S?bado, 12 de febrero de 2011

Firmado: Araceli Fern?ndez De Mingo

Texto B?blico: Lucas 18:1-8

La mayor?a de las mujeres buscan en otras personas la soluci?n para los problemas de la vida. A lo largo de la historia, en la mayor?a de las culturas, las mujeres han sido sometidas a estructuras dirigidas y gobernadas por hombres que les han negado los derechos humanos m?s fundamentales. Las leyes antiguas y los sistemas tradicionales, han provocado la dependencia de la mujer, de forma similar a la esclavitud, a la explotaci?n de las clases desfavorecidas y a la mano de obra.

La mayor?a de las mujeres han dependido de los hombres para suplir sus necesidades m?s b?sicas de, seguridad, identidad, compa??a y amor.

Jes?s, una vez m?s, hace justicia a la mujer poni?ndola de ejemplo para sus disc?pulos.

La mujer del pasaje b?blico, nos proporciona un gran ejemplo de fe, perseverancia, tenacidad e insistencia, pilares sobre los que edificar una cultura del esfuerzo y del trabajo, ?para desarrollar una mayor conciencia de lo que somos, aspirar a una mayor visibilidad y presencia en la iglesia y en la sociedad y promover una acci?n consecuente, tomando la iniciativa y el protagonismo nosotras mismas.

La condici?n social de esta mujer, que era viuda, llama la atenci?n, ella no ten?a a quien acudir, ni en quien confiar, s?lo Dios era su esperanza y de ?l esperaba Justicia.

La soledad y el desamparo de la mujer, representada por esta viuda, puede ser la condici?n en la que nos encontramos muchas de nosotras, frente a estos sentimientos, ?Qu? debemos hacer?, no debemos perder la esperanza, en medio de los problemas y las angustias, sabiendo que hay un juez justo que desea ayudarnos y hacernos justicia.

Hemos de evitar el des?nimo, Dios controla todas nuestras circunstancias.

Hemos de ser perseverantes y constantes, sabiendo que si no desmayamos, recogeremos el fruto de nuestro trabajo.

Hemos de ser dependientes de Dios, en el encontramos la respuesta a nuestra oraci?n.

Hemos de ser creyentes, sabiendo que nuestra oraci?n no es en vano, que Dios escucha nuestras peticiones y atiende nuestras necesidades.

Hemos de ser creativas, creando oportunidades y desarrollando nuestros talentos, dones, habilidades y recursos en el Se?or.


Tags: Mujer, Cristianismo, Feminismo, Iniciativa, Presencia

Publicado por carlosmartiroy @ 14:44  | Mujeres
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios