Jueves, 02 de septiembre de 2010

CUANDO LO COTIDIANO SE CONVIERTE EN NUESTRO PEOR ENEMIGO

Nuestra actividad diaria gira en torno a cuatro ejes principales, pensar, hacer, descansar y aburrirse.

Hacer y descansar van unidos, si bien es cierto que el trabajo ennoblece dotando al ser humano de dignidad y val?a, la falta de descanso puede llegar a embrutecernos.

Pensar y aburrirse son actividades equidistantes. Cuando pensamos estamos exprimiendo nuestras neuronas para extraer el mejor jugo de nosotros mismos, en esta actividad descansa algo tan? importante como la capacidad de concebir proyectos e ideas, o dicho de otra manera, nuestra imaginaci?n creativa.

Por otro lado, cuando nos aburrimos ponemos un cartel en nuestra actividad neuronal que dice ?cerrado por vacaciones?, con lo que perdemos nuestra capacidad de crear, de proyectar y de imaginar o so?ar. Entonces, aparece la apat?a, el hast?o e incluso la desesperaci?n, inspirados en una falta de prop?sito y significado, sin rumbo y sin causa, las emociones negativas toman el control de nuestro ?nimo y reaccionamos de manera inesperada, no deseada por nosotros, y lo que es m?s lesivo sin causa alguna. El aburrimiento que se alimenta de la monoton?a y la rutina de nuestra cotidianidad es una tarjeta de cr?dito sin saldo neuronal.

?Sabr?as se?alar o identificar al responsable de nuestros aburrimientos?, acaso puede ser ?nuestro trabajo?, ?una vida familiar sin novedad en el frente?, ?la repetici?n sin fin de lo predeterminado?, ?Eso es todo para justificar tu aburrimiento?

Cuando hablamos de aburrimiento, apat?a, hast?o no tenemos en mente la falta de actividad, sino m?s bien la falta de rumbo, causa y prop?sito. Se puede estar ocupado y aburrido, en actividad pero indiferente. La vida entonces se vuelve tediosamente repetitiva, sin inter?s, rutinaria y com?n.

En el ?ltimo mensaje abr?a mi reflexi?n con una frase de Mart?n Luther King que dec?a ?Si el hombre no ha descubierto nada por lo que morir, no es digno de vivir.?

Si la cuesti?n no es un asunto de actividad sino m?s bien de mentalidad hemos de revisar nuestra manera de pensar, hemos de hacer un inventario de lo que pensamos y de lo que no pensamos y all? encontraremos la causa de nuestro estado de aburrimiento y una causa por la que morir y para la que vivir.

Salmo 90 es el ?nico atribuido a Mois?s, la mayor?a pensamos en el siervo de Dios que supo escoger, al fin y al cabo, la vida es precisamente el resultado de nuestras decisiones. Un hombre de acci?n, un l?der agresivo que sac? a Israel de su condici?n de esclavitud en Egipto (encontr? su causa por la que morir y eso le hizo digno de vivir y pervivir en la historia sagrada), llev? a Israel por el desierto hac?a la tierra prometida y despu?s de un prolongado ayuno recibi? del mismo Dios la ley que iba a regir los designios y destinos del pueblo de Israel.

?

?

Perdemos de vista como si eso no tuviera importancia alguna, los grandes y prolongados tiempos de actividad rutinaria repetitiva y agotadora, cu?ndo durante 40 a?os pastoreaba las ovejas de su suegro en una tierra desierta y ?rida.? Y qu? me dices de los otros cuarenta a?os que tuvo que estar dando vueltas por el desierto con un pueblo incr?dulo, murmurador e ingobernable, soportando los mismos paisajes, al mismo pueblo, las mismas cr?ticas, las mismas quejas, todos los d?as lo mismo durante 40 a?os. ?C?mo mantener la cordura, prop?sito y actividad mental creativa en medio de esta situaci?n tan tediosa, agotadora y aburrida?

Las claves las encontramos en el Salmo

1.- Dirigir nuestra atenci?n a la causa correcta y en la perspectiva correcta.

2.- Claves para interpretar nuestra vida.

3.- Somos lo que comemos y como comemos (vers. 14-17).

Conclusi?n

El aburrimiento es solo un decorado puntual de nuestra vida que podemos cambiar como lo hizo Mois?s y el mismo Salom?n (Eclesiast?s 12:13-14).

Dios tu creador puede dotarte de prop?sito y significado y proporcionarte una causa por la que morir que aporte dignidad y provecho a tu d?a a d?a o dicho de otra manera a tu vivir.


Tags: Cotidianidad, Rutina, Propósito, Dios

Publicado por carlosmartiroy @ 11:05  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios