Domingo, 09 de octubre de 2011

“BUSCADME Y VIVIREIS.”

  1. 1.       Introducción:
  • Amós 5: 1- 15.
  • Amós cuyo nombre significa “el que lleva la carga” era pastor de profesión pero fue escogido por Dios para llevar un mensaje profético al pueblo de Israel (el reino del Norte) entorno al siglo VIII a.C. Su ministerio fue breve (unos dos años) pero su mensaje tiene un contenido profundo desde el día en que fue oído por primera vez pero también hoy en día.
  • En esa época el pueblo de Israel vivía una época de prosperidad material que comenzó bajo el reinado de Uzías. Se vivía una época de prosperidad comercial y también de poderío militar (derrotas a los filisteos), pero la situación religiosa era muy diferente:

a)      Idolatría desenfrenada.

b)      Ricos que vivían lujosamente y muchos en la pobreza absoluta.

c)       Inmoralidad generalizada.

d)      Sistema judicial corrupto.

  • El mensaje de Amós al pueblo de Israel fue: “Buscadme y viviréis.” Dios iba a traer juicio sobre su pueblo y si querían escapar de él debían buscar al Señor.
  • Hay algunas cosas que han cambiado desde la época en que Amós llevó su mensaje por primera vez pero el contenido sigue siendo plenamente vigente en nuestros días. Muchas cosas a nuestro alrededor pueden hacer que confundamos lo que significa acercarse a Dios y por eso en esta mañana vamos a reflexionar sobre este texto.
  • ¿En qué creéis que consiste buscar a Dios? Seguramente la primera respuesta es:

a)      Orar: 1ª Tesalonicenses 5: 17.

b)      Leer su palabra: Efesios 6: 17.

c)       Tener comunión con los hermanos: Hechos 2: 42.

  • En esta mañana veremos que buscar a Dios es:

a)      Ir más allá de los rituales.

b)      Llevar una vida de rectitud moral.

c)       Buscar la justicia.

  • El escritor español del siglo de oro Francisco de Quevedo dijo: “No es sabio es el que sabe donde está un tesoro sino el que trabaja y lo saca.”
  • Siguiendo la frase de Quevedo no consiste la sabiduría en saber que es buscar a Dios sino en aceptar el reto y hacerlo.
  • Dios quería y ha querido siempre que el hombre viva y lo haga cerca de Él, pero la única forma que existe de encontrar esa vida es BUSCAR A DIOS: Salmo 69: 32.
  • La palabra de Dios también nos enseña que todo el que busca a Dios lo encuentra. Dios no es caprichoso ni juega al escondite con nosotros: Mateo 7: 7- 8.
  1. 2.       Desarrollo:

2.1. Dios no está en los rituales.

  • Amós 5: 5.
  • En Amos 5: 5 el profeta les dice al pueblo que no busquen a Dios ni en Bet-El ni en Gilgal ni en Beerseba. Bet-El constituía la frontera meridional de Israel, a 16 Km al norte de Jerusalén, se había convertido en un centro de la vida religiosa. En Amós 4: 4 encontramos un lenguaje aún más duro respecto a  la importancia de los lugares.  Gilgal era un antiguo santuario relacionado con el pueblo de Israel desde Josué (Josué 4: 19-20). Beerseba fue un lugar donde se adoró a Dios por parte de: Abraham, Isaac y Jacob. Estaba al Sur y seguía siendo un lugar de peregrinación aún después de la división de los dos reinos.
  • Desde este tiempo Dios enseña que no se le puede buscar en lugares físicos. Aún así ¿Por qué nos gustan tanto los rituales y los santuarios?
  • Nos aportan unas normas, una forma de hacer las cosas y en medio de ellos nos sentimos seguros. Es muy fácil ir a un sitio y dejarse llevar por un ritual pero lo que Dios quiere de nosotros no es eso sino UN COMPROMISO VITAL.
  • ¿Tenemos nosotros santuarios y ritos? Por supuesto que sí, no quizás al mismo nivel que tuvo el pueblo de Israel o la iglesia romana pero debemos estar alerta para no encasillar a Dios ni a  nuestra vida espiritual en ese entorno.
  •  En Juan 4: 20- 24, nos encontramos a Jesús enseñando a una mujer samaritana que la adoración a Dios no tiene nada que ver con el lugar, es algo espiritual que está mucho más allá del lugar físico y de los ritos.
  • En espíritu: Las búsqueda de Dios es algo espiritual. No es algo material ni físico. Es buscar la comunión de nuestro espíritu con el Espíritu del Señor.
  • En verdad (aletheia): De forma transparente, sincera y conforme al mandato bíblico. Es lo opuesto al fingimiento o a lo falso. Quiere decir con sinceridad, integridad y formalidad.
  • ¿Quieres buscar a Dios? No lo hagas en un lugar concreto ni siguiendo un ritual definido sino en espíritu y en verdad.

2.2. Buscar a Dios es llevar una vida de rectitud moral.

  • Amós 5: 14.
  • Acabamos de ver que buscar a Dios es un ejercicio espiritual, pero eso no implica que no debamos vivir de una determinada forma. La palabra de Dios nos marca con claridad el camino que deben seguir nuestros actos.
  • Filipenses 2: 15.
  • Estamos llamados a vivir “sin mancha” es medio de una generación ensuciada para que así podamos resplandecer. Aunque debemos entender con claridad que nuestras manchas han sido y serán limpiadas por el sacrificio de Cristo.
  • Vivimos en una sociedad donde todo se relativiza y eso es muy evidente en el ámbito de la ética y lo moral. Hemos caído en una “ética de situación”. No hay normas absolutas sino que ha de analizarse la situación concreta y el entorno personal. Así encontramos justificación para casi todo lo que queramos hacer.
  • Es verdad que en ocasiones hay que aplicar esa ética de situación pero hemos de hacerlo con sumo cuidado para no caer en el todo vale.
  • Los seres humanos somos verdaderos especialistas en buscar excusas y pretextos cuando queremos saltarnos algún precepto.
  • Ejemplos:

a)      Engañar a los seguros porque tienen mucho dinero y todo el mundo lo hace.

b)      Mentir en el trabajo para ocultar nuestros errores.

c)       Hablar mal de otros cuando no están presentes para justificarnos.

  • La palabra de Dios nos muestra una moral muy clara: No matar, no adulterar, no robar, no mentir, no codiciar.
  • Además tenemos una regla de oro en nuestra relación con los demás: Mateo 7: 12.
  • ¿Podemos buscar a Dios y no vivir de acuerdo a esto?
  • El pueblo de Israel pretendió hacerlo y fue amonestado por Dios, ¿somos nosotros diferentes a ellos?
  • Trabajemos para desenterrar el tesoro en cuanto a nuestro comportamiento.

2.3. Buscar a Dios es seguir la justicia.

  • Amós 5: 15.
  • Salmo 97: 10: “Los que amáis al Señor aborreced el mal.”
  • Podíamos añadir: en todas sus formas y con todas las consecuencias.
  • Vivimos en una sociedad donde la injusticia campa por sus anchas y nos debemos hacer varias preguntas.
  • ¿Estoy contribuyendo con mi actitud, mi trabajo, etc.…, a situaciones injustas?
  • ¿Hago algo para luchar contras las injusticias que conozco?
  • El Señor nos exhorta a luchar contra la injusticia, evitar los abusos de los poderosos sobre los indefensos y de los fuertes sobre los débiles.
  • Pero, ¿podemos hacer algo en este sentido? No vamos a entrar porque no es el momento ni el lugar en aspectos políticos, pero si aclarar que también es responsabilidad nuestra luchar contra la injusticia y podemos hacerlo:

a)      Ayudar a los necesitados.

b)      Contribuir con misiones.

c)       Orar para que el reino de Dios se establezca.

  • No creo que sea una actitud cristianamente responsable decir que eso es responsabilidad de los dirigentes políticos y quedarnos al margen de lo que pasa a nuestro alrededor.
  • 2ª Pedro 3: 13.
  • Por supuesto entendemos que todo esto sólo estará completo cuando el Señor vuelva y establezca su Reino con sus leyes justas.
  • Buscar a Dios es también seguir y trabajar para que esta sociedad sea más justa.
  1. 3.        Conclusión:
  • El final de la historia del libro de Amós es que el pueblo de Israel no atendió a la corrección divina y tuvo que ser castigado por ello, ¿qué haremos nosotros?
  • Si buscamos a Dios encontraremos la vida.
  • La verdadera religión demanda una vida recta.
  • La prosperidad material nos conduce a una corrupción moral y religiosa que estamos llamados a evitar.
  • A Dios no se llega a través de ritos.
  • Llevemos una vida recta y busquemos la justicia, así disfrutaremos de la vida que Dios ofrece para nosotros.
  • En esto, por supuesto, contamos con la ayuda incomparable del Espíritu Santo.
  • Oración.

Tags: buscadme, vida, amós, ritual, moral, injusticia

Publicado por manuelsanchez @ 19:48  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios