Domingo, 17 de abril de 2011

?SIN EXCUSAS.?

1- Introducci?n:

  • Juan 21: 15- 25.

  • Este texto que acabamos de leer tiene dos partes claramente diferenciadas. En la primera de ellas (hasta el vs. 19), Jes?s establece un di?logo con Pedro a trav?s del cu?l pregunt?ndole TRES VECES si le ama, le encomienda la labor pastoral de la primera iglesia. Este texto se interpreta como la restauraci?n de Pedro tras la negaci?n que hab?a cometido cuando Jes?s fue apresado.

  • En la segunda parte de este texto vemos a Pedro preguntando a Jes?s sobre la tarea que le iba a encomendar a Juan, ante esta pregunta Jes?s le responde que eso NO ES ALGO DE SU INCUMBENCIA. En otras palabras, obedece t? a lo que te acabo de pedir y no mires a los dem?s, yo me encargar? de asignarle a cada uno la tarea que crea necesaria.

  • La comparaci?n con los que tenemos a nuestro alrededor es algo muy com?n, y como vemos se remonta a muy atr?s en la historia. En mi trabajo cuando alguien hace mal alguna cosa y le interpelo por ello, me encuentro muy a menudo como respuesta con la comparaci?n con el que hace ese mismo trabajo en el otro turno. De la misma forma cuando encomiendo a alguien una tarea (sea la que sea) habitualmente la primera pregunta es ?porqu? lo tengo que hacerlo yo y no otro?

  • En nuestra vida cristiana nos sucede esto muy a menudo. En esta ma?ana veremos que Dios nos encomienda a cada uno una tarea en su obra, pero nosotros muchas veces dedicamos mucho tiempo a pensar en lo que hacen los dem?s, cu?l es su nivel de actividad y compromiso y valoramos su entrega y vida cristiana.

  • Es cierto que la iglesia es una comunidad y el trabajo de unos afecta directamente en el de los otros, es decir, si queremos que la iglesia crezca y cumpla el prop?sito de Dios cada uno debemos hacer nuestra parte de la obra, PERO NUNCA DEBEMOS LIMITAR NUESTRA ACTUACI?N A LO QUE HAGAN LOS DEM?S.

  • ?Sin excusas? es el t?tulo de esta predicaci?n. Cuando Dios te encomiende una tarea no lo pongamos excusas de ning?n tipo ni miremos a nuestro alrededor para decirle a Dios que se lo mande a otro. Seamos obedientes.

  • En esta ma?ana veremos la respuesta diferenciada de tres personas ante el llamamiento de Dios:

    a) La huida de Jon?s.

    b) Las excusas de Mois?s.

    c) La respuesta inmediata y positiva de Isa?as.

2- Desarrollo:

  1. ?
    1. La huida de Jon?s.

  • Jon?s 1: 1- 3.

  • Jon?s fue un profeta al que Dios encomend? una tarea peculiar, de hecho es el ?nico profeta del A.T. llamado a predicar el arrepentimiento a un pa?s extranjero.

  • Dios le dice que vaya a N?nive, la capital del imperio Asirio para decirles que se arrepientan de su maldad porque sino Dios les va a destruir.

  • ?C?mo reacciona Jon?s ante esta tarea? Huye. Se va en la otra direcci?n, en vez de ir a N?nive se dirige a Tarsis. Aunque hay dudas sobre a qu? ciudad se refiere exactamente se puede aludir a una ciudad portuaria en el actual L?bano con mucha importancia por el tr?fico de barcos. Algunos creen que la huida a Tarsis era s?mbolo de una huida m?s amplia que ir a esa ciudad. Coger un barco mercante para irse muy lejos.

  • Lo primero que nos llama claramente la atenci?n del texto es que Jon?s pensaba que huyendo pod?a eludir la presencia de Dios, fue un error muy claro. A veces nosotros cometemos el mismo error. Cuando Dios nos pide algo y no le queremos hacer caso dejamos de venir a la iglesia o no contestamos a las llamadas de los hermanos pensando que as? nos alejamos de la confrontaci?n. Debemos tener claro que de Dios no podemos huir, le podemos desobedecer pero no escapar de su acci?n.

  • El no quer?a ir a N?nive porque eran enemigos del pueblo de Israel y eso no entraba en su esquema mental.

  • ?Te puede pedir Dios algo que no encaje en tu sistema de valores? Si. Muchos de los conceptos que tenemos en nuestra vida se deben a nuestra cultura o a la educaci?n que hemos recibido y en muchas ocasiones estamos llenos de prejuicios sin darnos cuenta. Nos cuesta acercarnos a determinadas personas o hacer algunos trabajos que no nos parecen dignos. ATENTOS PARA NO CAER EN LOS PREJUICIOS DE JON?S.

  • El resto de la historia de Jon?s la conocemos: coge un barco, viene la tempestad, es echado al mar y tragado por un gran pez y en su interior se arrepiente de su error. En el cap?tulo 3 de Jon?s, vemos como va a la ciudad y predica el mensaje de Dios y la ciudad de N?nive se arrepiente.

  • Jon?s 4: 11. Nos muestra el coraz?n compasivo de Dios para todas las naciones.

  • ?Respondemos al llamamiento de Dios como lo hizo Jon?s?

  • ?Has huido alguna vez de lo que Dios te ha encomendado?

  • Tomar esta actitud tiene consecuencias para nuestra vida.

  1. ?
    1. Las excusas de Mois?s.

  • ?xodo 3 y 4.

  • En el cap?tulo 3 de ?xodo tenemos el relato del llamamiento de Dios a Mois?s. Se le aparece en una zarza ardiendo en el Monte Horeb y le encomienda la misi?n de ir al pueblo de Israel para sacarle de la esclavitud de Egipto a la tierra de Cana?n (?xodo 3: 7- 10).

  • Dios tiene un plan preciso para su pueblo pero necesita agentes para llevar a cabo su determinaci?n, hay entra Mois?s pero tambi?n nosotros hoy en d?a.

  • Una vez recibida esta tarea Mois?s comienza una conversaci?n con Dios en la cu?l ante la demanda de Dios, Mois?s presenta una serie de excusas.

  • ?xodo 3: 11. ?Qui?n soy yo para hacer esta tarea? Mois?s dudaba de que fuera la persona ideal. Te ha surgido alguna vez esta duda. ?Otro lo puede hacer mejor.? Como compart?a Julio la semana pasada, Dios no te va a pedir nada que no puedas hacer aunque en ese momento te parezca imposible. Se puede tratar de una primera duda leg?tima pero muchas veces la usamos como excusa y es entonces cuando MIRAMOS A NUESTRO ALREDEDOR BUSCANDO A OTRO COMO HIZO PEDRO CON JUAN.

  • ?xodo 3: 12. La presencia de Dios nos garantiza la viabilidad de la misi?n. Dios no nos escoge por lo que somos o sabemos (aunque a veces pueda parecerlo) sino porque lo quiere as?. Sin su apoyo y direcci?n no conseguiremos nada.

  • ?xodo 3: 13. Segunda excusa: ?Qu? les digo? Mois?s no entend?a como presentarse al pueblo y empezar la conversaci?n. Cuantas veces pensamos nosotros lo mismo, ?c?mo lo hago?

  • ?xodo 3: 16, 17. Dios le revela el nombre a emplear y la forma de dirigirse al pueblo (a trav?s de los ancianos de Israel). Dios nos muestra la estrategia tambi?n. Por eso es importante estar atentos a su voz y no empezar las cosas a nuestro antojo.

  • ?xodo 4: 1. Tercera excusa: ?Y si no me creen? Mois?s dudaba de que el pueblo fuera a responder como Dios hab?a dicho. Tambi?n nosotros nos planteamos muchas veces como responder a la incredulidad de la gente, dentro de la iglesia para establecer planes y fuera cuando predicamos el evangelio.

  • ?xodo 4: 2- 9. Dios manifestar? su poder a trav?s de milagros: la vara convertida en serpiente, la mano cubierta de lepra y el agua convertida en sangre. El poder de Dios se manifestar? tambi?n a trav?s de nosotros para confirmar nuestras palabras, no podemos olvidarnos de este aspecto tambi?n.

  • ?xodo 4: 10. Cuarta excusa: No se hablar bien ni expresarme correctamente. Esta es una excusa muy habitual. Yo no puedo ense?ar ni compartir porque no se como hacerlo y es algo que hacemos sea cual sea nuestro nivel de expresi?n. Lo importante nunca es la forma sino el fondo del mensaje.

  • ?xodo 4: 12. Dios ya se estaba enfadando con Mois?s, d?jate de ?rollos? que ya te dir? yo lo que tengas que decir. Eso mismo te dice Dios a ti en esta ma?ana.

  • ?xodo 4: 13. Quinta excusa: Env?a a otra persona. Despu?s de toda la conversaci?n volvemos al principio. Yo no soy la persona adecuada, miramos alrededor y siempre vemos a alguien que bajo nuestro criterio lo podr?a hacer mejor e intentamos convencer a Dios.

  • ?xodo 4: 14. Dios se enfad? de forma grande por la actitud de Mois?s y le dio un compa?ero en la tarea, su hermano Aar?n.

  • ?Cu?ntas excusas puso Mois?s a Dios? Yo no soy el indicado, qu? digo, y si no me creen, no s? hablar. Esta reacci?n de Mois?s tambi?n condicion? su ministerio.

  • ?Qu? excusas le pones t? a Dios para no cumplir tu misi?n? Las anteriores y algunas m?s: no tengo tiempo, no valgo para eso, no soy suficientemente bueno, etc..

  • No pongamos m?s excusas y seamos obedientes.

  1. ?
    1. Respuesta de Isa?as.

  • Isa?as 6: 1- 13.

  • La reacci?n de Isa?as ante el llamamiento divino es el paradigma que debemos imitar.

  • vs. 8: En la revelaci?n que recibe Isa?as Dios le transmite que tiene un mensaje para el pueblo y est? buscando qui?n lo lleve. Isa?as se pone en primera fila y responde. ?Aqu? estoy, ?Env?ame a m?!.

  • ?Qu? diferencia entre esta reacci?n y las que hemos visto en esta ma?ana? Un Pedro mirando alrededor a ver que pasaba con los dem?s, un Jon?s que huye o un Mois?s que plantea excusas.

  • Isa?as da un paso al frente sin mirar a los dem?s, era un profeta en el templo rodeado de sacerdotes. Se ofrece voluntario para ser parte de la obra de Dios.

  • Esta forma de responder al llamamiento divino tambi?n condicion? muy positivamente su ministerio.

  • ?Vamos a responder a Dios como lo hizo Isa?as? Diciendo SI, AQUI ESTOY YO.

  1. ?

      Conclusi?n:

  • ?Qu? nos puede pedir Dios hoy a nosotros? A cada uno pueden ser cosas diferentes: irte a un lugar a vivir para ser misionero o compartir el evangelio all?, hacer un trabajo secular determinado, ir a predicar a la c?rcel, en las calles, tener un ministerio de alabanza o de predicaci?n o de ense?anza, visitar a los enfermos, orar por los enfermos para que reciban sanidad, orar por milagros, orar para que otros reciban el don del Esp?ritu Santo. Son un gran conjunto de cosas espec?ficas m?s all? de las generales que nos afectan a todos: amar a Dios y al pr?jimo.

  • ?C?mo nos encomienda Dios estas tareas ? Dios habla a nuestro coraz?n a trav?s de la oraci?n, de su Palabra o de los dones de profec?a. No tengamos reparo a ninguna de estar formas pero hag?moslo bajo la supervisi?n de los l?deres de la iglesia. Dios primero nos habla a nosotros y despu?s lo confirma a trav?s de otras personas. Testimonio personal.

  • No huyamos ante el llamamiento de Dios como Jon?s ni pongamos multitud de excusas como Mois?s sino ofrezc?monos inmediatamente y sin reservas para hacer la labor que Dios nos encomienda como lo hizo Isa?as.

  • Las diferentes respuesta de estas tres personas tambi?n influyeron mucho en el resultado de su trabajo.

  • ?A qui?n te quieres parecer?

  • Oraci?n.


Publicado por manuelsanchez @ 19:55  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios