros es Cristo. Nosotros también buscamos eso y necesitamos encontrar la misma respuesta.
  • Vs. 30: Todo lo que necesitamos está en Cristo: la sabiduría, la justificación, la santificación y la redención.
  • Cap. 2, vs. 4: La sabiduría y el poder de Dios van juntos nunca separados. No son excluyentes sino complementarios.
  • Vs. 10: El ES revela a nuestras vidas esa sabiduría de Dios.
  • Santiago 3: 13- 15.
  • Hay dos clases de sabiduría: la terrenal y la divina.
  • La sabiduría se expresa  no en un examen escrito sino en nuestra forma de vivir. Nuestros hechos expresan la sabiduría que poseemos.
  • Terrenal: Celos, contiendas, envidias y mentiras.
  • Celestial:

a)      Pura (jagnos): limpia de egoísmo.

b)      Pacífica (Eirenikos): Acerca a los hombres entre sí y a éstos a Dios.

c)       Amable (epieikes): Está dispuesta a perdonar, más allá de lo exigido legalmente.

d)      Benigna (eupeithes): Está dispuesta a obedecer.

  • En este principio de año, cuando hacemos una lista de cosas para pedir a Dios y que nos gustaría recibir, seamos como Salomón y pidamos la única necesaria, SABIDURÍA, para:

a)      Saber que debemos pedir: Santiago 4: 3.

b)      Tomar decisiones correctas: Efesios 5: 15- 17.

c)       Emplear nuestros recursos de la mejor manera posible: Mateo 6: 33.

  1. 2.       Desarrollo:

2.1. Sabiduría para pedir correctamente.

  • Santiago 4: 3.
  • Santiago describe el egoísmo del hombre como el principal de sus problemas.
  • Este egoísmo como máximo expresión de nuestras pasiones humanas nos lleva:

a)      Conflictos, pleitos y guerras.

b)      Codicia. Querer tener cosas para nuestro propio beneficio.

c)       Insatisfacción: Porque nuestra codicia no tiene límite.

d)      Envidia: Querer lo que tienen los demás y nosotros no.

e)      De nuevo insatisfacción porque no podemos llegar al nivel de los otros.

f)       Lucha sin frutos.

  • En resumen, el egoísmo nos lleva a desear cosas equivocadas y a la insatisfacción por no conseguirlas.
  • ¿Es así en nuestra vida cristiana? ¿Estás pidiendo cosas y ves que no las consigues? ¿Te sientes insatisfecho  por ello?
  • A veces no recibimos las cosas porque debemos aprender a esperar y otras no las vamos a recibir nunca porque pedimos de forma egoísta para beneficiarnos nosotros exclusivamente (material o emocionalmente).
  • 4: 3.
  • Por lo tanto, en este nuevo año pidamos sabiduría a Dios para saber qué hemos de pedirle.
  • Si hacemos las peticiones correctas recibiremos las respuestas correctas.
  • Hagamos evaluación de lo que le hemos pedido a Dios en este nuevo año y al lado pongamos una columna: ¿Es una petición egoísta o no?
  • Debemos hacer otro ejercicio: ¿Qué cosas le pedimos a Dios en nuestro tiempo de oración? ¿Pasan el filtro del egoísmo?
  • Necesitamos sabiduría para saber qué hemos de pedir.

2.2. Sabiduría para tomar las decisiones correctas.

  • Efesios 5: 15- 17.
  • En el mundo actual vamos a una gran velocidad y esto nos obliga a tomar decisiones apresuradas porque si no nos parece que nos quedamos anclados en el pasado.
  • El otro día oía en la radio a un tertuliano hacer un comentario sobre esto y decía que la década que había pasado durante los últimos diez días. Esta forma de ver las cosas nos lleva a una confusión extrema.
  • Es necesario tomarnos el tiempo para decidir correctamente: Ejemplo de mis cambios de trabajo y de la respuesta a las ofertas comerciales recibidas últimamente (teléfono, gas y electricidad).
  • Lo opuesto a la sabiduría es la necedad. Es un necio el que vive sin entender lo que está pasando, el que desaprovecha el tiempo y el que no entiende cuál es la voluntad de Dios.
  • Necesitamos la sabiduría de Dios para: aprovechar bien el tiempo y conocer cuál es su voluntad.
  • Si sabemos lo que Dios quiere tomaremos las decisiones correctas.
  • Quizás en este año tenga o tengamos que tomar decisiones importantes y otras de menor calado. No lo hagamos a la ligera sino pidiendo a Dios sabiduría para decidir lo mejor.
  • Sólo con la sabiduría divina entenderemos este tiempo que estamos viviendo, la trascendencia del mismo y qué debemos hacer al respecto.
  • Creo que va a ser un año donde nos debemos volcar hacia la evangelización y el crecimiento de la iglesia como razón de ser y esto nos va a llevar a decisiones para las que necesitamos la sabiduría de Dios.

2.3. Sabiduría para usar lo que tenemos.

  • Mateo 6: 33.
  • Asociada a la insensatez que veíamos antes tenemos el afán y la ansiedad por como seremos capaces de satisfacer nuestras necesidades materiales y dar a lo que tenemos un uso que no es correcto (desperdiciar o derrochar).
  • Dios nos enseña que nuestros recursos deben ser dedicados en primer lugar a Dios y él mismo se ocupará de lo demás que nosotros necesitamos.
  • Hay dos formas de emplear nuestros recursos:

a)      Primero lo que yo y mi familia necesita según mi planificación y luego lo de Dios.

b)      Primero lo que Dios quiere que haga y después lo demás.

  • Si nos comportamos conforme a la primera forma: Nunca tenemos tiempo para orar, estudiar la palabra, reunirnos con los hermanos, compartir el evangelio ni tampoco dinero para ofrendar.
  • Si nos comportamos según la segunda forma descubriremos que hay cosas que se nos quedan sin hacer y que el dinero no es elástico pero hemos hecho lo más importante y descubrimos como Dios obra en lo demás.
  • Necesitamos la sabiduría de Dios para usar nuestros recursos como conviene.
  1. 3.       Conclusión:
  • En este tiempo de comienzo del nuevo año haciendo una lista de propósitos y objetivos traigamos delante de Dios sólo uno: Recibir su Sabiduría.
  • Sabiduría para:

a)      Pedir lo que conviene.

b)      Tomar decisiones correctas.

c)       Emplear bien nuestros recursos.

  • 1ª Reyes 3: 10- 15. Ante esta petición Dios respondió con generosidad dándole la sabiduría y lo demás que no había pedido.
  • Oración.

 


Tags: sabiduría, peticiones, decisiones, recursos

Publicado por manuelsanchez @ 22:30  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios