S?bado, 26 de noviembre de 2011

“CALMA EN TIEMPO DE STRESS.”

  1. 1.       Introducción:
  • Mateo 6: 25- 34.
  • ¿Hay alguien preocupado aquí en esta mañana?
  • Vivimos tiempos complicados (vaya noticia). Estamos rodeados de una gran incertidumbre a todos los niveles y parece como si incluso se estuviera moviendo el suelo en que pisamos. Son muchas las cosas que dábamos por sentado y están cambiando y además a un ritmo muy elevado. Todo esto nos desconcierta.
  • Hoy estamos viviendo un día electoral. Algunas cosas cambiarán o no pero los grandes problemas que afectan a este país seguirán igual mañana por la mañana.
  • En el texto que acabamos de leer Jesús expresa algunos motivos que preocupaban a los que le seguían:

a)      Necesidades materiales: comida, vestido.

b)      ¿Qué nos deparará el futuro?

  • ¿Han cambiado estas preocupaciones hoy en día? Básicamente siguen siendo las mismas. Nos gustaría saber donde estaremos en un tiempo, nosotros y nuestros allegados así como tener asegurado nuestro sustento material.
  • La lectura de este texto, nos puede parecer una receta simplista. Jesús nos enseña que la preocupación no sirve de nada (ese es el título de este texto en la NVI). Frente a ella están:

a)      Búsqueda de Dios.

b)      La fe.

  • Mateo 11: 25- 30.
  • Vs. 25: Los principios del Reino de Dios nos pueden parecer un cuento de niños, porque son muy sencillos. Pero es que Dios nos muestra que, si bien sus misterios son insondables e inabarcables por los hombres, los principios del evangelio son increíblemente sencillos.
  • Vs. 28: “Venid a mí todos vosotros que estáis cansados y agobiados y yo os daré descanso.”
  • ¿Estás cansado y agobiado?
  • Son muchos los motivos que nos pueden llevar a ello: crisis actual, problemas familiares, soledad, exceso de tareas y ocupaciones, conflictos,…
  • Dios nos muestra el camino para encontrar el descanso. No es un spa (aunque no está nada mal), ni siquiera unas vacaciones, sino:

a)      Cargad con el yugo de Cristo.

b)      Ser apacible y humilde: confiar en la soberanía de Dios.

c)       Disfrutar del descanso.

  1. 2.       Desarrollo:

2.1. Cargando el yugo de Cristo.

  • Mateo 11: 29.
  • Lucas 10: 38- 42.
  • En este texto encontramos la primera clave para encontrar el descanso que Dios nos da.
  • En la historia vemos a Jesús en casa de Lázaro. María estaba escuchando a Jesús tranquilamente mientras Marta andaba de un lado para otro preparando muchas cosas. Marta era una buena anfitriona, sin duda que estaría preparando toda la casa para que estuviese lista para una comida decente para Jesús y sus discípulos. El tiempo se le echaba encima y pide ayuda, se encuentra con una respuesta inesperada y una gran lección.
  • “Estás inquieta y preocupada por muchas cosas.”
  • ¿Te sientes identificado con Marta? ¿Te encuentras inquieto/a y preocupado/a por muchas cosas?
  • ¿Cuáles son esas cosas que te tienen viviendo en inquietud? Quizás sean cosas más trascendentales que preparar un banquete.
  • ¿No es la causa habitual de nuestro stress la multitud de tareas?. Vivimos en un mundo donde si no estamos hiperocupados parece que no hacemos nada. Muchas de esas tareas son lícitas, buenas y recomendables…
  • Pero…SÓLO UNA ES NECESARIA. Las demás son contingentes, pueden ser o no.
  • ¿Cuál es esa necesaria? Darle a Dios el primer lugar. Una correcta vida se basa en una vida que entiende que lo primero es seguir y servir a Dios.
  • Lo demás viene después.
  • ¿Qué podemos extraer de este texto? Es necesario aprender a decir NO. Aunque nos parezca mentira no lo podemos hacer todo, ni siquiera nosotros solos ni todo a la vez.
  • ¿Con qué has cargado tu vida? ¿Estás llevando el yugo de Cristo o estás llevando muchos más?
  • Los judíos habían puesto sobre sus hombros la pesada carga de la ley… ¿nos parecemos nosotros a ellos?
  • Las palabras de Jesús siguen siendo válidas plenamente: mi yugo es fácil y mi carga ligera. Aprendamos a llevar ese yugo porque Dios nos quiere libres y no esclavos ni estresados.

2.2. Apacibles y humildes: confiando en la soberanía de Dios.

  • Mateo 11:29.
  • Romanos 11: 33- 36.
  • En estas palabras están comprendidas unas claves importantes para librarnos del stress. Mansedumbre y humildad.
  • Son actitudes poco de moda hoy en día. Ser manso implica tranquilidad, no reaccionar de forma airada ni sin reflexionar. Pensar las cosas dos veces y actuar con calma.
  • Jesús nos dio ejemplos de calma y mansedumbre: en medio de la tempestad, ante la incredulidad del pueblo, ante la falta de conocimiento de los discípulos, cuando le apresaron….
  • Ser humilde es reconocer nuestras limitaciones y nuestro lugar, sobre todo en relación con Dios.
  • El texto que hemos leído de Romanos, tiene mucho que ver con lo que estamos hablando en esta mañana. Dios es soberano e infinito, sus pensamientos son insondables para nosotros. Lo que sucede en este mundo tiene su origen y su destino en Dios.
  • Nos estresamos porque pensamos que muchas cosas dependen de nosotros, de nuestras actuaciones depende el futuro de los que nos rodean. Sobreestimamos nuestra influencia y enlazando con el principio colocamos sobre nuestros hombros una carga que no debemos llevar.
  • Seamos humildes en cuanto a nuestras posibilidades y por el contrario confiemos en la soberanía y en el poder de Dios.
  • Nosotros no lo podemos solucionar todo pero Dios sí.

2.3. Encontrando descanso

  • Mateo 11: 29.
  • Salmo 23.
  • Si obedecemos lo que Jesús nos enseña:

a)      Llevar su yugo.

b)      Ser mansos y humildes

  • Entonces y sólo entonces…ENCONTRAREMOS DESCANSO PARA NUESTRA ALMA.
  • El enemigo intenta que estemos estresados y preocupados, sin tiempo para analizar lo que vivimos y sobre todo sin poder tener una relación íntima y estrecha con Dios.
  • Pero Dios ha venido para darnos el descanso que necesitamos, ese es su deseo y su voluntad para nosotros.
  • El descanso físico fue algo establecido por Dios: “y el séptimo día descansó.” Debemos tener tiempo para el descanso físico porque lo necesitamos.
  • Pero el que más necesitamos es el descanso de nuestro espíritu. Esto sólo sucede cuando estamos cerca de Dios.
  • Salmo 23: 2: “…en verdes pastos me hace descansar. Junto a aguas tranquilas me conduce.”
  • Este texto además de gran belleza poética expresa lo que Dios quiere para toda la humanidad. Sólo hay una forma de obtener ese descanso y es confiar nuestra vida al cuidado del BUEN PASTOR.
  1. 3.       Conclusión:
  • Anécdota del rey y el siervo: “Esto también pasará.”
  • Vivimos tiempo de gran turbulencia, incertidumbre y estrés. Pero esto no es lo que Dios quiere para nosotros.
  • LLevemos el yugo de Cristo y examinemos si es esa la carga que estamos llevando o son otras muchas. Quizás debamos dejarlas.
  • Aprendamos de Cristo: mansedumbre y humildad. Confiemos en la soberanía y el cuidado de Dios, nosotros no lo podemos arreglar todo ni todo depende de  nosotros.
  • Disfrutemos del descanso que Dios tiene para nosotros.
  • Oración.

Tags: stress, preocupacion, agotamiento, calma, yugo, descanso

Publicado por manuelsanchez @ 14:49  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios