Viernes, 04 de marzo de 2011

?

DISCURSO DE INVESTIDURA PASTORAL

En primer lugar, quiero agradecer la presencia en este acto de investidura, a todas las autoridades que nos visitan y participan con nosotros en este d?a tan se?alado y especial para esta Iglesia, agradecer a :

Ilmo. Sr. Alcalde de Alcal? de Henares, y Presidente de la Federaci?n de Municipios de Madrid. D. Bartolom? Gonz?lez Jim?nez.

A los Concejales del Equipo de Gobierno que le acompa?an, D. Jes?s Dom?nguez Picazo y D. Jes?s Fern?ndez Pascual.

A los representantes del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Alcal? de Henares. En la persona de su Portavoz: D. Javier Rodr?guez Palacios, y la Concejal D?a. M?nica Silvana Gonz?lez Gonz?lez

A D. Mariano Bl?zquez Burgo (Secretario Ejecutivo de FEREDE)

D. Pablo Gonz?lez ?lvarez (Presidente del Consejo Evang?lico de Madrid)

D. Manuel ?lvarez D?az (Pastor Evang?lico de Madrid y Presidente del Consejo de Direcci?n de la Sociedad B?blica)

Jos? Seisdedos, Pastor Fundador de la Iglesia Hogar Cristiano Internacional y Director Regional de TCCH (Espa?a, Centro y Sur de Am?rica, Oriente medio)

Ignacio Aguilar y esposa Pastor de la Iglesia de Alcal? "Agua de Vida"

Miguel Zum?rraga y familia Pastor de otra congregaci?n de Alcal?

Y a todos los amigos que se han desplazado hasta aqu? para acompa?arme en un acto tan significativo e importante para m?.

Quisiera empezar este discurso, agradeciendo la confianza en mi persona mostrada por Jos? Seisdedos y Francisco Guti?rrez (Pastores de la Iglesia HCI) y del conjunto de personas que aqu? se congregan.

En un d?a como hoy, me presento ante todos los que me acompa??is, consciente de que la tarea que abordo no es f?cil, vivimos momentos dif?ciles que afectan al conjunto de los ciudadanos y ciudadanas de Alcal? de Henares y de nuestro Pa?s.

Vivimos tiempos de gran desconfianza, la crisis econ?mica y financiera, se ha convertido en una profunda crisis de confianza de los ciudadanos en las Instituciones P?blicas y Privadas, siendo, la iglesia, como Instituci?n,? y los ?rganos de Representaci?n pol?tica, los que peor valoraci?n les merece, seg?n la ?ltima encuesta del CIS.

Se han vivido tiempos en los que no era necesaria la confianza para mantener un estilo de vida c?modo y un discurso f?cil.

Hoy m?s que nunca, hemos de trabajar por recuperar esa confianza perdida, y no existe una manera de hacerlo m?s efectiva que volver a la senda de la ?ejemplaridad, inspirada en la coherencia y consecuencia de vida, en la conciliaci?n entre lo que decimos y lo que hacemos.

Me preocupa sinceramente la falta de ejemplaridad que existe en nuestra sociedad, en las Instituciones P?blicas y Privadas, e incluso en el sistema, porque ha dado como resultado una generaci?n descre?da y desconfiada. Una generaci?n que lo ha probado todo, que vive insatisfecha, demasiado r?pido, y que en los ?ltimos a?os ha sido testigo de un fuerte declive de toda ideolog?a, en definitiva, una generaci?n decepcionada y defraudada.

La forma de ganar credibilidad es vivir de manera honorable y coherente con lo que creemos y predicamos, no hay nada m?s radical e influyente que una vida ejemplar. Siempre he cre?do que la Iglesia no es una instituci?n ajena a todo lo que sucede en su entorno.

El cristianismo es mucho m?s que una religi?n, o cumplir con una serie de actividades, es una manera de vivir, de ser y de hacer, que encuentra su fundamento en Cristo, nuestro ejemplo, referencia, autor y consumador de nuestra fe. (Hebreos 12:2; 1? Juan 2Helloween.

Si bien es eso en su esencia, el cristianismo a lo largo de la historia, ha sido un semillero de personas e instituciones confiables, identificarnos o asociarnos con ello, nos ha servido y nos sirve, aport?ndonos cierta credibilidad y fiabilidad; (La persona de Jes?s, Los ap?stoles o primeros seguidores de Cristo,? los pensadores y reformadores del siglo XVI? y sus aportaciones a la cultura, educaci?n, a la construcci?n del pensamiento Europeo liberal y democr?tico, as? como, activistas sociales y militantes cristianos que lucharon y luchan por la justicia social y los derechos humanos), todos ellos forman parte de la rica historia del Cristianismo, mal o poco conocido, como Protestante.

Lo que la Iglesia es y vive transciende al conjunto de la sociedad por medio de lo que aporta o hace en cuanto a la justicia social, la integraci?n, la igualdad y la solidaridad, labor poco conocida y menos reconocida, pero que en mi opini?n, merece ser elogiada y tenida muy en cuenta.

La presencia evang?lica en la Comunidad de Madrid se puede constatar ya en el siglo XVI. El principal foco reformista de la ?poca, est? en Alcal? de Henares, justamente en su Universidad, fuente de inspiraci?n de movimientos reformistas como los llamados Iluminados, Erasmistas o Valdesianos, movimientos que terminaron siendo perseguidos por su cercan?a ideol?gica con el movimiento denominado luteranismo, ra?z de la reforma protestante en Europa.

Alcal? de Henares, una ciudad con historia y con mucho futuro es la que hoy se encuentra aqu? representada. Hoy existen m?s de 25 congregaciones en esta Ciudad, que aglutinan a un grupo considerable de ciudadanos de toda nacionalidad, lo que supone, todo un ejemplo de integraci?n y convivencia.

Siendo fieles a nuestra vocaci?n hist?rica, nosotros los cristianos evang?licos o protestantes, en lo que se refiere a nuestro compromiso social, queremos dejar constancia que no queremos vivir de espaldas a los problemas que preocupan a la sociedad en general, como son, la inmigraci?n, la igualdad social y de g?nero, la justicia social, la violencia en todos los ?mbitos de la sociedad, ni en los debates en que participa la misma, como la familia, la dignidad de la vida humana, la bio?tica, etc.

Relegar a la esfera de lo privado cualquier opini?n o aportaci?n que se realice desde las Instituciones Religiosas, siempre en aras de una mejor convivencia, supone tapar la boca a un conjunto no peque?o de ciudadanos y ciudadanas que necesitan sentirse escuchados y representados.

Un pueblo, como el Evang?lico, condenado al ostracismo en el pasado, ha progresado mucho en cuanto a su representaci?n y participaci?n social y pol?tica, mediante la firma de los Acuerdos de Cooperaci?n con el Estado Espa?ol en al a?o 92, pero en mi opini?n, queda mucho camino por recorrer, y en ese camino, est?n los Ayuntamientos, administraciones m?s cercanas al ciudadano, y donde encontramos las mayores dificultades para el ejercicio de nuestra libertad religiosa, en muchas casos, considero que es por desconocimiento, pero en mi humilde opini?n, creo que son o deber?an ser salvables. Es por ello, que hago un llamamiento a seguir profundizando en la democratizaci?n de las instituciones, permitiendo que ?stas puedan representar a todos, y en las que todos podamos vernos representados, no como un elemento de demanda exigente, sino como un instrumento de colaboraci?n y cooperaci?n permanente.

Para terminar, quiero sinceramente agradecer la participaci?n en un acto como ?ste, tan ?ntimo y lleno de significado para nuestras iglesias, de Ilmo. Sr. Alcalde de Alcal? de Henares y a todos los asistentes, autoridades, compa?eros en el ministerio pastoral, representantes de Instituciones e Iglesias, amigos y familiares.

?

Muchas Gracias.

?

?


Publicado por carlosmartiroy @ 12:10  | El Pastor
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios